ECONOMÍA


Alemania no reduce su interés por las fuentes de energía alternativas en la región del Oriente Medio

Berlín, 19 de mayo, AZERTAC

Alemania no pierde de vista las oportunidades energéticas de Oriente Medio. Y ya no se habla de las reservas convencionales de petróleo en el Golfo Pérsico, Oriente Medio y el Magreb, sino de las fuentes de energía renovables.

No hace mucho tiempo, AZERTAC se convirtió en una plataforma para una serie de interesantes artículos sobre la "energía verde" y sus perspectivas para la humanidad. Los corresponsales de la agencia compartieron con los lectores sus conocimientos sobre las experiencias de diversos países y regiones en este campo. Está claro que el interés por este tema no decaerá, sino que, por el contrario, aumentará.

Las energías renovables son el futuro del mundo, pero también de Oriente Medio. El principal reto al que se enfrenta la humanidad hoy en día es compensar la falta de energía allí donde vive la gente. La continuación de los parques eólicos, las centrales solares y las centrales hidroeléctricas respetuosas con el medio ambiente darán lugar a un excedente de electricidad. Se trata de una especie de "dinero de la nada": del viento, del sol, del flujo de agua en los ríos, es decir, de todo lo que existe desde mucho antes de que hubiera vida en la Tierra. Y este excedente podría exportarse a otras regiones. Por ejemplo, el excedente de electricidad resultante podría exportarse a la UE desde el Oriente Medio, rico en sol.

En la actualidad, una central eléctrica de dos por tres kilómetros puede suministrar electricidad a 75 mil hogares. Dado el tamaño de los desiertos del norte de África, el del Sahara al menos, esta podría ser una solución viable para la transición de Europa a las fuentes de energía renovables.

Hace doce años, la idea de construir gigantescas centrales eléctricas en el desierto africano para abastecer a Europa fue recibida con entusiasmo. Pero a lo largo de los años no se ha dado ningún paso real para llevar a cabo el proyecto. Esto se debe a la crisis financiera y económica mundial, a la Primavera Árabe y a la reticencia de los inversores a invertir en la construcción fuera de la Unión Europea.

Hoy la situación está cambiando. En gran medida, los acontecimientos en Ucrania y el deseo de reducir la dependencia del petróleo y el gas en Siberia y el este de Eurasia nos han obligado a empezar a pensar más en la energía verde. Por ello, los políticos e inversores europeos han viajado en las últimas semanas cada vez con más frecuencia a los países más, por así decirlo, "solares".

Entre ellos está Arabia Saudí- el reino es ahora el líder de la energía solar en Oriente Medio. Considera que el despliegue de paneles solares en el desierto forma parte de su estrategia de desarrollo. Los saudíes ya ocupan el primer lugar entre todos los países árabes en cuanto a producción de energía renovable.

A principios de este año se produjo un acontecimiento verdaderamente trascendental en Azerbaiyán: se celebró la ceremonia de colocación de la primera piedra del parque eólico Khizi Absheron, de 240 MW, que construirá la empresa saudí "ACWA Power". El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, y el ministro de Energía del Reino de Arabia Saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman Al Saud, participaron y tomaron la palabra en la ceremonia. Es importante señalar que el acuerdo es el primer proyecto de este tipo en nuestro país que se ejecuta íntegramente a expensas de la inversión extranjera. El proyecto se ejecutará en las aldeas de Sitalchai y Perekishkul del distrito de Absheron. La central generará aproximadamente 1.000 millones de kilovatios/hora de electricidad al año, ahorrará 220 millones de metros cúbicos de gas y evitará la emisión de más de 400.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. También es una nueva fuente de empleo y una oportunidad para los sectores de producción y servicios.

Además, el mismo día en Bakú se firmó un Memorando de Entendimiento sobre la cooperación en el campo de la energía eólica marina entre el Ministerio de Energía de Azerbaiyán y ACWA Power del Reino de Arabia Saudí. El Memorando preveía la definición de los principios básicos de cooperación en el ámbito de la energía eólica marina, la evaluación del potencial y la creación de condiciones para la realización de inversiones rentables en proyectos de energías renovables en Azerbaiyán. Se decidió crear un Comité Directivo y un Grupo de Trabajo para orientar y supervisar las actividades realizadas en el marco del Memorando.

El ministro de Energía del país, el príncipe Abdul-Aziz, fue citado recientemente por Euronews diciendo que el coste de 1 kWh de energía solar es sólo de unos 1,04 céntimos. El ministro asegura que el desierto de Arabia es el lugar más eficaz para el desarrollo de la energía solar. En el futuro, el país planea utilizar la energía barata para desarrollar la producción de hidrógeno para su exportación a Europa. Otras monarquías árabes, como los EAU y Qatar, también están desarrollando fuentes renovables. El desierto es prácticamente inapropiado para la actividad económica, pero es un lugar excelente para instalar turbinas eólicas y paneles solares. El único problema que queda es el almacenamiento y el transporte de la energía. Al fin y al cabo, hay que estudiar el porcentaje de electricidad producida que se pierde por el camino.

A pesar del aplazamiento del programa de 2008, los planes de los inversores alemanes para abastecer a su país, y de hecho a toda Europa, con energía procedente del desierto siguen en pie.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.