SOCIEDAD


António Guterres consigue un segundo mandato como Secretario General de la ONU y pide una nueva era de ‘solidaridad e igualdad’

Bakú, 19 de junio, AZERTAC

António Guterres fue reelegido el viernes para un segundo mandato como secretario general de la ONU, prometiendo como prioridad, seguir ayudando al mundo a trazar el camino para salir de la pandemia del COVID-19, informa AZERTAC según el sitio web oficial de la Organización.

Al jurar su cargo en el salón de la Asamblea General, Guterres destacó ser consciente de las inmensas responsabilidades que le corresponden en este momento crítico de la historia.

"Nos encontramos realmente en una encrucijada, con opciones consecuentes ante nosotros. Los paradigmas están cambiando. Las viejas ortodoxias están cambiando", dijo a los embajadores.

"Estamos escribiendo nuestra propia historia con las decisiones que tomamos ahora. Puede ir en cualquier dirección: colapso y crisis perpetua o avance y perspectiva de un futuro más verde, más seguro y mejor para todos. Hay razones para tener esperanza".

Guterres era el único candidato de los 193 Estados miembros de la ONU que optaba a su máximo cargo. Su primer mandato de cinco años comenzó en enero de 2017.

Fue propuesto por su país de origen, Portugal, y nombrado por aclamación por la Asamblea General, tras la aprobación previa del Consejo de Seguridad de la ONU, para un segundo mandato que va de enero de 2022 a diciembre de 2026.

Hablando en una mezcla de inglés, francés y español -tres de los seis idiomas oficiales de la ONU-, el Sr. Guterres detalló cómo el COVID-19 se ha cobrado vidas y medios de subsistencia, al tiempo que ha puesto de manifiesto las desigualdades. Al mismo tiempo, los países se enfrentan a retos como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

Afirmó que es crucial que la salida de la pandemia, así como la recuperación socioeconómica, se produzcan sobre una base mucho más equitativa, de cara al futuro.

"Nuestro mayor reto -que es al mismo tiempo nuestra mayor oportunidad- es utilizar esta crisis para cambiar el rumbo, pivotar hacia un mundo que aprenda las lecciones, que promueva una recuperación justa, verde y sostenible y que muestre el camino a través de una mayor y efectiva cooperación internacional para abordar los problemas globales", afirmó en francés.

El camino está lleno de tareas colosales, pero el Secretario General expresó su confianza en que puedan llevarse a cabo con éxito, en parte gracias al increíble compromiso del personal de la ONU en todo el mundo, aunque subrayó la necesidad de mejorar continuamente, entre otras cosas mediante mejores datos y análisis, y una reducción de la "burocracia innecesaria".

Aunque el mundo ha cambiado mucho, las promesas de la ONU siguen siendo constantes, pero los países tienen que colaborar de formas totalmente nuevas para mantenerlas vivas.

Pidió que se aproveche el impulso de la transformación, al tiempo que subrayó la necesidad de que se sumen a la mesa otras voces, como la de la sociedad civil, el sector privado y los jóvenes.

"En última instancia, esta transformación tiene que ver con la solidaridad y la igualdad", declaró Guterres, esta vez hablando en español.

"Pero la equidad tiene que empezar ahora: las vacunas tienen que estar disponibles para todos en todas partes y debemos crear las condiciones para una recuperación sostenible e inclusiva tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo. Y aún queda mucho camino por recorrer".

El Sr. Guterres advirtió que los países deben superar su actual "déficit de confianza" si se quiere lograr esto.

"En particular, tenemos que hacer todo lo posible para superar las actuales divisiones geoestratégicas y las relaciones de poder disfuncionales. Hay demasiadas asimetrías y paradojas. Hay que abordarlas de frente", aconsejó.

"También tenemos que ser conscientes de cómo juega el poder en el mundo actual en lo que respecta a la distribución de recursos y tecnología".

Guterres se comprometió a utilizar su segundo mandato para garantizar "el florecimiento de la confianza entre las naciones" y a participar en el fomento de la confianza.

También tratará de inspirar la esperanza de que las cosas pueden cambiar, o de que lo imposible puede hacerse posible.

"La actitud es no rendirse nunca", enfatizó. "Esto no es idealista ni utópico, sino que se basa en el conocimiento de la historia cuando se produjeron grandes transformaciones y se guía por la creencia fundamental en la bondad inherente de las personas. Que los avances son posibles cuando menos lo esperamos y contra todo pronóstico. Ese es mi compromiso inquebrantable".

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.