SOCIEDAD


António Guterres presenta las 10 prioridades de la ONU para 2021

Bakú, 29 de enero, AZERTAC

Lucha contra la pandemia, la recuperación económica, la protección de la naturaleza, la lucha contra la pobreza, los derechos humanos, la igualdad de género, la prevención de fallas geopolíticas, la no proliferación de armas nucleares, el uso de tecnologías digitales, el reinicio en el siglo XXI. El jefe de la ONU habló de las prioridades para 2021. Está convencido de que la cooperación permitirá superar la crisis y avanzar: "todos juntos" fue el leitmotiv de su discurso, informa AZERTAC citando a Noticias ONU.

"El año 2020 se ha convertido en un año terrible (annus horribilis) para todo el mundo: un año de muerte, desastre y desesperación... Pero las crisis empujan al cambio", señaló António Guterres, en su intervención ante la Asamblea General. - Podemos dejar atrás el “annus horribilis” y hacer de éste el “annus possibilitatis”, el año de la oportunidad y la esperanza.

En su discurso de apertura de la sesión de 2021 de la ONU, el secretario general presentó a los países miembros las 10 prioridades de la organización. Su principal mensaje: este año el mundo puede estar en la senda del progreso.

El objetivo principal es hacer frente a COVID-19. "Afrontar el reto de la distribución de vacunas es la primera prueba seria de la moralidad de nuestra sociedad", dijo Guterres. Enfatizó que un "puñado de países" obtuvo las vacunas muy rápidamente, mientras que los países pobres no tienen ninguna.

Advirtió que el COVID-19 no será derrotado sin solidaridad: "si se permite que el virus se extienda como un reguero de pólvora por el sur global, inevitablemente mutará, se hará más fácil de transmitir y más fácil de matar, y finalmente se hará resistente a las vacunas y reaparecerá en el hemisferio norte".

Guterres pidió que se invirtiera en mecanismos internacionales, como COVAX, creado bajo los auspicios de la Organización Mundial de la Salud para distribuir uniformemente las vacunas y otras herramientas de lucha contra la infección por coronavirus, y esbozó seis principios básicos para trabajar juntos. En particular, el jefe de la ONU propone vacunar a los primeros trabajadores sanitarios y a cualquier persona especialmente vulnerable a la infección; proteger los sistemas sanitarios de los países más pobres; distribuir las vacunas de forma equitativa; transferir los excedentes de vacunas COVAX; garantizar la ampliación de la producción; y aumentar la confianza en la vacuna.

La recuperación económica ocupa el segundo lugar en la lista de prioridades: "el mundo no se puede curar si la economía está con respiración artificial. António Guterres está convencido: "la recuperación tiene que empezar hoy".

Guterres considera que "hacer la paz con la naturaleza" es la tercera prioridad. "2021 es un año crítico en lo que respecta al clima y la biodiversidad", agregó. El jefe de la ONU recordó su llamamiento a declarar una emergencia climática en todo el mundo y sugirió perseguir cinco objetivos clave: la neutralidad del carbono para 2050; la reducción de las emisiones globales en un 45% para 2030; la adaptación al cambio climático; el cumplimiento de los compromisos financieros; y la aplicación de "estrategias transformadoras", como la eliminación gradual del carbón y el fin de las subvenciones a los combustibles fósiles.

La recuperación de la pandemia debe ir de la mano de la contención del cambio climático, según la ONU.

En este contexto, el jefe de la ONU destacó las necesidades de las naciones insulares, que, si no se les ayuda, "pueden desaparecer en nuestra vida". "Nunca debemos permitir que ningún Estado miembro de la ONU se vea obligado a arriar su bandera por un problema que podemos resolver", subrayó Guterres.

Como cuarta prioridad, el jefe de la ONU proclamó la lucha contra "la pandemia de la pobreza y la desigualdad". Según él, es injusto que "las posibilidades de éxito en la vida de las personas dependan de su sexo, raza, origen familiar y étnico, la presencia o ausencia de discapacidades y otros factores". Debido a esta injusticia, la gente pierde la confianza en el gobierno, indicó el secretario general de la ONU.

Recalcó que hoy la situación es aún peor con la pandemia, que afecta principalmente a los segmentos más vulnerables de la población. Citó un informe de Oxfam según el cual las diez personas más ricas del mundo, todas ellas varones, se enriquecieron lo suficiente durante la crisis como para evitar que el resto de la población cayera en la pobreza y para proporcionar una vacuna contra el COVID-19 a todas las personas del planeta.

En el número cinco de la lista de prioridades, el secretario general de la ONU situó la lucha contra la "peligrosa tendencia a la invasión de los derechos humanos". Mencionó que comenzó a manifestarse mucho antes de la pandemia, que, a su vez, "provocó una crisis en este ámbito": discurso de odio, restricciones a periodistas y activistas de derechos humanos, violación de los derechos de las minorías y un aumento del neonazismo. El jefe de la ONU instó a combatir activamente estas y otras violaciones de los derechos humanos.

Destacó la lucha contra la desigualdad de género, la sexta prioridad de la ONU para el próximo año. La pandemia del COVID-19 ha puesto de manifiesto lo que con demasiada frecuencia pasa desapercibido", puntualizó, revelando que las mujeres tienen más probabilidades de perder su empleo y más probabilidades que los hombres de caer por debajo del umbral de la pobreza, de ser víctimas de la violencia doméstica y de ser víctimas de la explotación sexual.

Además, según la jefa de la ONU, las mujeres al frente del poder tienden a lograr mayores inversiones en protección social, una gobernanza más transparente y procesos de paz más sostenibles. El liderazgo de las mujeres es lo que cambia fundamentalmente las cosas, está convencido Guterres. "Deja de hacer reparaciones cosméticas", añadió. - La igualdad de género es posible. Debemos hacerla realidad. Todos juntos".

El secretario general de la ONU considera que la séptima prioridad de su trabajo es "salvar las divisiones geopolíticas y encontrar puntos de convergencia". En este contexto, resaltó que era necesario lograr la "unidad en el Consejo de Seguridad" y tratar de evitar una "gran grieta" que dividiera al mundo en dos. "Si las grandes potencias no se ponen de acuerdo entre ellas, se desata la mano de los alborotadores que fomentan y alimentan los conflictos", advirtió António Guterres.

Recordó su llamamiento a un alto el fuego mundial al comienzo de la pandemia, y señaló algunos avances positivos en esa dirección. "En varios lugares -desde Libia hasta Ucrania, desde Siria hasta Sudán, desde Karabaj hasta Sudán del Sur- se han mantenido los altos el fuego y las pausas en las hostilidades en distintos grados", afirmó. - Pero en otros lugares, los combates continúan y estallan nuevos conflictos".

La octava prioridad era "invertir la erosión del régimen de desarme y de no proliferación nuclear". El jefe de la ONU recordó que el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares entró en vigor este mes y pidió a todos los Estados que apoyen los objetivos establecidos en el documento.

Guterres está especialmente preocupado por el deterioro de las relaciones entre los estados con armas nucleares. "Les animo a encontrar un terreno común", subrayó. Mientras tanto, el secretario general se congratuló de la decisión de Estados Unidos y la Federación Rusa de prorrogar el Tratado START-3 durante cinco años, el plazo máximo estipulado por el acuerdo.

La novena prioridad está relacionada con el desarrollo de las tecnologías digitales: la humanidad, en opinión del jefe de la ONU, debe aprovechar las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías y protegerse de las amenazas asociadas a ellas.

El décimo punto de la lista de prioridades era "Reiniciar en el siglo XXI".

Recordó que ya se habían dado pasos importantes para reforzar la labor de las Naciones Unidas, y que la pandemia era una primera prueba de las reformas emprendidas. "Agradezco sus comentarios, que demuestran que estos cambios han mejorado nuestro trabajo", destacó el jefe de la ONU, dirigiéndose a los miembros de la Asamblea General.

Recordó que a la crisis le sigue el cambio. "Construir la paz que queremos es posible. Debemos hacerla realidad. Todos juntos", concluyó su discurso António Guterres.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.