CULTURA


Azerbaiyán encarna el principio de la tolerancia y la diversidad cultural

París, 8 de enero, AZERTAC

El sitio de información francés Mediapart publicó el artículo titulado “Azerbaiyán encarna el principio de la tolerancia y la diversidad cultural” escrito por Ayaz Godjayev, consejero de la Misión Permanente de Azerbaiyán ante la UNESCO.

AZERTAC presenta el artículo completo:

“En un mundo turbulento caracterizado por la escalada de la intolerancia, la retirada basada en la identidad y la violencia intercomunitaria, las corrientes ideológicas, tanto en el Norte como en el Sur, se esfuerzan por enfrentar al Este y al Oeste y profesan un plan oscuro, alimentado por el llamado "choque de civilizaciones".

En este contexto de aumento del extremismo en todas las partes, Azerbaiyán es una excepción. El país siempre ha optado por una sociedad inclusiva, consciente y orgullosa de sus raíces comunes.

En las fronteras de Europa y Asia, Azerbaiyán siempre ha sido una tierra de acogida por excelencia. Un país de diversidad cultural, en el que se han asentado personas de todos los orígenes y creencias, tejiendo lazos intrínsecos de paz, diálogo y estima mutua. A lo largo de los siglos, este país ha permanecido como un área de influencia científica única y de mezcla cultural. Un país que ha contribuido considerablemente a la propagación de los principios e ideales universales de progreso.

Cabe recordar también que Azerbaiyán es el fruto de un patrimonio cultural que se ha nutrido durante siglos de filosofías, ciencias y artes. El poeta y humanista del siglo XII, Nizamí Gandjaví, autor del libro "Yeddi Gözəl" (traducción: ¡Las siete bellezas!), fue el poeta y humanista del siglo XII. En su libro, que hoy en día es una referencia en términos de diálogo y mezcla cultural, Nizamí Gandjaví habla de sus héroes que representan a todos los pueblos; turcos, persas, árabes, indios, chinos, griegos y georgianos. Pueblos que ha admirado y defendido mientras se opone a la discriminación racial, nacional y religiosa.

Pocas personas saben también que diferentes grupos étnicos viven y habitan en armonía en Azerbaiyán, incluyendo judíos, ucranianos, rusos, armenios, alemanes, etc., y que todos ellos viven en armonía entre sí. Hoy en día no es una coincidencia que el país tenga una de las comunidades judías y cristianas más grandes de la región del Cáucaso. Todas estas minorías ya estaban representadas en el Parlamento de la Primera República Democrática de Azerbaiyán (1918-1920).

Más recientemente, la Guerra Patria es la mejor prueba de lo que Azerbaiyán, como país, reúne y encarna como valores humanos y universales. Hombres y mujeres de todas las clases sociales, todas las culturas y todos los credos: musulmanes, católicos, judíos y también compatriotas sin fe alguna se comprometen y luchan por la independencia de Azerbaiyán, ya sea en 1918 o en 1991 cuando se disolvieron las repúblicas soviéticas.

Otros, y para dar testimonio de que Azerbaiyán es un país multiétnico y multirreligioso, han dado su vida a este país, como Albert Agarunovich Agarunov, de fe judía, que murió el 8 de mayo de 1992 en Shushá, se convirtió en un héroe nacional azerbaiyano, luchando en la primera guerra de Alto-Karabaj, como tantos ciudadanos rusos de Azerbaiyán. Todos nacieron en familias musulmanas, cristianas, judías... Murieron sólo para que Azerbaiyán pudiera vivir libre. Azerbaiyán siempre ha sido y sigue siendo el país y de todos los que han plantado allí sus raíces, independientemente de su origen étnico o cultural.

Además, desde su independencia, Azerbaiyán siempre ha hecho de la conservación y la restauración de su patrimonio cultural y, en particular, de los edificios religiosos, como mezquitas, iglesias y sinagogas, una cuestión de honor. Esta convicción y firme compromiso se expresa también fuera de sus fronteras. Podemos citar varios ejemplos: el apoyo al Museo del Louvre y al Palacio de Versalles, la restauración de las vidrieras del siglo XIV de la catedral de Estrasburgo, y la ayuda a la conservación de siete iglesias de los siglos X-XII: las iglesias de Saint-Hilaire, Fresnay-aux-Sauvage, Saint-Hilaire-la-Gérard, Tanville, Courgeot, Réveillon y Mal. También se puede mencionar la ayuda de Azerbaiyán para salvaguardar las catacumbas de San Sebastián, San Marcelino y Pietro en el Vaticano.

El Papa Francisco, en una visita a Azerbaiyán en 2016, después de la de Juan Pablo II en 2002, no se equivocó. Al reunirse con las diferentes comunidades religiosas, musulmana, católica, ortodoxa, etc., saludó a un país de apertura y tolerancia, un país que trabaja por la paz, el diálogo y la promoción de la convivencia.

Ahora es esencial que Azerbaiyán aproveche su experiencia en materia de tolerancia y diversidad, diálogo entre religiones y respeto de las minorías. Al igual que en Francia, la religión y el Estado están estrictamente separados. Los textos jurídicos de la Constitución de Azerbaiyán garantizan absolutamente la libertad de conciencia.

Desde hace varios años, Azerbaiyán es el principal promotor del multiculturalismo en la región del Cáucaso. El país ha tomado una iniciativa única con la creación de un Foro Mundial sobre el Diálogo Intercultural, que se reúne cada dos años en Bakú en presencia de luminarias internacionales, expertos y dirigentes religiosos y políticos, en colaboración con la UNESCO, la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas y el Consejo de Europa, entre otros.

Por último, quisiera expresar la sincera voluntad y disposición de Azerbaiyán de proseguir y desplegar todas las iniciativas que consagren las virtudes de apertura y diálogo que ayuden a anclar nuestro continente y nuestra región en la paz, la seguridad, la estabilidad y la prosperidad”.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.