DEPORTES


Bale vuelve a jugar con el Madrid contra el Arsenal

Bakú, 24 de julio, AZERTAC

El Real Madrid logró su primera victoria de la pretemporada en el segundo partido de la International Champions Cup tras derrotar al Arsenal en la tanda de penaltis. Los blancos se rehicieron de la desventaja de dos tantos con la que los gunners se fueron al descanso, y tras igualar el marcador se adjudicaron el partido en la lotería de las penas máximas.

Lo peor del encuentro para el conjunto de Zinedine Zidane fue la lesión de Marco Asensio, que tuvo que abandonar el campo en camilla, después de haber sido uno de los revulsivos de la segunda mitad y de haber anotado uno de los dos tantos de su equipo. El otro lo firmó Gareth Bale, que tras su ausencia ante el Bayern de Múnich esta vez sí que entró en la convocatoria, y aunque no partió de inicio disputó la segunda parte al completo. El galés, sin embargo, fue el único jugador blanco que marró su lanzamiento en los penaltis. El Madrid disputará su tercer partido en Estados Unidos en la madrugada del viernes al sábado ante el Atlético de Madrid, el último compromiso antes de regresar a España. Si bien en la derrota en su estreno ante el Bayern el equipo dejó más sombras que luces, ante el Arsenal reaccionó y demostró carácter y ambición.

Introdujo cinco cambios Zinedine Zidane con respecto al once inicial que presentó ante el Bayern de Múnich en el estreno de la pretemporada. Introdujo el técnico francés a los nuevos Mendy y Jovic, además de a Hazard, y apostó por un 4-4-2 como sistema de juego. El experimento duró poco, exactamente ocho minutos, los que tardó Nacho en cometer un penalti innecesario por manos y ver la tarjeta roja que tuvo como víctima colateral a Jovic. El delantero serbio dejó su puesto en el campo a Varane y el experimento táctico quedó abortado. Para redondear el desastre Lacazette superó la estirada de Keylor Navas y puso por delante a un Arsenal que con un jugador más pasó por encima del Madrid.

Lo hizo con ese gusto que desprende por el trato del balón y llevando al Madrid a un estado de nervios en el que pocos jugadores asomaron la cabeza. Ni Hazard, uno de los más activos ante el Bayern, contuvo la subida de la marea. Mucho menos Lucas Vázquez o Carvajal, en una banda derecha incluida para los gunners. Con Kroos más pendiente de guardar la ropa que de ponérsela, con pases cortos pero la mirada puesta en sus puntos, el equipo de Unai Emery fue comiéndole el alma al Madrid. La tragó sin masticar Aubameyang, tras recibir un pase de tacón de Lacazette y regatear con clase a Navas.

El portero costarricense, otra de las novedades, se empleó a fondo para que la herida no fuera aumentando. Ese impulso desde la portería tuvo réplica en varias llegadas del Madrid, bien resueltas por Emiliano Martínez. Xhaka y Özil se repartían tranquilos el balón hasta que Sokratis, con dos faltas en menos de cinco minutos vio la doble tarjeta amarilla y cambió por completo el partido. El griego, pasado de revoluciones, no midió, y su error alcanzó dimensiones desproporcionadas. Los últimos cinco minutos de la primera mitad, igualados los equipos en números de jugadores, fue para el Madrid, que no bajó el pistón tras el descanso.

El cambio en el grueso del once no modificó la reacción blanca, sino más bien todo lo contrario. Marco Asensio agarró el timón del juego, y con el auxilio de Marcelo por la izquierda empezó a trasladar la idea de que la reacción del Madrid estaba cerca de deshacer el entuerto. Empezó a tomar cuerpo cuando Bale, reemplazo de Benzema como delantero centro, cazó un balón que no atrapó Emiliano y lo envió de puntera al fondo de la portería. El ciclón Asensio estrelló primero el balón en el poste cuando el Arsenal había perdido definitivamente el paso del juego, y poco después, en una nueva combinación con Marcelo fusiló al portero gunner con un remate a bocajarro. Sin embargo, la eclosión del balear tocó a su fin tras lastimarse la rodilla, hasta tal punto que tuvo que ser retirado en camilla con notables gestos de dolor.

A partir de la macha de Asensio recuperó el aliento el Arsenal en el último tramo del encuentro, y logró asomar de nuevo por el área de Courtois, que respondió con seriedad bajo palos. Pudo ponerse por delante el conjunto inglés tras una secuencia de disparos continuos, pero Bale desbarató la mejor oportunidad de los de Emery despejando el balón bajo palos.

Intentó desequilibrar por la banda derecha el Madrid con Vinicius (Isco apenas propuso nada por el otro lado), pero las gambetas del brasileño tuvieron más parafernalia que pólvora. Odriozola trató de socorrerle por ese costado, pero su sintonía no llegó a cuajar del todo, y llegó a permitir que el Arsenal escapase por ese lado aprovechando los espacios a sus espaldas.

Resuelto el tiempo reglamentario los penaltis determinaron la victoria de los blancos tras los fallos de Xhaka, Monreal y el joven Burton, que certificaron la primera victoria del Madrid en su gira americana. El País.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.