POLÍTICA


Bélgica a los armenios: es imposible negar el hecho del genocidio, pero se puede negar la opinión privada

Berlín, 1 de mayo, AZERTAC

El rechazamiento del parlamento belga a tener en cuenta los argumentos del lobby armenio y a enmendar la ley de enjuiciamiento penal por la negación de los genocidios, a los que se añade también el "genocidio de los armenios de 1915", pone a este país a la par de muchos otros países de la UE, donde no todos los genocidios de la "Wikipedia" y los reconocidos a nivel de resoluciones parlamentarias no vinculantes están criminalizados, sino sólo aquellos respecto de los cuales existe un veredicto de un tribunal internacional.

Bélgica se ha convertido así en otro país en el que se ha establecido una clara distinción a nivel legislativo entre el reconocimiento correcto del genocidio y el reconocimiento DECLARATIVO del genocidio.

En el primer caso, es la decisión de un tribunal internacional la que convierte el genocidio en un hecho histórico innegable, cuya negación no sólo es inmoral sino también criminal.

En el segundo caso, sin embargo, estamos hablando de resoluciones parlamentarias que reflejan la opinión privada de quienes las votaron. Naturalmente, una declaración pública de la opinión de un particular, incluso con el mandato de un diputado, no sustituye a los veredictos de un tribunal internacional, que son el resultado de un juicio exhaustivo con la participación de todas las partes. No podemos explicar esta simple verdad a los armenios de ninguna manera.

El veredicto es único y hay muchas opiniones privadas. Algunos creen que el genocidio tuvo lugar en 1915, mientras que otros creen que no. Algunas personas piensan que hay un Dios, pero otras no creen en su existencia. El derecho a la opinión privada está protegido por el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos ("derecho a la libertad de expresión").

Dado que no existe un veredicto del Tribunal sobre la pretensión armenia de la aplicabilidad del término "genocidio" en relación con la guerra civil de 1915, siguen siendo opiniones privadas, y es precisamente a causa del mencionado artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos que una persona no puede ser castigada por estar en desacuerdo con este último.

Al mismo tiempo, este artículo no se aplica al genocidio, que es no opinión privada, sino un hecho, es decir, el hecho de que está establecido por una sentencia del Tribunal Internacional. Por eso, Suiza perdió el caso de Doğu Perinçek ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y tuvo que anular la multa que se le impuso y reconocer su derecho a negar las opiniones de sus oponentes armenios.

La decisión del Parlamento belga es muy dolorosa para los armenios, ya que les envía un mensaje muy desagradable: "Sí, algunos de nuestros diputados aprobaron una vez una resolución sobre el reconocimiento, pero eso no significa que haya habido realmente un genocidio. Significa que todos estos "reconocimientos" de todo tipo de Francia, Italia, Eslovaquia, Alemania y todo esto papel mojado, de los que hemos estado hablando a los armenios durante muchos años, no valen ni un céntimo, sino que en realidad no son más que un reflejo de la opinión personal de los propios diputados, y no del reconocimiento de todo el país y, además, del Themis internacional.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.