SOCIEDAD


Breve información sobre Joyalí , la ciudad que está borrada de la faz de la tierra

Bakú, 25 de febrero, AZERTAC

A mediados de 1991, 63000 personas vivían en Joyalí. Tras el comienzo del ataque otoñal de los armenios, la mayor parte de la población de la ciudad la abandonó. Según la información del Ministerio de Seguridad Nacional, unas 3000 personas se quedaron en la ciudad en la víspera de los trágicos acontecimientos de febrero. La seguridad de la población de la izquierda fue proporcionada por sólo 160 soldados del Ejército Nacional, OMON (destacamento especial de la policía) y las fuerzas de autodefensa, principalmente dirigidas por Alif Hajiyev, concentradas alrededor del aeropuerto.

Las fuerzas mencionadas no eran suficientes para proporcionar una autodefensa efectiva, sobre todo teniendo en cuenta la ausencia de armamento (sólo había una planta "Alazan" y tres coches blindados). De hecho Joyalí fue defendida (aunque ineficientemente) por medio de disparos de armas de fuego. Fue posible hasta cierto tiempo. Sin embargo, la presión de los armenios iba en aumento. Desde el 30 de octubre de 1991, la comunicación por automóvil con Joyalí fue interrumpida y la comunicación con la ciudad se realizó por medio de helicópteros. Desde el 2 de enero de 1992 no había electricidad en Joyalí. El 13 de febrero, el último helicóptero militar con alimentos y gasolina aterrizó en la ciudad (el último helicóptero civil fue el 28 de enero). Desde ese día, la ciudad esperaba el ataque de los armenios, informa AZERTAC.

 

La tragedia de Joyalí

El 30 de octubre se cortó el tráfico terrestre y el helicóptero fue el único medio de transporte. El último helicóptero civil llegó a Joyalí el 28 de enero y tras el derribo de un helicóptero civil sobre la ciudad de Shusha, a causa del cual murieron 40 personas, el tráfico de helicópteros dejó de funcionar. A partir del 2 de enero no hubo electricidad en la ciudad. La ciudad vivió gracias al valor de la población y al heroísmo de sus defensores. La defensa de la ciudad fue organizada por las fuerzas de la guardia local, la milicia y los combatientes del Ejército Nacional armados principalmente con subfusiles.

A partir de la segunda parte de febrero, Joyalí fue rodeada por las fuerzas armadas armenias y sometida a los disparos diarios de la artillería y del equipo militar duro, a los intentos de ataque de la parte armenia. Los preparativos para el ataque a Joyalí comenzaron en la tarde del 25 de febrero cuando el equipo militar del regimiento nº 366 empezó a tomar posiciones alrededor de la ciudad. El asalto de la ciudad comenzó con el fuego de 2 horas de tanques, carros blindados y cañones con el misil "Alazan". Joyalí fue bloqueada por tres lados y la gente trató de escapar en dirección a Asgaran. Sin embargo, muy pronto comprendieron que se trataba de una trampa siniestra. Cerca de la aldea de Nakhchivanik, las fuerzas armadas armenias abrieron fuego contra la gente desarmada. Justo aquí, en Asgaran-Nakhchvanik, barranco poco profundo muchos de los niños y mujeres, ancianos, congelados y debilitados en la nieve de los bosques y puertos de montaña se convirtieron en las víctimas de la brutalidad de las fuerzas armadas armenias.

Estos acontecimientos tuvieron lugar cuando el ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán, Ali Akbar Vilayati, visitó la región con una misión de mediación. El 25 de febrero se reunió con los dirigentes de Azerbaiyán en Bakú y el 27 de febrero tenía previsto ir a Karabaj y después a Armenia. En relación con esto, según el acuerdo de ambas partes, se declaró un alto el fuego de tres días desde el 27 de febrero hasta el 1 de marzo, pero también fue ignorado por la parte armenia. También ocurrió el 12 de febrero cuando la misión del Consejo de Seguridad y Cooperación en Europa llegó a Karabaj con el objetivo de conocer y analizar la situación en la zona de conflicto y las posibilidades de su solución, y luego planeó ir a Ereván y Bakú. Exactamente el 12 de febrero, los extremistas armenios llevaron a cabo la captura de las aldeas de Malibeyli y Gushchular del distrito de Shusha, debido a lo cual las aldeas fueron completamente destruidas e incendiadas. Sólo en Malibeyli, unas 50 personas fueron asesinadas, heridas y tomadas como rehenes.

Las fuerzas azerbaiyanas de esos días no pudieron irrumpir para ayudar a la población de Joyalí, y no hubo capacidad para llevarse los cadáveres. Al mismo tiempo, grupos especiales de armenios con capas de camuflaje blancas que utilizaban helicópteros buscaban a la gente en los bosques, grupos de personas que salían del bosque eran fusilados o tomados como rehenes y sometidos a torturas. El 28 de febrero, el grupo de periodistas locales pudo llegar al lugar de la masacre de azerbaiyanos con dos helicópteros. El horrible espectáculo conmocionó a todos: los cadáveres cubrían el campo. A pesar del convoy del segundo helicóptero, sólo pudieron llevarse cuatro cadáveres debido a los disparos de los militantes armenios contra los helicópteros. El 1 de marzo, cuando el grupo de periodistas extranjeros y locales pudo llegar a este lugar, el espectáculo que vieron fue más terrible. Los cadáveres estaban mutilados. Muchos de ellos tenían heridas de bala en la cabeza y esto mostraba que los heridos estaban acabados. Después de la revisión médica de los cadáveres se determinó que les habían cortado el cuero cabelludo, las orejas y otros órganos, les habían sacado los ojos, les habían cortado las extremidades, tenían numerosas heridas de bala, muchas de ellas presionadas por equipos duros.

-O-

NA

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.