POLÍTICA


Cancillería: Es la hipocresía máxima de los dirigentes armenios acusar a Azerbaiyán en relación con el humanismo y el derecho humanitario

Bakú, 28 de agosto, AZERTAC

"Es la hipocresía definitiva para los actuales dirigentes armenios acusar a Azerbaiyán en lo que respecta al humanismo y el derecho humanitario", reza una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán.

La declaración dice lo siguiente: "El 23 de agosto de 2020, un grupo de sabotaje y reconocimiento de las fuerzas armadas armenias intentó cometer una provocación en la línea de contacto entre las fuerzas armadas de Azerbaiyán y Armenia en dirección al distrito de Goranboy de la República de Azerbaiyán. Como resultado de las medidas decisivas adoptadas por las unidades de las fuerzas armadas de Azerbaiyán, se impidió la provocación y se neutralizó al líder del grupo de provocación, el teniente superior de las fuerzas armadas armenias Gurgen Alaverdyan.

La mencionada persona involucrada en la exploración admitió que junto con un grupo de militares armenios instruidos por el liderazgo de las fuerzas armadas armenias para dañar al personal militar y la infraestructura de las fuerzas armadas azerbaiyanas, tenía la intención de atacar las posiciones del ejército azerbaiyano.

En un momento en que las fuerzas armadas armenias están intensificando las operaciones de reconocimiento en varias partes del frente, incluido el uso de vehículos aéreos no tripulados, las actividades de vigilancia y sabotaje llevadas a cabo bajo el liderazgo de Gurgen Alaverdiyan, muestran que el objetivo del liderazgo político-militar armenio es perseguir otra aventura militar en primera línea y debe aceptarse como una señal de intención de agravar la situación militar.

Las acusaciones infundadas y ridículas de Armenia contra Azerbaiyán en estado de histeria y pánico tras la revelación de su nefasta intención es un intento de desviar la atención de la comunidad internacional, así como de la sociedad armenia, de los fracasos de su política de aventuras militares.

Rechazamos firmemente las declaraciones de la parte armenia contra Azerbaiyán, que contienen acusaciones infundadas de violación del derecho internacional humanitario y "armenofobia". La parte azerbaiyana trató al Gurgen Alaverdiyan capturado de conformidad con las exigencias del derecho humanitario.

Al respecto, cabe recordar que el país que ha denunciado que Azerbaiyán violó el derecho internacional humanitario es Armenia, que ha cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, así como agresión militar acompañada de genocidio y depuración étnica contra la República de Azerbaiyán durante casi 30 años. Como resultado de la agresión armenia contra la República de Azerbaiyán, 20.000 azerbaiyanos fueron asesinados, 50.000 personas quedaron discapacitadas, alrededor de un millón de civiles fueron expulsados por la fuerza de sus hogares, 5.364 desaparecieron, fueron capturados y tomados como rehenes y sometidos a graves torturas y humillaciones. Aún se desconoce el destino de unas 4.000 de estas personas.

Armenia mantiene como rehenes a los civiles Dilgam Asgarov y Shahbaz Guliyev, los tortura y los priva ilegalmente de su libertad.

Armenia, que recuerda el derecho humanitario, incluidos los Convenios de Ginebra en el contexto de la captura de un oficial de las fuerzas armadas armenias, no debe olvidar que el anterior y el actual Gobierno de Armenia se opone obstinadamente a la propuesta de Azerbaiyán, apoyada por la comunidad internacional, así como por los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, de intercambiar los prisioneros de guerra y los rehenes de ambas partes sobre la base del principio "todos a todos".

Haciendo acusaciones absurdas contra Azerbaiyán, al ignorar los valores más ordinarios de la humanidad y los principios más importantes del derecho internacional humanitario, Armenia ni siquiera dudó en hacer de los cadáveres de los muertos en el conflicto objeto de beneficios políticos y financieros, y como Estado que aplicaba una "lista de precios" a los cadáveres de acuerdo con su profesión o rango militar, hace tiempo que ha perdido su derecho moral a hablar de humanismo, tolerancia e ideas similares.

Es la máxima hipocresía del actual liderazgo armenio, que se niega abiertamente a disculparse por los graves crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad cometidos por el antiguo liderazgo político-militar armenio contra Azerbaiyán y sus civiles, acusar a Azerbaiyán de respeto al humanismo y el derecho humanitario.

Acusando a Azerbaiyán de socavar el establecimiento de un entorno propicio para la paz, Armenia hace un intento fallido de absolverse de la responsabilidad de la situación con su intento de ataque a la frontera estatal en dirección a Tovuz del 12 al 16 de julio, seguido de declaraciones y acciones provocadoras que agravaron la situación en el frente y socavaron los esfuerzos por resolver el conflicto.

La comunidad mundial entiende que los dirigentes político-militares de Armenia son responsables de la deliberada escalada de la situación en dirección a Tovuz, y el intento de este país de utilizar la situación en torno al prisionero de guerra Gurgen Aleverdiyan para desviar la atención está condenado al fracaso.

La parte azerbaiyana rechaza una vez más categóricamente las acusaciones infundadas de Armenia contra nuestro país por violación del derecho humanitario y la armenofobia y pide a la comunidad internacional que adopte medidas proactivas para disuadir al país de sus intentos de agravar la situación ya delicada de la región".

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.