CULTURA


¿Cómo fue la primera prueba de la bomba atómica?

Bakú, 29 de agosto, AZERTAC

Preparación de la explosión

Antes del amanecer, a las 5 de la mañana del 16 de julio de 1945, en un sitio de pruebas en el desierto de Nuevo México, un grupo de científicos llegó para realizar pruebas a una distancia de 30 kilómetros de la torre de acero en la que se encontraba la bomba, esperando el momento de la explosión.

A cada uno de ellos se le proporcionó un grueso vidrio sombreado para protegerlos de la deslumbrante luz de la explosión de la bomba. Incluso los rayos del sol brillante no brillaban a través de este cristal, así que se oscureció.

Los minutos de espera duraban y parecían durar horas. Los segundos parecían ser minutos. Y no es de extrañar. Cada una de las personas dedicadas a este gran misterio sabía que estaba presente en un acontecimiento excepcional en la historia de la humanidad.

Por primera vez se suponía que iba a salir, escondida en las profundidades del núcleo atómico, la energía intra-atómica - la fuente futura de muchos beneficios o una terrible tragedia.

Y todos entendieron que la bomba no podía explotar. De hecho, hasta ese momento, el átomo se había descompuesto a pequeña escala, dentro de los instrumentos de los laboratorios de los científicos. Se hicieron los cálculos. Como si todo estuviera bien, y las teorías científicas muestran que la explosión tenía que ocurrir. Pero, ¿cuántas veces sucedió que en la práctica estaba lejos de ser posible hacer lo que la teoría predijo?

Es poco probable que ninguno de los participantes en esta experiencia en ese momento pensara que se invirtieron cinco mil millones de dólares en la creación de la bomba atómica. A los científicos sólo les preocupaba que las conclusiones de la ciencia se confirmaran en la práctica. Tales pensamientos preocupaban a todos los involucrados en esta experiencia científica única. Por eso los momentos parecían durar horas.

La explosión ocurrió

Finalmente, se emitió una señal de radio y se produjo una explosión a las 5:29 a.m. Todos los espectadores vieron una bola de fuego brillante a través de las gafas oscuras, más brillante que el sol. Las colinas, que estaban a 35 kilómetros de la torre de acero, parecían iluminadas por la luz de este relámpago como si fuera de día. Resultó que la luz se veía incluso en Los Álamos, a una distancia de 250 kilómetros.

Luego la bola de fuego comenzó a estirarse y a elevarse en forma de hongo nube hasta alcanzar una altura de 12.000 metros. La nube de la explosión estaba coloreada de oro, magenta, púrpura, gris y azul. Los duros rayos que emergieron hicieron que los átomos de aire brillaran. Un minuto más tarde, una onda de aire pasó con más de un minuto, que presionada con gran fuerza, llevó a un fuerte y continuo estruendo.

Las consecuencias de la explosión

Cuando un grupo de probadores se acercó al sitio de la torre de acero con la bomba, no encontraron el más mínimo rastro de la torre. Se rompió en pequeñas partículas separadas, que fueron rociadas en el aire como si la torre hubiera sido hecha de arena.

La experiencia de mayor importancia histórica fue un éxito. La teoría de la estructura interna del átomo fue probada por pruebas prácticas. Las mayores perspectivas para el uso de la energía atómica se han abierto para la humanidad.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.