POLÍTICA


Declaración conjunta de la Cancillería y el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales de Azerbaiyán tocante al terror ecológico cometido en los territorios ocupados

 

Bakú, 16 de septiembre, AZERTAC

El Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales de Azerbaiyán hicieron una declaración conjunta.

AZERTAC presenta esta declaración.

El país agresor, Armenia, sigue violando todos los principios del derecho internacional relativos a la protección y la gestión de los recursos hídricos en los territorios ocupados de Azerbaiyán, incluso en el contexto transfronterizo.

El terror ambiental en Nagorno-Karabaj y sus alrededores ocupados por Armenia plantea una grave amenaza para el medio ambiente de toda la región.

Como resultado de la fuerte contaminación de los ríos transfronterizos de Armenia, sus ecosistemas están bajo una gran amenaza. Además, debido a la falta de mantenimiento, el uso de los embalses en los territorios ocupados se ha vuelto imposible, ya que son una fuente potencial de amenaza para la salud de las personas que viven en los territorios adyacentes.

El hecho de que Armenia no se haya adherido al Convenio de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas sobre la protección y utilización de los cursos de agua transfronterizos y los lagos internacionales hace imposible resolver los problemas de las aguas transfronterizas en el marco de las normas internacionales.

No se ha aplicado la resolución 2085, aprobada en 2016 por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre la privación deliberada de agua de los habitantes de las regiones fronterizas de Azerbaiyán y en la que se pide la retirada inmediata de las tropas armenias de la región y la realización de estudios sobre el terreno por ingenieros e hidrólogos independientes.

Por el contrario, Armenia ha intensificado sus actividades en este sentido. En los últimos días, la barrera del río Indjasu, que atraviesa la aldea de Doveg en la región de Tavush en Armenia y desemboca en el embalse de la aldea de Kemerli en la región de Gazaj, privó de agua a la población local.

Todo esto es una grave violación de los principios del derecho internacional y de los derechos humanos. Esta situación también crea dificultades a Azerbaiyán para aplicar los tratados internacionales, incluidos los compromisos contraídos en virtud de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

Recientemente, las actividades abiertamente provocadoras de los dirigentes de Armenia, junto con el terror ambiental, respaldado por los hechos de flagrante violación del derecho internacional y los derechos humanos fundamentales, siguen siendo una grave amenaza para la paz y la seguridad en la región.

Pedimos a la comunidad internacional que condene enérgicamente las actividades ilegales de Armenia y adopte medidas urgentes para impedir las acciones ilegales del país ocupante.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.