HISTORIA SANGRIENTA


Defensora del Pueblo de Azerbaiyán emite una declaración en relación con el 29º aniversario del genocidio de Joyalí

Bakú, 22 de febrero, AZERTAC

La Defensora del Pueblo de Azerbaiyán (ombudsman) Sabina Aliyeva ha emitido una declaración en relación con el 29º aniversario del genocidio de Joyalí.

Según AZERTAC, la declaración dice:

"Este año conmemoramos el 29º aniversario del genocidio de Joyalí. En la noche del 25 al 26 de febrero de 1992, las unidades de las fuerzas armadas armenias, los grupos terroristas armenios de Alto Karabaj y el personal del 366º regimiento de infantería motorizada del antiguo ejército soviético desplegado en la ciudad de Khankendi de Azerbaiyán cometieron un acto de genocidio en la ciudad de Joyalí de la región de Alto Karabaj de Azerbaiyán. Este atroz crimen contra la humanidad fue organizado por los entonces dirigentes políticos de la República de Armenia.

En este día, hace 29 años, la ciudad de Joyalí fue asediada y atacada con artillería pesada y sus residentes civiles fueron brutalmente asesinados. No se permitió a la gente escapar de la ciudad en llamas; los civiles fueron emboscados en las carreteras y en los bosques y masacrados sin piedad. Este crimen constituye la más grave y severa violación de las normas y principios del derecho internacional, así como de los derechos humanos fundamentales. Como resultado de este horrible crimen contra la humanidad, fueron asesinados 613 civiles pacíficos de Azerbaiyán, entre ellos 63 niños, 106 mujeres y 70 ancianos. Al mismo tiempo, 487 civiles resultaron gravemente heridos y 1275 personas fueron tomadas como rehenes. Todavía se desconoce el destino de 150 rehenes, entre ellos 68 mujeres y 26 niños. 56 personas fueron asesinadas con especial crueldad, se les desolló el cráneo, se les cortaron varias partes del cuerpo, se les sacaron los ojos y se les perforó el vientre a las mujeres embarazadas con bayonetas. Ocho familias fueron totalmente exterminadas, 130 niños perdieron a uno, mientras que 25 niños perdieron a ambos padres.

La tragedia de Joyalí es otra horrible consecuencia de la política de ocupación ilegal, limpieza étnica y genocidio perpetrada por los nacionalistas armenios y sus partidarios contra el pueblo azerbaiyano. Otra manifestación de esta política llevada a cabo por Armenia fue la limpieza étnica cometida contra los azerbaiyanos a principios de la década de 1990 en la aldea de Baganis Ayrim del distrito de Gazakh y en las aldeas de Imarat Garvand, Tugh, Selaketin, Khojavand, Karkijahan, Jamilli, Meshali, Akhullu, Nabilar, Hasanabad, Gaybali, Malibayli, Yukhari y Ashaghi Gushchular en Alto Karabaj. Además, durante la ocupación de las aldeas de Garadaghli, en el distrito de Khojavand, y de Aghdaban, en el distrito de Kalbajar, muchos civiles, incluidos niños, mujeres y ancianos, fueron torturados hasta la muerte, y decenas de civiles fueron tomados como rehenes y desaparecieron.

Como resultado de estos atroces crímenes contra la humanidad cometidos por Armenia, se han violado gravemente los requisitos de los documentos internacionales existentes en el ámbito de la protección de los derechos humanos y las libertades, especialmente de las Convenciones de Ginebra de 1949, la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Convención sobre el Genocidio), la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, la Convención sobre los Derechos del Niño y el Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.

Según la Resolución 96 (I) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 11 de diciembre de 1946, y la Convención sobre el Genocidio, adoptada mediante la Resolución 260 (III), de 9 de diciembre de 1948, el exterminio masivo de civiles en Joyalí, basado en su etnia y cometido con intención deliberada, debe interpretarse como genocidio.

El Milli Majlis (Parlamento) de la República de Azerbaiyán dio su valoración política y jurídica al genocidio de Joyalí en 1994, a iniciativa del líder nacional Heydar Aliyev, tras su regreso al poder. Así, la fecha del 26 de febrero fue declarada "Día del Genocidio de Joyalí" y se transmitió la verdad sobre el genocidio a los países del mundo y a la comunidad internacional.

La campaña internacional "¡Justicia para Joyalí!", iniciada por la vicepresidenta de la Fundación Heydar Aliyev, Leyla Aliyeva, ha desempeñado un papel especial en la transmisión de la verdad sobre el genocidio a la comunidad mundial, difundiendo las atrocidades armenias por todo el mundo.

Los documentos pertinentes adoptados por los Parlamentos de México, Pakistán, la República Checa, Perú, Colombia, Panamá, Honduras, Sudán, Guatemala y Yibuti han reconocido la matanza masiva cometida en Joyalí como un acto de genocidio. Los parlamentos de Rumanía, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Jordania, Eslovenia, Escocia y Paraguay, así como los órganos ejecutivos y legislativos de 22 estados de los Estados Unidos de América han condenado enérgicamente la tragedia de Joyalí calificándola de masacre. La Organización para la Cooperación Islámica reconoció a Armenia como agresora y a la tragedia de Joyalí como genocidio.

Al socavar por completo el proceso de paz y bloquear cualquier perspectiva de solución negociada, además de declarar abiertamente su intención de ocupar nuevos territorios azerbaiyanos, Armenia violó el alto el fuego en julio y posteriormente en septiembre de 2020, atacando posiciones del ejército azerbaiyano y asentamientos civiles con el uso de armas prohibidas internacionalmente, incluidas las municiones de racimo. Como resultado, 94 civiles azerbaiyanos, incluidos 12 niños, murieron y 414 civiles, incluidos 50 niños, resultaron heridos. Más de 3.410 casas, 120 edificios residenciales de varios pisos y 512 bienes de infraestructura pública, incluidas numerosas escuelas, hospitales y guarderías, fueron destruidos como resultado de estos ataques.

La operación de contraofensiva lanzada el 27 de septiembre de 2020 por el ejército azerbaiyano con el fin de detener la agresión armenia, proteger la vida de la población civil y poner fin a la ocupación de larga duración, dio lugar a la liberación de las tierras azerbaiyanas que estuvieron bajo ocupación durante casi 30 años. Así, de acuerdo con la correspondiente Declaración trilateral del 10 de noviembre de 2020, firmada por los líderes de Azerbaiyán, la Federación Rusa y Armenia, se ha dado a cientos de miles de azerbaiyanos la tan esperada oportunidad de regresar a sus tierras ancestrales y restaurar sus derechos humanos fundamentales.

El genocidio de Joyalí, ocurrido ante los ojos del mundo a finales del siglo XX, es un crimen cometido no sólo contra el pueblo azerbaiyano, sino también contra toda la humanidad. Desgraciadamente, a pesar de que han pasado 29 años desde esta tragedia, el acto de genocidio de Joyalí no ha recibido todavía la debida valoración política y jurídica por parte de la comunidad internacional y sus autores siguen sin ser llevados ante la justicia. La indiferencia y el doble rasero aplicados a este atroz crimen contra la humanidad han reforzado en el agresor la sensación de impunidad que le anima a continuar con las políticas criminales de limpieza étnica y ocupación extranjera ilegal. La falta de reacción adecuada por parte de la comunidad mundial ante el genocidio de Joyalí no sólo es deshonesta sino también inaceptable porque sienta las bases para la repetición de este tipo de crímenes en el futuro.

Por lo tanto, hago un llamamiento a las organizaciones internacionales y a los Estados individuales para que reconozcan la masacre de Joyalí como un acto de genocidio y un crimen contra la humanidad, de modo que sus autores puedan ser llevados ante la justicia".

Esta declaración se dirige al secretario General de las Naciones Unidas, al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, a la Unión Europea, al Consejo de Europa, a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, a las Instituciones Internacionales y Europeas de Defensores del Pueblo, a la Asociación Asiática de Defensores del Pueblo, Organización para la Cooperación Islámica y la Asociación de Defensores del Pueblo de sus Estados miembros, la Comisión Permanente Independiente de Derechos Humanos de la Organización de Cooperación Islámica, la Red Europea de Defensores del Pueblo para la Infancia, la Oficina Internacional de la Paz, diferentes defensores del pueblo e instituciones nacionales de derechos humanos, las Embajadas de la República de Azerbaiyán en países extranjeros y las Embajadas extranjeras en Azerbaiyán, así como a las diásporas azerbaiyanas.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.