SOCIEDAD


Deforestación en Brasil y votación en Argentina ponen en peligro el pacto UE-Mercosur

Bakú, 17 de agosto, AZERTAC

El retroceso de Brasil en la conservación de la Amazonía bajo la presidencia del derechista Jair Bolsonaro y un probable retorno peronista al poder en Argentina podrían retrasar o incluso descarrilar la ratificación de un acuerdo comercial entre la UE y el MERCOSUR que tardó dos décadas en ser negociado, informa AZERTAC refiriéndose a Reuters.

La deforestación se ha acelerado desde la elección de Bolsonaro el año pasado. Sus planes para desarrollar la Amazonía y sus medidas para debilitar la protección de la selva tropical han alarmado a los ambientalistas y han dado municiones a los oponentes europeos al acuerdo comercial con el mercado común sudamericano.

Los dos ex ministros brasileños de Medio Ambiente, José Sarney Filho e Izabella Teixeira, afirmaron que Bolsonaro ha socavado rápidamente la reputación de Brasil como productor responsable de alimentos y líder en los foros ambientales mundiales, que tanto le ha costado conseguir.

"Nadie imaginó que desmantelaría los mecanismos de mando y control de Brasil para proteger el medio ambiente con tanta rapidez y eficacia", declaró Sarney en una entrevista.

Indicó que Bolsonaro ha desmoralizado deliberadamente a las agencias ambientales y ha dado a los mineros un incentivo para talar árboles e invadir los resguardos indígenas.

La presidencia de Brasil no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Sarney señaló el "alto riesgo" de que algunos parlamentos de la UE, especialmente en los grandes países agrícolas como Francia, no ratifiquen el acuerdo firmado el mes pasado con Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

El presidente francés Emmanuel Macron advirtió en junio que no firmaría el pacto UE-Mercosur si Bolsonaro retiraba a Brasil del acuerdo sobre el clima de París.

En medio de las crecientes tensiones con Francia sobre la política de cambio climático y el medio ambiente, Bolsonaro canceló repentinamente una reunión el 29 de julio con el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, y en su lugar se sometió a un corte de pelo.

Alemania y Noruega suspendieron las donaciones a un fondo de 1.200 millones de dólares para apoyar proyectos sostenibles en la Amazonía después de que el gobierno cerrara el comité directivo que selecciona los proyectos y planificara utilizarlo para compensar a los agricultores que habían expropiado tierras en áreas protegidas.

Bolsonaro, un nacionalista que ha atacado la interferencia extranjera en el Amazonas, replicó que Brasil no tenía nada que aprender de las naciones europeas y que no necesitaba el dinero. Dijo que los fondos deberían utilizarse para reforestar Alemania.

Los diplomáticos y analistas europeos dijeron que la postura de Bolsonaro sobre el Amazonas alimentará la oposición al acuerdo de Mercosur, que ya ha enfrentado protestas.

"Hay un presidente que básicamente está torpedeando este acuerdo, no sólo con su política ambiental, sino con la forma en que lo presenta al mundo", dijo Oliver Stuenkel, experto en asuntos internacionales de la Fundación Getulio Vargas en São Paulo.

"Hay un número creciente de voces, particularmente en Francia y Alemania, que dicen que a menos que esta política cambie, la UE no debería seguir ratificando el acuerdo", señaló Stuenkel.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.