POLÍTICA


Diplomat Magazine:"Azerbaiyán - 30 años después de recuperar la independencia"

Bakú, 6 de octubre, AZERTAC

La revista Diplomat Magazine, con sede en los Países Bajos, ha publicado un artículo del embajador de Azerbaiyán en la República Federal de Alemania, Ramin Hasanov, titulado "Azerbaiyán - 30 años después de recuperar la independencia", informa AZERTAC.

El artículo dice: "Azerbaiyán es un país que se sitúa en el Cáucaso como puerta de enlace entre Occidente y Oriente. A lo largo de los siglos, el país estuvo en medio de la encrucijada de diferentes civilizaciones que formaron su singular diversidad cultural multiétnica y multiconfesional. Azerbaiyán es un lugar donde representantes de diferentes religiones y grupos étnicos han vivido, creado y comunicado durante muchos siglos. En la actualidad, hay 37 comunidades religiosas no islámicas registradas en Azerbaiyán, de las cuales 26 son cristianas y 8 judías. El Foro Mundial sobre el Diálogo Intercultural, que se celebra regularmente en Azerbaiyán desde 2011, se ha convertido en una plataforma mundial para abordar uno de los temas más importantes de la agenda actual, las cuestiones relativas al diálogo cultural.

Establecida como república independiente en 1918, Azerbaiyán fue la primera república democrática del Oriente musulmán, 23 meses entre mayo de 1918 y abril de 1920, pero en poco tiempo se convirtió en uno de los países más progresistas del mundo al proporcionar el sufragio universal a todos sus ciudadanos. El Consejo Nacional (Parlamento) de la República Democrática de Azerbaiyán, compuesto por los representantes de todas las capas de la población y de las minorías, funcionó sólo durante 17 meses, pero fue capaz de adoptar unos 230 actos legislativos, entre ellos la ley que concedía a las mujeres el derecho a votar y a participar en la vida política del país. Azerbaiyán recuperó su independencia el 18 de octubre de 1991, tras el colapso de la Unión Soviética, y se declaró sucesor político y legal de la República Democrática de Azerbaiyán.

Los desafíos que surgieron en el espacio de la antigua Unión Soviética a principios de los años 90 no pasaron por Azerbaiyán en el primer periodo de su independencia. Como resultado de las reivindicaciones territoriales y la posterior agresión militar por parte de Armenia, el 20% de los territorios de Azerbaiyán fueron ocupados, y cerca de un millón de azerbaiyanos se convirtieron en desplazados internos y refugiados.

Sin embargo, fue la política correctamente formulada y equilibrada bajo el liderazgo de Heydar Aliyev, la que ayudó al país a convertirse en el más exitoso de la región. Para financiar el desarrollo y promover la estabilidad y el crecimiento regionales, Azerbaiyán abrió su industria del petróleo y el gas a la participación extranjera, lo que atrajo a inversores internacionales y garantizó el desarrollo de la economía del país.

Al igual que su cultura, la política exterior de Azerbaiyán es muy variada. Azerbaiyán mantiene estrechos lazos tanto con los países musulmanes como con el Occidente cristiano y con Israel al mismo tiempo. Azerbaiyán ha demostrado ser un socio fiable de Occidente a la vez que mantiene buenas y amistosas relaciones con Rusia e Irán, manteniendo el flujo de energía y comercio entre Asia y Europa.

En la actualidad, Azerbaiyán desempeña un papel crucial en la seguridad energética de Europa al contribuir a la diversificación de sus recursos de suministro de petróleo y gas. Azerbaiyán, que representa más del 70% de la economía del Cáucaso Sur, es el principal impulsor de importantes plataformas de cooperación política y económica en la región. Los proyectos energéticos, de infraestructuras y de otro tipo que se llevan a cabo con la participación activa de mi país desempeñan un papel importante en el desarrollo de la región en su conjunto.

Así, a través de su Fondo Estatal del Petróleo, fundado en 1999 con el propósito de mantener la estabilidad macroeconómica y dirigir los ingresos del petróleo al desarrollo de otras áreas prioritarias, la República de Azerbaiyán ha logrado implementar proyectos locales y regionales de gran envergadura. El país realizó importantes inversiones en su infraestructura energética y, como resultado, el país importador de electricidad se convirtió en exportador de la misma.

Además del sector energético, Azerbaiyán invirtió fuertemente en su infraestructura de transporte y, como resultado, se convirtió en un importante centro de transporte regional: el país une el Este con el Oeste con autopistas, así como el ferrocarril Bakú-Tbilisi-Kars, que se construyó en 2017 y se considera una parte importante de la Ruta de la Seda. El país también alberga el corredor Norte-Sur que une el norte de Europa, Rusia, Azerbaiyán, Irán e India.

A pesar de que Azerbaiyán ha tenido un enorme éxito en todos los aspectos de la condición de Estado, el conflicto con la vecina Armenia siguió sin resolverse hasta el otoño de 2020. El Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, copresidido por Estados Unidos, Rusia y Francia, fue el encargado de tratar el conflicto. Sin embargo, a lo largo de los años el trabajo del Grupo de Minsk no produjo ningún resultado positivo. Por el contrario, la impunidad no hizo más que aumentar la agresión y las políticas militaristas de Armenia bajo el lema de "nueva guerra por nuevos territorios", lo que condujo a la guerra a gran escala el 27 de septiembre de 2020.

En 44 días, Azerbaiyán liberó sus territorios de la ocupación armenia, asegurando así la restauración de su integridad territorial de conformidad con las cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU adoptadas en 1993, que exigían la retirada inmediata, completa e incondicional de las fuerzas armenias de todos los territorios ocupados de Azerbaiyán. Ahora el conflicto está enterrado en los archivos de la historia, lo que estableció una buena oportunidad para trabajar en un acuerdo de paz con Armenia y pensar en el futuro, como ha declarado repetidamente el presidente Ilham Aliyev. Ahora, hay nuevas oportunidades para el desarrollo regional, la cooperación regional, la conectividad en el entorno de la buena fe entre todas las naciones vecinas en esa región, y Azerbaiyán está listo para ello."

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.