NOTICIAS OFICIALES


Dirección a la nación del Presidente de Azerbaiyán Ilham Aliyev desde Jidir Duzu

Bakú, 20 de marzo, AZERTAC

El presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, la primera dama Mehriban Aliyeva y su hija Leyla Aliyeva encendieron una fogata festiva en Shusha, Jidir Duzu.

A continuación, el jefe del Estado pronunció un discurso. AZERTAC presenta la dirección a la nación:

-Queridos hermanos y hermanas, ¡les felicito cordialmente a todos con motivo de la fiesta Novruz! Deseo a todo el pueblo azerbaiyano salud y felicidad.

Este año celebramos el Novruz en Shusha, en Jidir Duzu. Se trata de un acontecimiento histórico. Desde 2004, cada año, felicitando al pueblo azerbaiyano por la Fiesta Novruz, he dicho que volveremos a nuestras tierras natales. Dije que restauraríamos la integridad territorial del país. Dije que celebraríamos la fiesta Novruz en Karabaj después de la liberación de nuestras tierras, y este día ha llegado. Hoy celebramos Novruz en nuestra antigua ciudad, capital cultural de Azerbaiyán: Shusha. Se trata de un acontecimiento histórico. Esto es una gran felicidad. Alá escuchó las oraciones del pueblo azerbaiyano. Todos los años, en vísperas de Novruz, probablemente todos pensamos, nos decimos que el año que viene celebraremos Novruz en Karabaj, el año que viene celebraremos Novruz en Shusha, y ese día llegó. Después de 28 años, regresamos a Shusha. Celebramos la fiesta Novruz en Jidir Duzu, hemos restaurado la justicia histórica.

Cuando le comuniqué al pueblo azerbaiyano la buena noticia de la liberación de Shusha el 8 de noviembre, dije: "¡Shusha, estás libre!". Hoy, en una Shusha libre, celebramos nuestra fiesta nacional: "Novruz Bayrami". Durante 28 años, Shusha estuvo en cautividad. Durante 28 años, Shusha fue destruida y devastada por el enemigo. La cara histórica de Shusha fue destruida. El enemigo quería armenizar Shusha, borrar la herencia del pueblo azerbaiyano en Shusha. Pero no lo consiguió. Sí, el enemigo destruyó nuestros monumentos históricos en Shusha. Pero Shusha no se resignó, no se derrumbó, conservó su dignidad y mantuvo el espíritu nacional de Azerbaiyán y hoy, estando en Shusha somos testigos vivos de ello. Shusha consiguió mantener el espíritu del pueblo azerbaiyano y nos esperaba. Y teníamos que venir y vinimos. Pero para ello teníamos que ganar fuerza, prepararnos para ello. En todos los ámbitos, teníamos que hacer preparativos, y los hicimos. Teníamos que asegurar el desarrollo de nuestro país. Para garantizar la unidad de nuestro pueblo. No fue tan fácil para el país, para la gente que había salido de la guerra civil. Los procesos que tuvieron lugar en el país después de la guerra civil hasta ahora unieron a nuestro pueblo en torno a una única idea: la idea de la liberación de nuestras tierras. Hemos sido capaces de garantizar esta unidad y la solidaridad nacionales. Sin eso, no habría habido victoria.

Teníamos que llevar la verdad sobre el conflicto de Karabaj a la comunidad mundial, a nivel internacional, y pudimos hacerlo. Trabajamos activamente en las organizaciones internacionales y conseguimos que se aprobaran importantes resoluciones y acuerdos beneficiosos para nosotros, que reflejan la realidad, el derecho internacional y que se basan en él. Eso se convirtió en la base legal de nuestra victoria, la base legal para la restauración de la justicia.

Teníamos que acumular poder económico, y lo hicimos. Probablemente no haya ningún otro país en el mundo que se haya desarrollado tan rápidamente como Azerbaiyán en los últimos años. Teníamos que acumular poder militar, y esta dirección era de suma importancia. No es casualidad que durante mi presidencia los gastos militares hayan estado siempre en primera línea, y dije que tenemos que seguir aumentando los gastos militares, tenemos que prepararnos, nos estamos preparando para la guerra. Declaré abiertamente al mundo, dije que si el enemigo no abandona voluntariamente nuestra tierra, lo expulsaremos. Y así lo hicimos.

Hemos creado un poderoso ejército. Creamos un ejército profesional. Hemos creado un ejército heroico. Nuestros soldados merecen los mayores elogios. Tuvimos mártires durante la guerra. Que Alá haga descansar las almas de todos nuestros mártires. Que Dios muestre paciencia a sus familiares. Liberamos Shusha a costa del derramamiento de sangre, en graves batallas por la ciudad. Los restos de los invasores quedaron esparcidos a lo largo del corredor de Lachin, en las batallas por Shusha se eliminaron cientos y quizás hasta mil ocupantes. Nuestros militares, habiendo escalado rocas empinadas, superado barrancos y colinas, bosques de Khojavand, senderos, entraron en Shusha portando armas ligeras. Luchamos con armas ligeras, pistolas, bayonetas de cuchillo. Aquí se utilizaron cañones y tanques contra nosotros. Pero el enemigo vio nuestra fuerza, voluntad, espíritu nacional y fue derrotado. La liberación de Shusha es un evento que ocupa un lugar especial en la Guerra Patria. Shusha era nuestro objetivo y lo hicimos. El despliegue del ejército azerbaiyano en todas las tierras liberadas antes de Shusha condujo a la liberación de Shusha. Región de Jabrail, Sugovushan, Hadrut, una parte significativa de la región de Khojavand, Zangilan, Fuzuli, regiones de Gubadli, la parte sur de la región de Lachin, montañas Kalbajar, Murovdag y luego - Shusha. Durante la guerra, más de 300 aldeas y ciudades fueron liberados, el enemigo fue obligado a arrodillarse, se rindió y el 10 de noviembre firmó un acta de rendición.

Desde los primeros días de la guerra dije, que el enemigo nos diera la fecha, que su líder nos diera la fecha en que saldrían de nuestras tierras, y estábamos listos para detener la guerra. Cumplí mi palabra y tan pronto como se nos comunicó la fecha, tan pronto como se firmó el acta de rendición se detuvo la guerra y devolvimos las regiones de Aghdam, Kalbajar y Lachin sin que se disparara un solo tiro, sin pérdidas. Así restauramos nuestra integridad territorial. Una vez más les digo que teníamos que estar preparados, Shusha nos estaba esperando. Pero teníamos que venir de tal manera que resolviéramos la cuestión de una vez por todas.

En los últimos años he dicho repetidamente en mis discursos y entrevistas que no necesitamos una solución a medias del problema. El pueblo azerbaiyano probablemente entiende muy bien lo que esto significa. He dicho que todo debe hacerse a tiempo. Sé qué, cuándo y cómo hacer. Para mí, nunca ha habido una tarea más importante que la de liberar las tierras. He dedicado toda mi presidencia a ello. Detrás de cada decisión estaba ese objetivo: si ese paso nos acercaría o no a la victoria. He dicho que cada uno de nosotros debe acercar la victoria cada día. Ahí están mis discursos, quedan en la historia. Cada día, todos nosotros debemos acercar la victoria. Nos acercamos, nos preparamos, llegamos y derrotamos al enemigo, lo destruimos. Hemos venido y estamos aquí. Estoy en la antigua tierra de Azerbaiyán como comandante en jefe del ejército victorioso, y nadie puede hacer que nos vayamos después de esto.

Shusha es nuestra antigua ciudad. Por mucho que digan la propaganda armenia, los pseudocientíficos, los estafadores políticos, los círculos internacionales... no sirven de nada, la historia existe. Panahali Khan fundó, construyó y creó Shusha. Liberamos Shusha del cautiverio y la devolvimos a nuestro pueblo y a nuestro Estado. Shusha es una antigua ciudad de Azerbaiyán y siempre ha sido así. Por mucho que el enemigo lo haya intentado en los últimos 28 años, no ha podido cambiar el espíritu azerbaiyano y la forma azerbaiyana de Shusha. Sí, se destruyeron casas, monumentos históricos, mezquitas, se construyeron varios edificios feos. Prácticamente no se realizó ninguna construcción aquí. Sólo en estos edificios a estilo de "khrushchevka" de la época soviética se alojaban unos 2 mil armenios, en su mayoría militares y sus familias aquí. Si esta es una ciudad armenia, ¿por qué no vivían armenios aquí? Porque no tienen historia aquí. Si es una ciudad armenia, ¿por qué está en condición tan mal? ¿Por qué saquearon Shusha, por qué no la reconstruyeron en 28 años? ¿Dónde están sus patrocinadores? Seguían diciendo: los Mecenas hicieron esto, hicieron lo otro, dieron dinero para esto, para lo otro. Todos los años se celebran maratones en los que se recaudan decenas de millones de dólares. Ahora resulta que ese dinero había ido a los bolsillos de los antiguos dirigentes. He visitado repetidamente las tierras liberadas. Probablemente no haya ningún otro lugar en el mundo con el tipo de pobreza que existe aquí. ¿Qué han hecho? Todo era mentira, falsificación, falsificaron la realidad tanto como la historia. Sus redes operan en varias capitales del mundo, transmiten información falsa, en torno a la cual se celebran posteriormente debates y se presenta como realidad lo que no existe.

Restauraremos Shusha, definitivamente la restauraremos. Los trabajos de restauración ya han comenzado. Hoy, encontrándome en Shusha, ya me estoy familiarizando con la ejecución de las tareas que me han sido asignadas. No sólo restauraremos Shusha, sino todas las tierras liberadas. Las obras de creación han comenzado; los proyectos de infraestructuras se están poniendo en marcha. La estimación de los daños está en marcha y se están preparando los planes generales de las ciudades. En primer lugar, se está preparando el plan general de la ciudad de Aghdam y de toda la región de Aghdam, cuya versión inicial me fue presentada. Se está trabajando teniendo en cuenta mis instrucciones, y el plan maestro se aprobará en un futuro próximo. Después de esto, comenzarán las obras de restauración en todas las tierras liberadas. Los armenios han estado destruyendo nuestras tierras durante 30 años. Pero las restauraremos porque nosotros, el pueblo azerbaiyano, somos los dueños de estas tierras.

Permaneciendo en Shusha uno se da cuenta una vez más de la grandeza del pueblo azerbaiyano. No aceptamos nuestra derrota en la primera guerra de Karabaj. Ni siquiera castigamos a los despreciables dirigentes del tándem Frente Popular de Azerbaiyán-Musavat que cometieron esta traición. Pero se merecían todos los castigos. No hemos aguantado esta situación, y he dicho en repetidas ocasiones que el pueblo azerbaiyano nunca aguantará una situación así. Se ha llevado a cabo una política decidida en los ámbitos político, económico, militar y espiritual, en la educación de la generación joven, y ha crecido una generación joven que ha sacrificado su vida por la tierra. La generación joven, que liberó nuestra tierra del enemigo con su vida y su sangre. Representantes de todas las generaciones participaron en la guerra y demostraron su heroísmo. Pero todo el mundo debe saber que la misión principal la cumplieron los jóvenes que nacieron en la época de mi presidencia, los jóvenes que eran niños en 2003. En primer lugar, nos debemos a ellos y a todo el pueblo azerbaiyano. Toda nuestra nación logró esta victoria, y todos los factores se combinaron para determinar el resultado de esta guerra.

Nuestra guerra, la segunda guerra de Karabaj, se estudia hoy en las escuelas militares de los principales países del mundo. Hicimos una guerra del siglo XXI, destruimos al enemigo. El ejército armenio no existe, lo aniquilamos. Celebrando hoy la Fiesta Novruz en Jidir Duzu, digo con orgullo: "¡Susha, estás libre!", "¡Susha es Azerbaiyán!", "¡Karabaj es Azerbaiyán!

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter