ECONOMÍA


Director ejecutivo de CAERC: “Hay que reestructurar la economía azerbaiyana”

Bakú, 19 de junio, AZERTAC

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha publicado un informe sobre Azerbaiyán en virtud del artículo IV de su Carta.

Vusal Gasimli, director ejecutivo del Centro de Análisis de Reformas Económicas y Comunicaciones (CAERC) de Azerbaiyán, comentó los principales puntos del documento, informa AZERTAC.

Según Gasimli, el documento señala que la economía azerbaiyana se ha visto afectada por la pandemia del COVID-19 y los bajos precios del petróleo:

"Por supuesto, además de las razones anteriores, la sequía del año pasado y la exitosa Guerra Patria en respuesta a las provocaciones militares de Armenia también tuvieron efectos económicos. La misión del FMI considera que el gobierno de Azerbaiyán ha actuado rápidamente para mitigar el impacto de los choques externos. A partir de ahí, el objetivo de la política económica debe ser desarrollar el sector privado, seguir mejorando el entorno empresarial, continuar con las reformas en materia de gobernanza y transparencia, así como profundizar en la diversificación económica y aumentar la resistencia de la economía a las perturbaciones mejorando el acceso a la financiación. Como resultado de las vacunaciones en curso y de la apertura gradual de la economía, se prevé un crecimiento económico del 2,3% este año y del 3,5% en el sector no petrolero.

Teniendo en cuenta la contracción del 2,6% del sector no petrolero el año pasado, la previsión de crecimiento de este año, del 3,6%, muestra que el sector no petrolero puede no sólo recuperarse totalmente, sino incluso superar su volumen anterior a la crisis. El aumento de la producción de "combustible azul" de este año a través del Corredor Sur de Gas compensará el descenso del 7,2% del sector del petróleo y el gas del año pasado. Incluso en el sector del petróleo y el gas se prevé un crecimiento real del 0,2%".

Recalcó que aunque la balanza fiscal y la balanza por cuenta corriente de Azerbaiyán entraron en la zona negativa el año pasado desde la importante zona positiva anterior a la COVID-19, este año se espera que los "saldos gemelos" se recuperen: "El aumento de las exportaciones de gas, los precios del petróleo que superan los 70 dólares y el crecimiento de dos dígitos de las exportaciones no petroleras sugieren que el superávit por cuenta corriente alcanzará el 2,4% del PIB este año. A medida que aumenta el coste de la lucha contra el COVID-19 y la reconstrucción de las zonas liberadas, se prevé que el déficit presupuestario consolidado disminuya del 5,6% del PIB previsto este año al 3% el próximo. Teniendo en cuenta el estado de los "equilibrios gemelos" y la inflación de las importaciones, se prevé que la inflación se sitúe en torno al 4% en el "corredor" previsto por el Banco Central. El papel de los factores crecientes en el balance de riesgos de la inflación ha aumentado. A pesar del aumento de la inflación real en el contexto de los factores de gasto externo e interno no monetarios y del crecimiento de la oferta monetaria, ésta se mantiene en el corredor objetivo. La mejora del "saldo gemelo" y el nivel aceptable de la deuda pública también repercuten positivamente en la estabilidad del manat, principal ancla de la estabilidad macroeconómica."

Según Gasimli, en el año de la crisis, en 2020, la política fiscal se caracterizó por su flexibilidad, y los estabilizadores automáticos respondieron a las perturbaciones, e incluso se suspendió la aplicación de las normas presupuestarias: "Sin embargo, a largo plazo, es posible lograr la consolidación fiscal mediante el desarrollo de nuevas reglas fiscales, una mayor mejora de las finanzas públicas, el aumento de la eficiencia del gasto, los subsidios y el empleo en el sector público, la mejora de la administración tributaria y aduanera y, lo que es más importante, mediante las reformas del sector público". Siguiendo las "Normas para evaluar la eficacia de las concesiones fiscales y aduaneras", se pretende evaluar la eficacia económica y social de las concesiones y exenciones fiscales y aduaneras existentes o propuestas, junto con el presupuesto. Estas medidas son también cruciales para la sostenibilidad fiscal.

Gasimli también comentó la política monetaria en el informe del FMI: "Durante la crisis, se tomaron medidas para regular la huelga, proteger los derechos de los consumidores, acelerar la transición a la digitalización, aumentar la inclusión financiera, promover los canales de servicios en línea, mantener la disciplina financiera, fomentar la expansión del crédito y apoyar la sostenibilidad económica". Aunque el informe del FMI destaca la reducción de los tipos de interés y la flexibilización monetaria, los tipos de interés de los préstamos siguen siendo elevados. Las señales de adecuación de capital y liquidez del sector bancario superan la norma, y los indicadores de los bancos mejoran. Aunque la cartera de préstamos del sistema bancario aumentó un 3,8% en los cinco primeros meses de este año, incluidos los préstamos a empresas en un 2,4%, la política monetaria debería contribuir más a la actividad económica y al sector real a corto plazo, así como aumentar la capacidad de transmisión monetaria."

Para concluir, Vusal Gasimli se refirió a las reformas estructurales del informe del FMI: "El agotamiento de las reservas de petróleo, la transformación digital, el paradigma de desarrollo "verde" y la reintegración de Karabaj hacen necesaria una reestructuración de la economía azerbaiyana basada en las nuevas prioridades nacionales aprobadas por el presidente Ilham Aliyev."

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.