POLÍTICA


EU Reporter: “Para Azerbaiyán, 2022 será el 'Año de Shusha': ¿Qué significa eso?”

Bakú, 17 de enero, AZERTAC

La plataforma de noticias EU Reporter, con sede en Bruselas, ha publicado un artículo titulado "Para Azerbaiyán 2022 será el 'Año de Shusha': ¿Qué significa eso?", informa AZERTAC.

Escrito por el asesor principal del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales (AIR Center) con sede en Bakú, Vasif Huseynov, el artículo afirma: "En su discurso al pueblo azerbaiyano con motivo del 31 de diciembre de 2021 -día que se celebra en Azerbaiyán como el Día de la Solidaridad de los azerbaiyanos del mundo junto con el Año Nuevo-, el presidente Ilham Aliyev declaró 2022 como el "Año de Shusha". Shusha es una ciudad montañosa situada en la región azerbaiyana de Karabaj y ocupa un lugar fundamental en la historia y la cultura del país.

En 2022 se cumple el 270º aniversario de la fundación de esta ciudad, que se estableció en 1752 por orden de Panah Ali Khan, entonces gobernador de Karabaj, que quería construirla como fortaleza para evitar los ataques de sus rivales. Se eligió esta zona en particular debido a su ubicación geográfica a 1300-1600 m. de altitud, rodeada de duros acantilados que la hacían inaccesible para los ataques enemigos.

Desde los primeros años de su creación hasta 1992, Shusha no dejó de prosperar y evolucionar hasta convertirse en una capital cultural de la región en general. A menudo llamada el "Conservatorio del Cáucaso", la ciudad dio a luz a muchos artistas, músicos y poetas famosos. Por ejemplo, Uzeyir Hajibayli, fundador de la música clásica compuesta y de la ópera en Azerbaiyán, y primer compositor de una ópera en el mundo islámico, nació y creció en Shusha.

La ciudad fue el lugar de nacimiento del famoso tenor azerbaiyano Bulbul, una poetisa azerbaiyana del siglo XIX, Khurshidbanu Natavan. Molla Panah Vagif, poeta azerbaiyano del siglo XVIII que fundó la tendencia realista en la poesía azerbaiyana, nació y vivió en Shusha durante toda su vida. Las contribuciones de la ciudad a la cultura de Azerbaiyán florecieron en el siglo XX con el nacimiento del renombrado director de orquesta Niyazi y los famosos cantantes Seyid y Khan Shushinski.

La ciudad ha sido uno de los centros de la industria del tejido de alfombras en Azerbaiyán y solía exportar las alfombras producidas localmente a los mercados mundiales en la segunda mitad del siglo XIX. En 1867, los tejedores de alfombras de Shusha participaron y ganaron premios en una exposición internacional en París.

La ciudad albergaba 549 edificios históricos, calles pavimentadas con una longitud total de 1203 metros, 17 fuentes, 17 mezquitas, 6 caravasares, 3 tumbas, 2 madrasas, 2 castillos y murallas.

A lo largo de su historia, la ciudad estuvo poblada predominantemente por azerbaiyanos y, en 1989, albergaba a 20.579 personas, de las cuales 1.377 eran de etnia armenia. En el transcurso de la guerra a gran escala que Armenia libró contra Azerbaiyán a principios de la década de 1990, la ciudad cayó bajo el control de aquellos el 8 de mayo de 1992. Como resultado de la ocupación de Shusha, murieron 480 civiles, 600 resultaron heridos y 22.000 fueron desplazados. No se sabe nada del destino de los 68 que fueron tomados como rehenes por los armenios.

La ocupación puso fin al auge de la ciudad de Shusha y la convirtió en objeto de un implacable genocidio cultural, ya que los armenios, en un intento de borrar las huellas de los azerbaiyanos, destruyeron o se apropiaron indebidamente de los iconos culturales de la ciudad. Según los informes oficiales, 279 monumentos religiosos, históricos y culturales fueron destruidos en este periodo que duró hasta la Guerra de los 44 días de Karabaj (también conocida como Segunda Guerra de Karabaj) de finales de 2020.

Mientras tanto, Armenia apenas invirtió en la reconstrucción de la ciudad, a pesar de afirmar insistentemente que Shusha siempre formó parte de la cultura y la historia armenias. Como concluyó un destacado experto británico, Thomas de Wall, tras su visita a Shusha a principios de la década de 2000, los armenios trataban la ciudad como un trofeo de guerra que saquear o un lugar donde rezar, en lugar de invertir y vivir.

Tras 28 años de ocupación ilegal, el 8 de noviembre de 2020, en un movimiento decisivo para la Segunda Guerra de Karabaj, las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán liberaron Shusha del control armenio. Esto abrió un nuevo capítulo en la historia de la ciudad, ya que Azerbaiyán puso en marcha un amplio plan de reconstrucción para reconstruir la ciudad junto con todos los demás territorios recién liberados.

En mayo de 2021, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, firmó una orden que declaraba la ciudad de Shusha como capital cultural de Azerbaiyán. Esta decisión se tomó para restaurar el aspecto histórico de la ciudad, devolverle su antigua gloria y reunirla con la tradicionalmente rica vida cultural, así como promoverla en el ámbito internacional como una perla de la centenaria riqueza cultural, arquitectónica y urbanística de Azerbaiyán, según la orden presidencial.

Celebrando la importancia histórica y cultural de la ciudad para todo el mundo túrquico, la Organización Internacional de Cultura Túrquica, TURKSOY, conocida como la UNESCO del mundo túrquico, nombró a Shusha "Capital Cultural del mundo túrquico" en 2023.

Inmediatamente después de la liberación de la ciudad de Shusha, Azerbaiyán inició la construcción de una nueva carretera de más de cien kilómetros hacia la ciudad, que se completó en menos de un año. En Fuzuli, una ciudad de Karabaj recién liberada y cercana a Shusha, se construyó rápidamente un aeropuerto internacional para facilitar el acceso a la región desde el extranjero y así impulsar su potencial turístico.

Azerbaiyán destinó 2.200 millones de AZN (1.100 millones de euros) a la reconstrucción de los territorios liberados en 2021. Estos fondos se destinaron principalmente a la restauración de infraestructuras (electricidad, gas, agua, comunicaciones, carreteras, educación, sanidad, etc.), así como de monumentos culturales e históricos. La misma cantidad de fondos del presupuesto estatal se asignó a este fin en 2022.

Azerbaiyán también está tratando de atraer fondos internacionales para la reconstrucción de la región que había sido el hogar de más de 700 mil azerbaiyanos antes de la ocupación y su posterior destrucción. La ayuda internacional es fundamental para permitir la rápida rehabilitación de estos territorios y establecer las condiciones de vida necesarias para el regreso de miles de desplazados internos tras hasta 30 años de desplazamiento forzoso.

Al declarar 2022 como el "Año de Shusha", Azerbaiyán designó claramente su prioridad para el próximo año: El pueblo de Azerbaiyán está decidido a reconstruir las ciudades y los pueblos destruidos y a devolver la vida a los antiguos territorios ocupados. El pueblo de Azerbaiyán está decidido a hacer de nuevo de Shusha el centro cultural del Cáucaso".

 

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.