HISTORIA SANGRIENTA


El Genocidio del 31 de marzo es una de las páginas más sangrientas de la historia de la humanidad

Bakú, 31 de marzo, AZERTAC

Junto a numerosas páginas gloriosas, en los últimos doscientos años se han escrito tragedias y genocidios en la historia de Azerbaiyán.

Uno de esos terribles acontecimientos tuvo lugar en marzo-abril de 1918. Estos sucesos fueron descritos como el genocidio del 31 de marzo en la historia de Azerbaiyán, ya que decenas de miles de azerbaiyanos inocentes fueron brutalmente asesinados sólo por motivos de pertenencia nacional.

AZERTAC repasa una vez más el genocidio del 31 de marzo bajo el prisma de nuevos hechos.

Hace ciento cuatro años los dashnaks y bolcheviques armenios cometieron atrocidades sin precedentes contra la población azerbaiyana en Bakú, Shamakhi, Guba, Karabaj, Zangazur, Najchiván, Lankaran, Ganja y otras regiones, mataron a más de 70 mil personas, entre ellas mujeres, niños, ancianos, quemaron aldeas, expulsaron a la gente de sus tierras natales con especial crueldad.

Los grupos armados armenios han arrasado 229 pueblos en la provincia de Bakú, 272 en la de Ganja, 115 en la de Zangazur y 157 en Karabaj.

Como resultado del genocidio cometido en 1918-1920 por los bandidos de Andranik contra los azerbaiyanos, la mayor parte de la población del territorio de la actual Armenia, es decir, 565 mil personas, fue brutalmente asesinada o expulsada de sus tierras ancestrales.

Numerosas obras maestras de la arquitectura nacional, escuelas, hospitales, mezquitas y otros monumentos fueron destruidos.

Por decisión del Consejo de Ministros de la República Democrática de Azerbaiyán del 15 de julio de 1918 se creó una Comisión de Investigación Extraordinaria con el objetivo de investigar esta tragedia.

En la primera fase, la comisión investigó los graves crímenes cometidos por los armenios en Shamakhi, en el territorio de la provincia de Iravan.

Se creó una estructura especial dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores para llevar esta verdad a la comunidad internacional.

El 31 de marzo fue declarado día de luto nacional por la República Democrática de Azerbaiyán (RDA por sus siglas en inglés).

Así, por primera vez en la historia, se intentó hacer una valoración política de los procesos agresivos de genocidio contra los azerbaiyanos, que llevaban más de un siglo. Sin embargo, tras la caída de la RDA, el trabajo en este ámbito se interrumpió.

Al pasar las páginas de la historia, uno se encuentra con nuevos hechos que atestiguan las atrocidades armenias.

Recientemente, las búsquedas se han ampliado para aclarar la información. Se revelan numerosos documentos de archivo irrefutables, pruebas del genocidio.

Por ejemplo, en lo que respecta al número de muertos en Shamakhi en marzo-abril de 1918, en algunas informaciones esta cifra asciende a 7 mil, en otras a 8-12 mil, e incluso a 40 mil.

En los documentos de la comisión de investigación extraordinaria establecida por el gobierno de la República de Azerbaiyán se menciona que 3632 hombres, 1771 mujeres y 956 niños fueron asesinados salvajemente en 58 pueblos de la provincia de Shamakhi en marzo y abril de 1918. Pero según los cálculos de los expertos basados en documentos de archivo, en 53 pueblos de la provincia de Shamakhi fueron asesinados 8027 azerbaiyanos, de los cuales 4190 eran hombres, 2560 mujeres y 1277 niños. Según otras fuentes, 7.000 personas, entre ellas 1653 mujeres y 965 niños, fueron asesinadas en 72 pueblos de Shamakhi.

La Comisión Extraordinaria de Investigación atestigua que 86 de los 120 pueblos de la provincia de Shamakhi fueron objeto de agresiones armenias.

Debido a que la comisión RDA interrumpió su trabajo, no es posible encontrar información sobre los otros 34 pueblos.

Desde los años 90, los investigadores locales han realizado una serie de trabajos en relación con el esclarecimiento del número de personas asesinadas en la ciudad de Shamakhi en marzo-abril de 1918. Como resultado de su investigación (recuerdos e información recogida de un centenar de testigos) se estableció que bajo el liderazgo de los criminales armenios S. Shaumyan, S.Lalayev, Z.Arrestisyan, los hermanos T.Amirov y A. Amiryan mataron a unas 14-16 mil personas en Shamakhi, 6-8 mil personas en sus 40 pueblos y asentamientos. El número de personas expulsadas del distrito de Shamakhi fue de más de 18 mil.

Como resultado del ataque armado armenio durante los primeros cinco meses de 1918 en el distrito de Guba más de 16 mil personas fueron asesinadas con especial crueldad, 167 pueblos fueron destruidos. Se han descubierto varios hechos nuevos sobre las masacres de azerbaiyanos por parte de unidades armenio-dashnak en el distrito de Guba. Uno de esos hechos son las fosas comunes descubiertas en la ciudad de Guba en 2007. Las unidades militares armenias bajo la dirección de Amazasp masacraron no sólo a la población turco-musulmana de Guba, sino también a los judíos. Como resultado de su investigación, se estableció que en 1918-1919 alrededor de 3.000 judíos fueron asesinados por los armenios en Guba.

La política de genocidio de los armenios contra los azerbaiyanos continuó en nuestros tiempos. En la noche del 25 al 26 de febrero de 1992 se cometió el siguiente terrible genocidio en la ciudad azerbaiyana de Joyalí. Como resultado del ataque traicionero en la noche 613 personas, incluyendo 106 mujeres, 63 niños y 70 ancianos fueron asesinados con especial crueldad, 487 personas, incluyendo 76 niños fueron gravemente heridos, 1275 personas fueron tomadas como rehenes.

El Estado azerbaiyano ha tomado todas las medidas necesarias para que el mundo conozca la verdad sobre el genocidio de marzo. La actividad intencionada en este ámbito se inició después de que el líder nacional Heydar Aliyev volviera al poder político en Azerbaiyán. Por el decreto del gran líder del 26 de marzo de 1998, el 31 de marzo fue declarado como el Día del Genocidio de los azerbaiyanos.

Junto con esto, el Decreto de Heydar Aliyev "Sobre la deportación masiva de azerbaiyanos de las tierras históricas y étnicas de la RSS armenia en 1948-1953", de fecha 18 de diciembre de 1997, es de gran importancia en términos de estudio exhaustivo de la deportación de azerbaiyanos de la RSS armenia y de dar una evaluación política y legal de estos crímenes a la comunidad internacional. Estos decretos son importantes no sólo para estudiar y perpetuar las sangrientas páginas de nuestra historia, sino también para exponer el chovinismo y el terrorismo armenios.

Para comunicar mejor la verdad sobre este crimen contra los azerbaiyanos al público del país y del

mundo, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, firmó un decreto en 2018 -en la víspera del centenario del genocidio-. Para ello se ha elaborado y aplicado un plan de acción especial.

AZERTAC también sigue esforzándose por poner de relieve las realidades del genocidio de los azerbaiyanos y difundirlas en una geografía más amplia. Para ello, se ha creado una sección especial "Memoria de la sangre" en el sitio web de la agencia. En la sección sobre el 31 de marzo se recogen cientos de noticias, materiales de investigación y documentos de archivo, así como sobre el genocidio de

Joyalí. Esta información y materiales se difunden también en ruso, inglés, alemán, francés, árabe, chino y español, y se comunican a un amplio público internacional.

Todos los crímenes cometidos por los armenios contra nuestra nación a lo largo de la historia fueron respondidos en la guerra patria de 44 días que comenzó en septiembre de 2020. El ejército azerbaiyano, bajo la dirección del comandante en jefe Ilham Aliyev, vengó en el campo de batalla las atrocidades cometidas por los armenios dentro de la quimera sobre la "Gran Armenia" durante más de 200 años. La ocupación de 30 años de Armenia llegó a su fin y se restauró la integridad territorial de nuestro país.

 

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.