SOCIEDAD


El Tribunal Supremo emite una declaración sobre los ataques del ejército armenio a civiles azerbaiyanos

Bakú, 1 de noviembre, AZERTAC

El Tribunal Supremo de la República de Azerbaiyán ha emitido una declaración sobre los asesinatos y lesiones de civiles como resultado de los ataques del ejército armenio contra la población pacífica.

AZERTAC informa que firmada por el presidente del Tribunal Supremo, Ramiz Rzayev, la declaración reza: "Los días 27 y 28 de octubre de 2020, las fuerzas armadas de la República de Armenia, al violar una vez más la cesación del fuego por motivos humanitarios declarada oficialmente, dispararon contra una ciudad densamente poblada de la República de Azerbaiyán, la ciudad de Bardá, situada a unos 40 kilómetros de la zona militar activa en el territorio de Azerbaiyán, utilizando un sistema de cohetes de lanzamiento múltiple Smerch con municiones de racimo prohibidas internacionalmente.

Se informa de que 26 civiles, incluidos niños, resultaron muertos y más de 83 sufrieron heridas de diversa consideración como consecuencia de los ataques deliberados e indiscriminados contra la población civil azerbaiyana. Además de las bajas civiles comunicadas, se infligieron graves daños a la infraestructura civil. Esta última serie de ataques deliberados e indiscriminados contra la población civil de Bardá ha sido ampliamente documentada en informes publicados por Amnistía Internacional, Human Rights Watch y otros organismos de vigilancia de los derechos humanos.

Desde el comienzo de los ataques armenios contra Azerbaiyán, el 27 de septiembre de 2020, 91 civiles han resultado muertos, más de 400 han sufrido heridas de diversa consideración y más de

3.000 objetos civiles, incluidas propiedades privadas, han sido destruidos o dañados en diversas ciudades y asentamientos de Azerbaiyán por las fuerzas armadas armenias.

Se ha informado ampliamente de que las fuerzas armadas de Armenia siguen bombardeando hasta la fecha a la población civil azerbaiyana desde su territorio y los territorios ocupados de Azerbaiyán. El Gobierno de Armenia presta apoyo militar, político, financiero y material de otro tipo al régimen criminal de los territorios ocupados de Azerbaiyán, incluido el envío de sus fuerzas armadas, equipo militar y los llamados "voluntarios" -de hecho, mercenarios- al territorio soberano de Azerbaiyán.

En vista del abrumador peso de las pruebas, el 27 de octubre de 2020 el Gobierno de Azerbaiyán presentó una solicitud al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la que pedía a Armenia que, además de poner fin a las medidas ilegales mencionadas, retirara inmediatamente sus fuerzas armadas y militantes estacionados ilegalmente en el territorio de Azerbaiyán y se abstuviera de aplicar la política de odio hacia Azerbaiyán y sus nacionales.

A su vez, el Gobierno de Azerbaiyán ha declarado que, en todo momento, se atiene al principio fundamental del derecho internacional humanitario, que exige que las fuerzas armadas respeten la prohibición absoluta de atacar a los civiles o realizar ataques que los perjudiquen indiscriminadamente. Las fuerzas armadas de Azerbaiyán han afirmado su compromiso de no tomar represalias contra la población civil, sino de lanzar golpes importantes contra los objetivos militares legítimos del enemigo en el campo de batalla.

Como resultado del ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa en pleno cumplimiento del Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas con miras a restablecer la integridad territorial de sus fronteras internacionalmente reconocidas, las fuerzas armadas de Azerbaiyán han liberado en las últimas semanas varias ciudades y asentamientos azerbaiyanos de la ocupación armenia, incluidas las ciudades de Djabrayil, Fuzulí, Zanguilán y Gubadlí.

Exhortamos a la comunidad internacional a que condene enérgicamente los ataques terroristas contra la ciudad de Bardá y otros asentamientos residenciales de Azerbaiyán. Quienes han perpetrado estos atroces crímenes de lesa humanidad, incluida la matanza sin precedentes cometidos contra la población civil azerbaiyana en la ciudad de Joyalí en febrero de 1992, deben ser detenidos inmediatamente y llevados ante la justicia.

Apoyamos los esfuerzos del Gobierno de Azerbaiyán por restablecer su integridad territorial y aplicar los términos explícitos de las resoluciones 822, 853, 874 y 884 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de 1993, en las que se reconoce a Nagorno-Karabaj y los distritos adyacentes como parte integrante de Azerbaiyán y se exige la retirada inmediata, completa e incondicional de las fuerzas armadas de Armenia de los territorios ocupados de Azerbaiyán".

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.