ECONOMÍA


El aceite Carbonell y Koipe se disparan un 30% en Bolsa tras esquivar la disolución

Bakú, 4 de junio, AZERTAC

Deoleo, la empresa aceitera dueña de marcas como Carbonell, Hojiblanca, Koipe o Bertolli, se desmarca este martes en Bolsa después de que ayer la Junta de Accionistas aprobara la reducción de capital que permite a la firma salir de la quiebra técnica y evitar el concurso de acreedores o la liquidación. Las acciones de la compañía se han disparado casi al 45% en el mercado y se sitúan en 0,066 euros en una muestra de respaldo de los inversores en medio de su delicada situación.

La subida borra de un plumazo las pérdidas acumuladas en lo que va de año, situando la remontada en el 16,81% y su capitalización actual en 93 millones de euros.

La tensión fue la tónica en el encuentro celebrado ayer por los accionistas de la empresa, que por segunda vez en dos años optaron por reducir capital para tratar de reconducir su crisis y dejar atrás la quiebra técnica. Se habla de causa de disolución cuando el patrimonio neto de una empresa cae por debajo de la mitad del capital social.

Deoleo cerró 2018 con unas pérdidas de 291 millones de euros, de las cuales 238 millones procedían de un test de deterioro de sus activos que provocó que su patrimonio neto quedara por debajo de la mitad de su capital social. Para resolverlo, la junta aprobó ayer una reducción de capital de 137,67 millones de euros, una cantidad inferior a los 323 millones de la reducción realizada en 2017. Su deuda ronda los 550 millones y su ebitda, los 15 millones, un 50% por debajo del ejercicio anterior.

A las cifras se suman los problemas en su equipo directivo, en el que se han registrado varios relevos en los últimos meses. Precisamente la cita de ayer suponía la puesta de largo del nuevo presidente y consejero delegado, Ignacio Silva, que llegó al cargo el pasado mes de abril tras el fugaz paso -menos de un mes- de Miguel Ibarrola.

El dirigente aprovechó su intervención para pedir al Gobierno una "ley de trazabilidad" que garantice un nuevo marco regulatorio para el aceite de oliva y que el producto abandone la situación de "precios y márgenes muy bajos".

Su plan, tal y como dijo ayer a los accionistas, pasa por crear una compañía "no más grande, pero sí más fuerte", y para eso cuenta con el respaldo del accionista mayoritario, el fondo CVC, que controla el 56,4% de la firma, y con la dura oposición de los minoritarios.

Tras la dilución de la acción aprobada ayer, que pasa de un importe nominal de 0,1 euros a 0,002 euros, algunos temen que se repita una operación similar a la que ha llevado a cabo el ruso Mikhail Fridman para hacerse con el Grupo Dia, tal y como recoge la agencia Efe.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.