SOCIEDAD


El ayuno del Ramadán puede tener beneficios para la salud

Bakú, 6 de abril, AZERTAC

Durante el mes sagrado del Ramadán, que tiene lugar en el noveno mes del calendario islámico basado en la luna, todos los musulmanes deben abstenerse de comer y beber desde el amanecer hasta el anochecer durante 30 días.

El acto del ayuno tiene como objetivo recordar a los musulmanes a los menos afortunados y reforzar la necesidad de ser agradecidos. Como uno de los cinco pilares, o deberes, del Islam, el ayuno durante el mes de Ramadán es obligatorio para todos los musulmanes adultos sanos. Están exentos los niños que no han llegado a la pubertad, los ancianos, los incapaces física o mentalmente de ayunar, las mujeres embarazadas, las madres lactantes y los viajeros.

El ayuno durante el Ramadán significa la abstinencia de toda comida o bebida, incluida el agua y la goma de mascar, desde el amanecer hasta la puesta del sol. Se recomienda que antes del amanecer los musulmanes tomen una comida previa al ayuno conocida como suhur. Esta comida suele parecerse al desayuno, pero en algunas culturas puede incluir alimentos más parecidos a la cena. Tras la puesta de sol, los musulmanes rompen el ayuno con el iftar, una comida que suele comenzar con dátiles y agua o leche, seguida de la cena. Los musulmanes pueden picar algo por la noche entre esas dos comidas, y se fomenta la hidratación, especialmente cuando el Ramadán cae en verano.

Para el suhur, el iftar y los tentempiés, los musulmanes pueden llegar más fácilmente a la puesta de sol comiendo alimentos ricos en fibra para mantener la saciedad durante más tiempo, frutas y verduras para mantener las reservas de electrolitos y mucho líquido para mantener la hidratación. Los musulmanes también deben limitar los alimentos fritos y los dulces azucarados, que son una tradición cultural común entre muchas etnias durante el mes sagrado.

El ayuno desde el amanecer hasta el anochecer durante 30 días aumentó los niveles de proteínas que desempeñan un papel crucial en la mejora de la resistencia a la insulina y la protección contra los riesgos de una dieta alta en grasas y azúcar, según una investigación presentada en “Digestive Disease Week”.

La alimentación y el ayuno pueden afectar significativamente a la forma en que el cuerpo produce y usa las proteínas que son fundamentales para disminuir la resistencia a la insulina y mantener un peso corporal saludable. Por lo tanto, el momento y la duración entre las comidas pueden ser factores importantes a considerar para las personas que luchan con patologías relacionadas con la obesidad.

AZERTAC Español

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.