POLÍTICA


El debate del Consejo de Seguridad se centró en las violaciones sistemáticas del derecho internacional cometidas por Armenia en los territorios ocupados de Azerbaiyán

Washington, D.C., 3 de agosto, AZERTAC

"Durante la agresión en curso de la República de Armenia contra Azerbaiyán se cometieron graves violaciones del derecho internacional humanitario, incluidos crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y actos de genocidio. La política de tierras quemadas que aplica la parte armenia incluye la limpieza étnica de los territorios ocupados de todos los azerbaiyanos y la muerte o lesiones brutales de miles de civiles, incluidos niños. Durante más de treinta años Azerbaiyán ha sido uno de los países con mayor número de refugiados y personas desplazadas del mundo, muchos de los cuales son niños". Así lo declaró el viernes el Representante Permanente de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas, Yashar Aliyev, en el debate abierto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas "Los niños y los conflictos armados".

Según AZERTAC, el diplomático señaló en su discurso que la República de Azerbaiyán es parte en la Convención sobre los Derechos del Niño y en el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados, así como en los Convenios de Ginebra de 1949 relativos a la protección de las víctimas de la guerra, y que los dirigentes del país apoyan enérgica y sistemáticamente los esfuerzos internacionales encaminados a garantizar una protección más eficaz de los derechos de los niños afectados por los conflictos armados y mejorar su situación.

A pesar de que se han logrado algunos progresos en los planos internacional, regional y nacional en la prevención de las violaciones graves cometidas contra los niños y la respuesta a ellas, sigue habiendo graves problemas. Según el informe del Secretario General, "el asesinato y la mutilación de niños han alcanzado un nivel sin precedentes en todo el mundo desde el establecimiento del mecanismo de vigilancia y presentación de informes sobre los niños y los conflictos armados en virtud de la resolución 1612 (2005) del Consejo de Seguridad" (A / 73/907 - S / 2019/509, párr. 6), señaló el diplomático azerbaiyano.

Los esfuerzos de protección eficaces deben estar libres de selectividad y deben abarcar todas las situaciones de conflicto armado sin distinción, incluidos, en particular, los conflictos prolongados y los efectos de larga data en los civiles y los niños. No se deben pasar por alto los errores del pasado reciente, como los ataques contra escuelas y hospitales, el asesinato y la mutilación de niños, el desplazamiento forzado y el secuestro de niños.

En febrero de 1992, la mayor masacre durante el conflicto se cometió contra civiles en la ciudad de Joyalí, en la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán. Como resultado del ataque y la captura de la ciudad por las fuerzas armadas de Armenia, cientos de azerbaiyanos, entre ellos mujeres, niños y ancianos, murieron, resultaron heridos o fueron tomados como rehenes, y la ciudad fue destruida hasta los cimientos.

Como resultado de la guerra contra Azerbaiyán, desaparecieron 3.888 ciudadanos azerbaiyanos, entre ellos 718 civiles, 71 de los cuales eran niños. Las personas desaparecidas han desaparecido en circunstancias muy preocupantes para su bienestar, especialmente en vista de los brutales métodos de guerra ampliamente utilizados por la parte armenia durante el conflicto. Ereván se niega a dar cuenta de las personas desaparecidas bajo su control, así como a llevar a cabo una investigación rápida y efectiva sobre su suerte, subrayó Y. Aliyev.

El diplomático azerbaiyano declaró que, a pesar de la existencia de un régimen oficial de cesación del fuego, las fuerzas armadas armenias habían atacado repetidamente a civiles y bienes de carácter civil en Azerbaiyán a lo largo de la línea de frente o más allá de ella. Así, como resultado de los intensos bombardeos de abril de 2016, muchas escuelas de las regiones de Goranboy, Tartar, Agdam y Agdzabedi de Azerbaiyán sufrieron daños. Esto se confirmó en el informe de evaluación de 15 de mayo de 2016 publicado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados sobre su misión a las zonas afectadas de Azerbaiyán.

Según el derecho internacional, los ataques deliberados contra edificios destinados a la educación constituyen un crimen de guerra. Cabe señalar también que los ataques contra escuelas y hospitales son una de las graves violaciones que la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados tiene el mandato de vigilar e informar al respecto, dijo el Representante Permanente de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas.

Para romper los ciclos de violencia y contribuir a los esfuerzos de prevención, se debe respetar el derecho internacional humanitario y poner fin a la impunidad. Como consecuencia inevitable de los crímenes cometidos, la responsabilidad es un prerrequisito importante para la paz y la reconciliación a largo plazo, dijo Y. Aliyev en su discurso de clausura.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.