SOCIEDAD


El desarrollo sostenible necesita un planeta sano

Bakú, 23 de febrero, AZERTAC

En su intervención ante la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el secretario general de la ONU, António Guterres, calificó el momento actual como "un periodo de crisis e inestabilidad", y afirmó que el bienestar de las personas depende en gran medida de su relación con la naturaleza, informa AZERTAC con referencia al sitio web de la ONU.

Tras señalar que la COVID-19 ha llevado a millones de personas a la pobreza y al crecimiento de las desigualdades, el responsable de la ONU recordó que todos estos choques se producen frente al "triple desastre medioambiental": el cambio climático, la reducción de la biodiversidad y la contaminación ambiental. En su discurso por vídeo ante la quinta sesión de la Asamblea de la ONU sobre el medio ambiente, Guterres expresóque 2021 debería ser el año de la reconciliación con la naturaleza.

Refiriéndose al informe recientemente publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) "Paz con la Naturaleza", el jefe de la ONU subrayó que un planeta sano es necesario para el desarrollo sostenible.

Tras la Asamblea, los Estados miembros se reunirán para debatir sobre el ritmo de pérdida de biodiversidad, la contaminación química, la salud de los océanos, la desertificación y el cambio climático.

Calificando estas discusiones como "una oportunidad para establecer objetivos y desarrollar planes de acción", Guterres afirmó que el próximo año será un año intenso, con "mucho trabajo responsable para formular las dimensiones ambientales del desarrollo sostenible".

"Los gobiernos y todas las personas deben... darse cuenta de que todos los problemas medioambientales, sociales y económicos están interconectados. Y deben ser resueltos conjuntamente por todos", dijo el jefe de la ONU.

El jefe de la ONU dijo que en la situación actual, con los mares y océanos repletos de plástico y que se oxidan rápidamente, las reservas de flora y fauna disminuyen y la temperatura del aire aumenta, la inacción ya no es una opción. "No tenemos más remedio que cambiar la forma en que tratamos la naturaleza", subrayó Guterres, añadiendo que la protección del medio ambiente debe estar en el centro de todas las políticas y planes.

En la actualidad, alrededor de la mitad del Producto Interior Bruto (PIB) mundial depende de los dones de la naturaleza. En las dos últimas décadas, la cantidad de capital mundial vinculado a la naturaleza ha disminuido un 40%. Esta tendencia ha llevado al Foro Económico Mundial a incluir la pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas como una de las cinco principales amenazas a las que se enfrentará la humanidad en la próxima década.

El secretario general cree que la necesidad de una acción urgente es mayor que nunca. Recordó que la próxima conferencia de la ONU sobre el clima, conocida como COP26, se celebrará en Glasgow en noviembre. En esa conferencia, se espera que todos los países anuncien sus planes nacionales de descarbonización. En la conferencia sobre biodiversidad que se celebrará en mayo en Kunming (China), los países deberán presentar sus estrategias para frenar la pérdida de flora y fauna.

Otra tarea urgente que contribuirá a recomponer las relaciones con la naturaleza, según el secretario general, es la gestión adecuada de los productos químicos y los residuos.

El secretario general instó a abandonar las prácticas pesqueras excesivas e insostenibles, a ampliar las áreas marinas protegidas y a mantener los entornos marinos libres de contaminación.

"En gran medida, la viabilidad de la humanidad en este planeta depende de sus esfuerzos", declaró el secretario general dirigiéndose a la Asamblea.

Haciendo un llamamiento al liderazgo y al cuidado de las generaciones futuras, Guterres expresó su confianza en que todavía hoy es posible proteger el planeta para que toda la humanidad no sólo sobreviva, sino que prospere.

La directora del PNUMA, Inger Andersen, advirtió que, a menos que se tomen medidas urgentes, las generaciones futuras "heredarán un planeta sobrecalentado con el mayor contenido de carbono en la atmósfera desde hace 800.000 años". Citó las estimaciones de los científicos de que la humanidad tendrá que vivir "en ciudades que se hunden" y "con suficientes residuos tóxicos para llenar 125.000 piscinas olímpicas cada año".

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.