ECONOMÍA


El gasto en energías limpias sólo representa el 4% de los paquetes de estímulo económico globales

 

Bakú, 12 de abril, AZERTAC

El gasto en energías limpias de los paquetes estatales de recuperación económica en respuesta a la crisis de COVID-19 representa sólo el 4%, o 710 mil millones de dólares, del total de 18,2 billones de dólares movilizados para reconstruir las economías, según la última actualización del Rastreador de Recuperación Sostenible de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) realizada el martes.

Aunque el gasto ecológico mundial ha registrado un aumento del 50% en los últimos cinco meses, la AIE señaló que la diferencia entre las economías avanzadas y las que están en desarrollo es preocupante.

El Plan de Recuperación Sostenible de la AIE, desarrollado en 2020 en colaboración con el Fondo Monetario Internacional (FMI), estimó que si los gobiernos movilizan 1 billón de dólares en inversiones en energías limpias cada año entre 2021 y 2023, impulsarían la economía mundial, crearían millones de puestos de trabajo y situarían las emisiones en una trayectoria conforme a París que también se alinearía con el Escenario de Emisiones Netas Cero.

Las economías avanzadas representan más de 370 mil millones de dólares de gasto que se utilizarán antes de finales de 2023, lo que equivale a un nivel de gasto público a corto plazo que ayudaría a mantener la puerta abierta para la trayectoria mundial de la AIE hacia las emisiones netas cero para 2050, reporta AZERTAC según la Agencia Anadolu.

Sin embargo, en las economías emergentes y en desarrollo, la cantidad total de recursos financieros que se dedican a medidas de recuperación sostenible es una décima parte de la cantidad en las economías avanzadas, lo que refleja sus muy diferentes circunstancias financieras y económicas, dijo la AIE.

En las economías emergentes y en vías de desarrollo se han previsto unos 52.000 millones de dólares de gasto en recuperación sostenible para finales de 2023, lo que, según la AIE, está muy por debajo de lo que se necesita en un camino hacia las emisiones netas cero para 2050.

- El mundo aún necesita ampliar masivamente el despliegue de energías limpias

La AIE subrayó que es poco probable que la brecha se reduzca a corto plazo, ya que los gobiernos con medios fiscales ya limitados se enfrentan ahora al reto de mantener la asequibilidad de los alimentos y el combustible para sus ciudadanos en medio del aumento de los precios de las materias primas tras la invasión de Rusia en Ucrania.

"Los países en los que la energía limpia está en el centro de los planes de recuperación mantienen viva la posibilidad de alcanzar las emisiones netas cero para 2050, pero las difíciles condiciones financieras y económicas han socavado los recursos públicos en gran parte del resto del mundo", declaró Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE, sobre las principales conclusiones del tracker.

Subrayó que la cooperación internacional será esencial para cambiar estas tendencias de inversión en energía limpia, especialmente en las economías emergentes y en desarrollo, donde la necesidad es mayor.

"Los gobiernos que puedan eliminar la burocracia y establecer rápidamente programas eficaces serán los que cosechen los beneficios y se posicionen en la nueva economía energética mundial que está surgiendo", dijo Birol.

"Aunque la última actualización del Rastreador de Recuperación Sostenible apunta a señales prometedoras en las economías avanzadas, el mundo sigue necesitando ampliar masivamente sus esfuerzos de despliegue de energías limpias a lo largo de esta década, sobre todo en las economías en desarrollo, si queremos preservar la esperanza de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C".

El gasto ecológico global en los paquetes de recuperación económica es más de un 40% mayor que en los paquetes de estímulo que los gobiernos promulgaron tras la crisis financiera mundial de 2008.

La guerra empuja a los gobiernos a promulgar medidas para que la energía sea asequible

Según la AIE, el aumento de los precios de los combustibles fósiles, agravado por la invasión rusa de Ucrania, ha empujado a los gobiernos tanto a promulgar medidas inmediatas para hacer más asequible la energía como a explorar los esfuerzos para reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

El seguimiento de la AIE muestra que las ayudas de emergencia a la asequibilidad por parte de los gobiernos de todo el mundo para los hogares y las empresas han alcanzado unos 270.000 millones de dólares desde el inicio de la temporada de calefacción de invierno en el hemisferio norte en 2021.

Sin embargo, muchas de las medidas más eficaces para reducir la demanda de petróleo y gas, como la instalación de bombas de calor y la ampliación del uso del transporte público, los carriles bici y el ferrocarril de alta velocidad, aún no han recibido el nivel necesario de apoyo gubernamental hasta la fecha, dijo la AIE.

"En general, el gasto público en energía sostenible sigue siendo una pequeña proporción de los 18,2 billones de dólares de salidas fiscales sin precedentes que los gobiernos han dedicado a contrarrestar los impactos económicos de Covid-19", destacó la AIE.

La AIE calcula que el gasto público que se había destinado antes de 2023 podría apoyar inversiones sostenibles por valor de más de 1,6 billones de dólares, movilizando mayores niveles de participación del sector privado.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.