CULTURA


El legendario linier azerbaiyano-Tofig Bahramov

Bakú, 14 de septiembre, AZERTAC

Hay alguien que ayuda a un juez en un partido de tenis o fútbol. Está al borde de una de las banquetas de la cancha. Estamos hablando del encargado de la línea. No hay ningún silbato entre sus atributos, pero puede prescindir de él sin ningún problema. Puede agitar una bandera, fijando la posición "offside", o alguna otra violación que no siempre puede ver al árbitro.

Además de los movimientos de las manos, tiene también un asentimiento afirmativo de la cabeza en su arsenal. Esta inclinación de cabeza es terrible para algunos, y grande para otros. Es muy posible que pase a la historia, especialmente si se comete en la prórroga de la final de la Copa Mundial.

La persona de la que estamos a punto de hablar ahora es un árbitro, famoso por sus decisiones controvertidas y ambiguas en el campo de fútbol.

Tofik Bahramov era un árbitro de fútbol soviético (azerbaiyano) de fama mundial.

Tofik Bahramov nació en 1926 en Aghdzabedi (una región de Azerbaiyán). Comenzó su carrera futbolística en 1940 en Bakú (la capital de Azerbaiyán), jugando en el club infantil local "Spartak". Luego se trasladó a "Neftyanik" (ahora “Neftchi Bakú FK”). Jugó sólo en el nivel de campeonato de la República Socialista Soviética de Azerbaiyán. La carrera del jugador no dio resultado: sufrió una grave lesión en la pierna, fue operado y luego se trasladó al cargo de árbitro.

Tofik Bahramov asistió inesperadamente al Campeonato Mundial de 1966. Antes de la invitación a juzgar los partidos del principal torneo de fútbol, el árbitro soviético sólo impartió justicia en dos partidos en la arena internacional.

Así, en el Mundial de 1966, en el partido final del 30 de julio, en el Estadio de Wembley de Londres, Tofik Bahramov fue llamado para ayudar al suizo Gottfried Dienst en el partido entre los equipos más fuertes de Inglaterra y Alemania. El mundo entero estaba encadenado a las pantallas de sus televisores, y los que no lo tenían, con el interés de seguir lo que estaba sucediendo, escuchando la transmisión en la radio. Bahramov hizo lo que tenía que hacer. De manera clara y oportuna se señalaron todas las violaciones de las reglas, inspirando así la confianza tanto del público como de los jugadores.

El tiempo principal terminó en empate, 2-2. En la prórroga, tras un disparo de Hearst, el balón golpeó el travesaño y luego salió volando de la línea de meta hacia el campo. En el momento en que el balón rebotó en el larguero, los jugadores ingleses lanzaron sus manos con alegría. El árbitro Dienst detuvo el juego y, rompiendo con los jugadores alemanes, corrió hacia Tofig Bahramov.

Bahramov asintió con la cabeza: hubo un gol. Estaba rodeado de alemanes que protestaban contra esta decisión, pero Bahramov se mantuvo firme. El juego continuó, y poco antes de que el silbato señalaría la expiración de la prórroga, Hearst anotó su tercer gol en este juego. El partido terminó con un marcador de 4-2 a favor de Inglaterra.

Los británicos, como niños, saltaron de las olas de alegría que los cubrían y corrieron a felicitar al contento doble autor, y los alemanes corrieron ferozmente hacia el liniero, tratando de probar que el árbitro estaba equivocado.

Bahramov se convirtió en el héroe nacional de Inglaterra. En 1966, todos los jueces de la final (y el juez de línea, Tofig Bahramov, aunque solo los referís principales podían ser galardonados con esta medalla) fueron premiados con “Silbato de Oro”. Y Tofik Bahramov también recibió una copia pequeña de la "Diosa de Oro" de las manos de la Reina de Gran Bretaña. Los aficionados británicos lanzaron una colección limitada de camisetas de Tofig Bahramov con la siguiente inscripción: "Nunca olvides a este legendario hombre de negro.

En sus últimos años de vida, Tofik Bahramov trabajó como secretario general de la AFFA. Además de la Copa Mundial-66, Bahramov también juzgó la Copa del Mundo de 1970.

Tofik Bahramov fue el primer árbitro soviético (azerbaiyano) en juzgar las finales de la Copa de Europa. Su mayor logro fue su trabajo en la Copa Intercontinental: en 1972 impartió justicia en el partido entre el “Independiente” argentino y el “Ajax” holandés.

Murió en Bakú el 26 de marzo de 1993. En 2011, los participantes en la fase final, Jeffrey Hearst y Hans Tilkowski, 45 años después, se reunieron de nuevo en Bakú, después de haber llegado para participar en las celebraciones con motivo del centenario del fútbol azerbaiyano. Depositaron ofrenda floral en el monumento del legendario linier. El monumento es el primer monumento erigido por un referí en el mundo, en el año 2004.

Cabe destacar que, en la actualidad, el estadio deportivo principal de Azerbaiyán: el Estadio de la República de Azerbaiyán lleva el nombre de Tofig Bahramov.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.