SOCIEDAD


El ministro de Justicia apeló a sus colegas extranjeros en relación con la liberación de tierras azerbaiyanas de la ocupación

Bakú, 3 de diciembre, AZERTAC

Debido a la firme voluntad y la sabia política exterior del presidente del país, el victorioso comandante supremo, Ilham Aliyev, así como al heroísmo y el coraje del poderoso ejército azerbaiyano, la unidad y la solidaridad de nuestro pueblo, el país agresor Armenia sufrió una amarga derrota tanto en el campo de batalla como en la arena política. Así, nuestras tierras ocupadas durante 30 años fueron liberadas, por lo que el conflicto de Alto Karabaj terminó con nuestra Gran Victoria y la integridad territorial del país fue restaurada.

Como se informó a AZERTAC en el servicio de prensa del Ministerio de Justicia de Azerbaiyán, a este respecto el ministro, Fikrat Mammadov dirigió a sus colegas extranjeros un nuevo llamamiento.

En el llamamiento se señalaba que Armenia, que sufrió una amarga derrota en el campo de batalla, se rindió realmente y, por tanto, se vio obligada a devolver las restantes tierras ocupadas por medios políticos. Se señaló a la atención de los ministros de Justicia las atrocidades cometidas por el agresor durante la ocupación y otros actos ilegales contrarios al derecho internacional humanitario.

También se subrayó que las victorias de Azerbaiyán en el campo de batalla desempeñaron un papel decisivo en el destino de la guerra y Armenia, que no pudo resistir la marcha victoriosa del ejército azerbaiyano, se vio obligada a admitir la derrota, al darse cuenta de que ya no era posible hacer caso omiso del derecho internacional, continuar la política de agresión y mantener otras tierras bajo ocupación.

Habiendo aceptado la derrota en la campaña militar de 44 días, Armenia firmó el 10 de noviembre una declaración conjunta en la que se comprometió a retirar las fuerzas de ocupación del territorio de Azerbaiyán y a abandonar nuestras tierras lo antes posible. La declaración también prevé el regreso de nuestros compatriotas desplazados por la fuerza a sus tierras ancestrales.

El ministro también señaló que tan pronto como Armenia anunció su disposición a desocupar nuestras tierras, el presidente Ilham Aliyev, siendo un partidario de la paz, ordenó inmediatamente que se detuvieran las operaciones militares. Así pues, se han aplicado las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre el restablecimiento de la integridad territorial de Azerbaiyán.

F. Mammadov lamentó que todo esto se hubiera logrado a costa del desinterés de los heroicos hijos caídos en nombre de la Madre Patria, así como de la sangre derramada por unos 500 civiles, entre ellos mujeres y niños, que Armenia asumió de manera resuelta y continua el objetivo contrario a todas las normas del derecho internacional humanitario y la moralidad.

Se informó a los ministros de que el 1º de diciembre, en el marco de la aplicación de la Declaración, la última de las regiones ocupadas -Lachín- fue liberada pacíficamente, sin derramamiento de sangre, por lo que la guerra ha quedado en el pasado y ha comenzado una nueva era de construcción y desarrollo para nuestro país.

Se señaló que habrá que realizar una labor ingente para restaurar nuestros territorios liberados, ya que el agresor, a pesar de las disposiciones prohibitivas del Protocolo de 1977 del Convenio de Ginebra, devastó los territorios ocupados y dejó tras de sí literalmente "tierra quemada", incluida la destrucción casi total del patrimonio histórico y cultural de nuestro pueblo.

Sin embargo, se observó que Azerbaiyán, que es conocido en el mundo como un Estado amante de la paz y tolerante, y su pueblo harán todo lo posible por restaurar las ciudades y aldeas destruidas una al lado de la otra. Al mismo tiempo, se subrayaron las buenas oportunidades de coexistencia pacífica en la región en las condiciones de buena vecindad y el surgimiento de un nuevo formato de seguridad y cooperación.

El ministro de Justicia expresó la esperanza de que el pueblo azerbaiyano, incluidos unos 750.000 desplazados internos, se reuniera el próximo año nuevo por primera vez en paz, incluso en los territorios liberados de una ocupación prolongada, y que en el futuro reinara la seguridad y la prosperidad en la región.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.