MUNDO


El monzón: las lluvias que traen la vida y la muerte al subcontinente indio

Bakú, 25 de julio, AZERTAC

Al menos 105 muertos y 800.000 desplazados en Bangladesh desde primeros de julio por las lluvias torrenciales, mientras los rayos han matado a más de 50 personas en India.

El monzón es un fenómeno meteorológico que trae la vida porque es esencial para la agricultura y el almacenamiento de agua. Desde tiempos inmemoriales varias de las muchas religiones que se practican en el subcontinente donde se encuentran India, Bangladesh y Nepal, lo veneran casi como a un Dios que, por otro lado, también puede traer la muerte y una devastación sin parangón durante los meses de junio a septiembre.

A pesar de que todavía no se ha llegado al equinoccio de las lluvias torrenciales, este año el monzón está dejando cientos de víctimas mortales e inundando regiones enteras, motivo por el que cientos de miles han tenido que abandonar sus casas. En Bangladesh, sólo durante los dos últimos días han muerto 61 personas, en total ya son 105 desde principios de julio, y otras 800.000 han sido desplazadas de sus aldeas, pueblos y ciudades, mientras otros "tres millones están lidiando con las peores inundaciones en dos años", según ha informado el ministerio de Gestión de Desastres y Socorro bangladeshí.

Asimismo, éste se muestra muy preocupado porque "cuando las aguas retrocedan se pueden producir estallidos de enfermedades infecciosas" como el cólera, en un país de 160 millones de personas que, según su renta per cápita, es el decimoquinto más pobre del mundo. "Para evitar enfermedades que se transmiten a través del agua hemos establecido diversas plantas de tratamiento en las zonas más afectadas", ha explicado a Reuters Shah Kamal, el secretario general del ministerio.

Sin embargo, las altas temperaturas que acompañan a las lluvias torrenciales ya han provocado las primeras infecciones. "Al menos 22 personas con síntomas de descomposición aguda han sido admitidas en el hospital del distrito de Bogra", al norte del país, según ha informado Gowsul Azam, uno de los cirujanos del centro médico.

En el norte de Bangladesh, "Cruz roja ha enviado a 700 voluntarios, incluidos 100 miembros de la organización, para sumarse a las tareas de ayuda y salvamento de los afectados", según ha indicado Raqibul Alam, el jefe de Cruz Roja en el país. "Estamos proporcionando comida, agua potable y otros tipos de ayudas, incluida una monetaria de 54 dólares por familia afectada", ha añadido.

El secretario general del ministerio de Gestión de Desastres y Socorro también ha informado que el Gobierno va a destinar "543 millones de dólares para la reconstrucción", y para la ayuda de las más de 800.000 personas que han tenido que abandonar sus hogares. Sin embargo, las memorias y enseres de toda una vida jamás podrán ser recuperadas.

Asimismo, dos miembros del Ministerio de agricultura citados por Reuters han estimado que sólo los granjeros bangladesís han perdido "40 millones de dólares, aunque esta cifra puede ser mucho mayor cuando tengamos una lista completa de todas las zonas que están inundadas". Hasta ahora, el ministerio ha asegurado que "172 km de carreteras y alrededor de 250 puentes han resultado gravemente dañados".

En India, la muerte que trae el monzón no sólo está llegando en forma de inundaciones y lluvias torrenciales, como las que han matado a 34 personas en Mumbai debido a los derrumbes de muros y casas, sino también como consecuencia de los rayos, los cuales, desde 2005, han acabado con la vida de 2.000 personas, según cifras del Gobierno indio.

En el estado de Uttar Pradesh, en el centro del país, 33 personas han muerto y 13 han resultado heridas cuando fueron alcanzadas por diversos rayos, "la mayoría granjeros que estaban trabajando en el campo durante las lluvias", según ha informado el Gobierno local. El jefe ministerial del estado, Yogi Adityanath, ha asegurado que las familias de las víctimas recibirán "400.000 rupias", unos 5.200 euros, "como compensación".

"Entre los muertos hay una mujer y su hijo alcanzados cuando se encontraban trabajando en un arrozal", ha explicado Pradyuman Singh, uno de los jefes policiales del estado. Otras siete han muerto en circunstancias similares en las poblaciones de Kanpur y Fatehpur, cinco en Jhansi, cuatro en Jalaun, tres en Hamirpur y dos en Ghazipur, según fuentes gubernamentales.

Los estados norteños de Bihar y Assam se están llevado la peor parte. A los 20 muertos como consecuencia de los rayos en el primero, según cifras facilitadas por Kumar Sharan, hay que sumarles otras 67 muertes causadas por las inundaciones. En Assam se han producido diez, aunque la cifra podría ser mayor debido a los derrumbamientos de casas donde todavía hay cuerpos atrapados. En total, "más de 10 millones de personas se han visto afectadas", según el Gobierno, motivo por el que se han establecido "900 campos con refugios temporales para los más de 265.000 evacuados".

Por otro lado, los rayos asesinos también están afectando a zonas donde normalmente el monzón es un fenómeno taimado, como el estado de Rajastán, al este de India, donde cuatro granjeros han muerto cuando fueron alcanzados por sendos rayos en Jhalawar, donde un padre de 40 años, Pury Singh, y su hijo de 20 murieron al instante en la aldea de Belkhedi, y otras dos personas en las aldeas de Sunel y Rajpura.

En el vecino Nepal, a pesar de que "lo peor de la tormenta ya ha pasado", según diversos testimonios citados por CNN, se han producido alrededor de 100 muertos como consecuencia de las inundaciones y los corrimientos de tierra, los cuales han desplazado a 17.000 personas. El Gobierno ha asegurado que al menos 6.000 de éstas ya están de vuelta en sus casas, pero ha añadido que la cifra de muertos podría aumentar porque todavía hay 30 desaparecidos en varias regiones del país.elmundo.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.