CULTURA


España: Ciudad califal de Medina Azahara

Bakú, 30 de junio, AZERTAC

a ciudad califal de Medina Azahara es un yacimiento arqueológico de una ciudad recién fundada a mediados del siglo X d.C. por la dinastía omeya occidental como sede del califato de Córdoba. La ciudad fue destruida poco después, y desde entonces permaneció oculta hasta su redescubrimiento a principios del siglo XX.

Según el web sitio de la UNESCO, el yacimiento es un complejo urbano completo que incluye infraestructuras, edificios, decoración y objetos de uso cotidiano, y permite conocer en profundidad la cultura material de la civilización islámica de Al-Andalus en el cenit de su esplendor, hoy desaparecida. Además, se conservan las características del paisaje que influyeron en la ubicación de la ciudad.

El carácter oculto del yacimiento durante un largo periodo ha contribuido a su conservación y no ha sido reconstruido ni alterado en ese tiempo. El redescubrimiento ha dado lugar a la excavación, protección y conservación que ha continuado durante un siglo, promovida por las instituciones públicas.

La ciudad califal abandonada de Medina Azahara, al ser una ciudad nueva planificada y construida por iniciativa estatal, atestigua de manera excepcional la civilización cultural y arquitectónica omeya, y más generalmente el desarrollo de la civilización islámica occidental de Al-Andalus.

La ciudad califal de Medina Azahara es un ejemplo excepcional de planificación urbana que combina enfoques arquitectónicos y paisajísticos, la tecnología de las infraestructuras urbanas, la arquitectura, la decoración y la adaptación del paisaje, e ilustra el importante periodo del siglo X d.C. en el que se proclamó el califato omeya de Córdoba en el Occidente islámico

El yacimiento incluye la totalidad de la ciudad califal, y su zona de amortiguación conserva el contexto de la ciudad en su entorno natural, así como los restos de las principales infraestructuras de caminos y canales que partían de ella. Las canteras de las que se extraía el material de construcción de la ciudad y las principales villas rurales (munya) también han sobrevivido en la zona de amortiguación.

Debido a que la ciudad permaneció oculta desde su destrucción a principios del siglo XI hasta su redescubrimiento a principios del siglo XX, y a que la zona se utilizaba para el pastoreo, los restos están muy bien conservados. Sólo se ha excavado el 10% del yacimiento y el resto ofrece una oportunidad excepcional para futuras investigaciones. En cuanto a la parte excavada del Qasr o palacio fortificado, los continuos trabajos de excavación y conservación han sacado a la luz un conjunto de edificios bien conservados cuyos muros originales alcanzan una altura de varios metros.

El conjunto cumple las condiciones de autenticidad en relación con los materiales, el diseño y la ubicación. En cuanto a la autenticidad de los materiales, como se ha señalado, la mayor parte del yacimiento ha permanecido inalterada y oculta bajo tierra. En cuanto a las zonas excavadas, los trabajos de consolidación, necesarios por la fragilidad de los materiales, han avanzado bajo la filosofía de la mínima intervención, con el fin de garantizar la estabilidad de las estructuras, protegerlas contra los elementos y conservar la información producida durante el proceso de excavación.

Esta política de intervención mínima ha garantizado que las nuevas adiciones se diferencien claramente del original, pero también se integren en él. La identificación de la posición original de los diferentes materiales utilizados en la construcción de la ciudad ha hecho posible este trabajo.

La autenticidad del emplazamiento también está garantizada por la conservación de su entorno natural, en el que apenas han cambiado las cosas desde la destrucción de la ciudad, salvo algunas pequeñas alteraciones recientes. Además, las descripciones de los edificios en una amplia gama de fuentes históricas, las pruebas epigráficas y la calidad del trabajo de investigación realizado durante más de un siglo refuerzan la autenticidad del yacimiento.

La ciudad califal de Medina Azahara y su zona de amortiguación han sido protegidas de forma casi ininterrumpida por la Administración desde 1911, y el yacimiento cuenta con su propio órgano de gestión desde 1985. Por lo tanto, el sitio cuenta con un marco general de protección y gestión que garantiza el mantenimiento futuro de su Valor Universal Excepcional.

La protección se ve favorecida por el hecho de que el sitio es mayoritariamente de propiedad pública. La protección legal de Medina Azahara y su entorno es también del máximo nivel que otorga la Ley de Patrimonio Histórico Español, como Bien de Interés Cultural, bajo la categoría de Sitio Arqueológico.

En 1998 se aprobó el Plan Especial de Protección de Medina Azahara, que establece una ley urbanística que regula los límites de la zona protegida y establece los posibles usos del suelo para cada categoría definida.

Diversos departamentos gubernamentales y jurídicos velan por el estricto cumplimiento de esta ley, evitando así cualquier amenaza potencial.

El marco institucional de la gestión lo proporciona, desde 1985, una institución específica que gestiona el bien y la zona de amortiguación: el Conjunto Arqueológico de Medina Azahara (CAMA). Esta institución tiene una estructura organizativa que incluye las áreas de Administración, Conservación e Investigación/Publicidad.

Existen dos instrumentos de planificación desarrollados y aplicados en distinto grado (los programas del Plan Especial de Protección y el Plan Director), que proporcionan una base sólida de directrices estratégicas para garantizar que Medina Azahara siga siendo protegida y valorada.

Los resultados que se esperan a largo plazo para la gestión son consolidar y aumentar los recursos humanos y presupuestarios para la gestión, consolidando la institución pública con sus conocimientos técnicos como principal instrumento de gestión del sitio, dotándola de mayor autonomía funcional y fomentando una mayor participación y coordinación con otros organismos y partes interesadas.

Otro objetivo esencial para garantizar la conservación del yacimiento es actualizar y tener aprobado el Plan Operativo de Medina Azahara.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.