CULTURA


España: Santiago de Compostela (Ciudad Vieja)

Bakú, 2 de agosto, AZERTAC

Santiago de Compostela (Ciudad Vieja) se encuentra en Galicia, en el extremo noroeste de España.

A principios del siglo IX, un ermitaño llamado Pelagio vio brillar una misteriosa luz sobre una tumba romana olvidada en medio de un bosque. Muy pronto, la increíble noticia se extendió por todo el mundo cristiano: la tumba de Santiago el Mayor, el amado apóstol de Jesucristo, había sido descubierta en un lejano lugar cerca del finis terrae, el fin de la Tierra conocida, en el noroeste de la Península Ibérica. Pocos años después, este lugar se convirtió en una famosa ciudad de peregrinación, una de las más importantes de la cristiandad. Los peregrinos venían de toda Europa siguiendo el Camino de Santiago para llegar a la ciudad nacida en torno al Santo Sepulcro, ejerciendo una gran influencia en los alrededores. Esto se evidencia en los pequeños pueblos, iglesias, hospitales y monasterios que se construyeron cerca del Camino para atender a los miles de peregrinos que venían a visitar la tumba. Esta influencia en la arquitectura y el arte local fue especialmente fuerte y duradera en el noroeste de España, pero la fama y el renombre del santuario de Santiago de Compostela fueron mucho más allá; Galicia fue incluso conocida en las sagas nórdicas como Jakobsland.

Según el web sitio de la UNESCO, este famoso lugar de peregrinación se convirtió también en un símbolo de la lucha de los cristianos españoles contra el Islam. Destruida por los musulmanes a finales del siglo X, fue reconstruida por completo en el siglo siguiente.

La Ciudad Vieja de Santiago de Compostela, junto con el Monasterio de Santa María de Conxo, constituye un conjunto extraordinario de monumentos distinguidos. Las plazas y las calles estrechas del casco antiguo contienen edificios románicos, góticos, renacentistas, barrocos y neoclásicos. Esta ciudad no sólo es una ciudad histórica armoniosa y muy bien conservada, sino también un lugar profundamente impregnado de fe. La catedral, considerada una obra maestra del románico, conserva el notable Pórtico de la Gloria, una joya de la escultura medieval. Sin embargo, el auténtico símbolo de la ciudad es la fachada occidental barroca de la catedral, que forma uno de los lados de la plaza del Obradoiro, uno de los espacios urbanos más bellos del mundo.

El fenómeno de la peregrinación no es sólo un hecho histórico relevante, sino también un movimiento continuo gracias a la celebración de los Años Santos.

Alrededor de su catedral, que es una obra maestra del arte románico mundialmente reconocida, Santiago de Compostela conserva un valioso centro histórico, conocido como una de las mayores ciudades santas del cristianismo. Todas las corrientes culturales y artísticas europeas, desde la Edad Media hasta la actualidad, han dejado en Santiago de Compostela extraordinarias obras de arte.

Tanto en el período románico como en el barroco, el santuario de Santiago de Compostela ejerció una influencia decisiva en el desarrollo de la arquitectura y el arte, no sólo en Galicia, sino también en el norte de la Península Ibérica.

Santiago de Compostela está asociado a uno de los grandes temas de la historia medieval. Desde las orillas de los mares del Norte y del Báltico, miles de peregrinos portando el símbolo de la vieira y el bastón de peregrino caminaron, durante siglos, hacia el santuario gallego por los caminos de Santiago de Compostela, verdaderos caminos de la Fe.

La propiedad abarca 108 ha, con una zona de amortiguación de 217 ha. Santiago de Compostela presenta un notable estado de conservación, debido en gran parte a las políticas de conservación que han preservado la integridad de los monumentos y edificios que forman el conjunto arquitectónico civil y religioso. Los elementos de la Edad Media se integran con los del Renacimiento, así como las construcciones de los siglos XVII y XVIII en un tejido urbano de gran calidad. El Casco Antiguo es un lugar habitable y lleno de vida donde conviven los habitantes y los negocios con el turismo. El desarrollo urbanístico ha respetado los espacios naturales donde los verdes campos gallegos se unen a la ciudad histórica. En este sentido, la propiedad integra el conjunto urbano, los robledales históricos y los espacios verdes abiertos.

A lo largo de su historia, Santiago de Compostela ha recibido diferentes influencias, y el Casco Histórico ha integrado estos diferentes estilos y corrientes con las tradiciones locales. El resultado de esta mezcla es una ciudad donde la original arquitectura gallega, con sus típicas galerías de madera y materiales tradicionales, como la piedra, la madera o el hierro, se combina con grandes monumentos que constituyen un espléndido recorrido por la historia del arte europeo y universal.

La conservación de Santiago de Compostela es responsabilidad del Consorcio de Santiago de Compostela, creado en 1991 e integrado por las administraciones públicas nacional, autonómica y local, así como por el arzobispado y la Universidad. Desde su creación, el Consorcio ha realizado importantes obras de restauración de monumentos y espacios públicos, y ha subvencionado y ejecutado proyectos de rehabilitación, tanto de viviendas como de locales comerciales, para preservar las actividades tradicionales del casco histórico. Asimismo, apoya las actuaciones de conservación realizadas por el Ayuntamiento de la ciudad y la Xunta de Galicia.

El marco normativo que permite las actuaciones de conservación y gestión está prescrito en el Plan Especial de Protección y Rehabilitación de la Ciudad de Santiago de Compostela.

En cuanto a los retos de gestión, Santiago de Compostela se enfrenta a las presiones del turismo de masas, que produce una masificación en torno a la catedral y provoca cambios en las actividades comerciales tradicionales. Se han emprendido acciones para diversificar la oferta turística y desviar los flujos de visitantes hacia las afueras de la ciudad, como con la construcción de la Ciudad de la Cultura de Galicia, un moderno complejo construido por la Xunta en el monte Gaias, en las proximidades del centro histórico de Santiago de Compostela. En el futuro, será necesario prever cambios adaptativos en el Plan Especial de Protección y Rehabilitación de la Ciudad de Santiago de Compostela para preservar las actividades comerciales tradicionales en el casco antiguo, y apoyar las políticas de conservación de edificios y monumentos, así como la recuperación de espacios degradados.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.