POLÍTICA


Eurasia Review publica un artículo sobre el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán

Bakú, 21 de septiembre, AZERTAC

El portal Eurasia Review ha publicado un artículo de Esmira Djafarova, miembro de la Junta Directiva del Centro de Análisis de las Relaciones Internacionales de Azerbaiyán.

Titulado "El populismo de terciopelo" termina la década de discusión de los principios de Madrid, el artículo dice:

"Recientemente, los observadores del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán fueron testigos de la caída de otro ladrillo del ya destrozado proceso de paz. A finales de agosto, Anna Hakobyan, la esposa del primer ministro de la República de Armenia, Nikol Pashinián, participó en un entrenamiento militar anunciado en los territorios ocupados de Azerbaiyán; sus objetivos, al fotografiar sujetos azerbaiyanos, se hicieron virales en los medios de comunicación social. Esto ocurrió sólo un año después de su famoso llamamiento a la paz que la vio fotografiada con un ramo de flores en la mano.

Las reacciones del lado azerbaiyano fueron, con razón, tanto confusas como irritantes, pero también, de alguna manera, condescendientes. Lamentablemente, los enfrentamientos del 12 al 14 de julio en la frontera internacional en dirección al distrito de Tovuz de Azerbaiyán, así como los acontecimientos que los precedieron y los que siguieron después de esta escalada, no dejan mucho margen para el optimismo de que los dirigentes armenios en ejercicio se comprometan de algún modo a celebrar negociaciones de paz significativas de ahora en adelante.

En realidad, la postura militar de la esposa de Pashinián, como gesto, no es nada nuevo. En 2018, Pashinián y su esposa enviaron a su hijo a servir en los territorios ocupados de Azerbaiyán. La cadena de provocaciones deliberadas en relación con el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, instrumentalizada por la denominada dirección "revolucionaria" de Armenia que ascendió al poder a mediados de 2018, ya ha asestado un grave golpe a las negociaciones de paz.

La lista de provocaciones y acciones perturbadoras incluye además la infame declaración de Nikol Pashinián "Karabaj es Armenia y punto", a la que se sumó el rejuvenecimiento de una peligrosa ideología de miatsum (unificación) con respecto a la región azerbaiyana de Nagorno-Karabaj; la organización de las denominadas "elecciones parlamentarias y presidenciales" en los territorios ocupados de Azerbaiyán; y la visita de Pashinián a la histórica ciudad azerbaiyana de Shusha en mayo de 2020.

Sin embargo, el verdadero paso para detener las negociaciones se dio en marzo de 2020, cuando Armenia rechazó la existencia de cualquier documento en la mesa de negociaciones, a pesar de que ambas partes, bajo los auspicios del Grupo de Minsk de la OSCE copresidido por Francia, Rusia y los Estados Unidos, trabajaban en los llamados Principios de Madrid para la resolución del conflicto. Esos Principios se revelaron por primera vez en 2007 y se revisaron en 2009.

El voto del ministro de Defensa de Armenia, David Tonoyan, a principios de 2019, de emprender "nuevas guerras por nuevos territorios", junto con los intentos del primer ministro Pashinián de reavivar el debate en torno a los principios y cláusulas consagrados en el Tratado de Sèvres de 1920, que nunca fue ratificado pero que abarca las reivindicaciones territoriales de Ereván respecto de Turquía, también se convirtieron en vívidos testimonios de la falta de interés de la parte armenia por participar en un proceso significativo de resolución del conflicto.

En el centenario de la firma del tratado, en el Foro sobre el Tratado de Sèvres y la cuestión armenia, celebrado por académicos armenios en la Academia Nacional de Ciencias de Ereván, Pashinián declaró específicamente que "... el Tratado de Sèvres es un hecho histórico y sigue siéndolo hasta la fecha... se estaba restableciendo la justicia histórica y se estaban creando condiciones favorables para la recuperación del potencial económico y demográfico del pueblo armenio". Aunque el Tratado de Sèvres no se cumplió, sigue existiendo como un hecho histórico, nuestro deber es recordarlo, realizar y preservar su significado.'

A principios de agosto de 2020, los nacionalistas armenios también emitieron una declaración en la que lo calificaban de "documento de gran importancia geopolítica", con lo que reivindicaban reivindicaciones territoriales tanto para Turquía como para Azerbaiyán en pos del proyecto de la "Gran Armenia".

Así pues, el optimismo expresado en su día por los funcionarios azerbaiyanos en el sentido de que estos nuevos dirigentes de Armenia podrían reproducir su tan cacareada "revolución" en las conversaciones de paz con Azerbaiyán, entablar negociaciones de paz de buena fe y tratar de lograr una justicia reparadora en el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, lamentablemente resultó ser efímero.

Ahora resulta sumamente claro que la situación actual en cuanto a las negociaciones de paz depende de dónde hayan optado por sentarse los dirigentes actuales de Armenia. Lamentablemente, el lugar en el que han optado por sentarse no es un buen augurio para el proceso de resolución del conflicto. Además de los recurrentes y peligrosos enfrentamientos militares, Ereván también ha revelado ya repetidos intentos de inmiscuirse en los formatos y fórmulas ya establecidos desde que se autorizó oficialmente la actividad de mediación del Grupo de Minsk de la OSCE en 1992. Desde marzo de 2019, Armenia ha hablado de la necesidad de incluir a la región ocupada de Nagorno-Karabaj como parte independiente en las negociaciones, intento que fue negado tanto por Azerbaiyán como por los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE.

Además, como se ha señalado anteriormente, Armenia también niega que el enfoque basado en los Principios de Madrid para la resolución del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, que condiciona la definición del estatuto final de la región de Nagorno-Karabaj a la retirada por adelantado de las fuerzas de ocupación de Armenia de los territorios azerbaiyanos, haya sido alguna vez objeto de negociaciones. La declaración fue bastante contundente, señalando que "las propuestas que implican una versión por etapas del acuerdo del conflicto de Nagorno-Karabaj presentadas antes de 2018 son inaceptables para Armenia".

Tras expresar su insatisfacción con la postura cada vez más militarista y provocadora demostrada por Armenia, los funcionarios y expertos azerbaiyanos creen ahora que la llamada "Revolución de Terciopelo" en Armenia ya ha terminado con el gobierno de Pashinián prometiendo lealtad "tanto al curso interno como al internacional y a la(s) alianza(s) del régimen anterior".

El autor de estas líneas también expresó un cauto optimismo en algún momento de abril de este año en el sentido de que, contra todo pronóstico, tal vez todavía podríamos esperar que el año 2020 sea el año de un gran avance en la resolución del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán. Estamos ya muy avanzados en septiembre y, cuando faltan poco más de tres meses para que termine el año, ya no es fácil albergar esperanzas de que se pueda lograr algún progreso.

Al parecer, el Gobierno de Pashinián ha hecho todo lo posible por garantizar que los progresos se mantengan estancados, por hoy y hasta que el sentido común tome el relevo de la política exterior provocativa y miope que ha heredado y aplicado con rigor. Esto también significa que el aislamiento autoimpuesto de Armenia de todas las iniciativas y proyectos regionales continuará, junto con su difícil situación económica.

Sólo dos años después de la llamada "Revolución de Terciopelo", podemos concluir que ni siquiera está "fachada de terciopelo" puede ocultar las políticas nacionalistas que aplican los dirigentes de Armenia, que sobreviven explotando las sensibilidades históricas y regionales sin pensar en las consecuencias de sus actos, para su nación y para una mayor seguridad regional".

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.