POLÍTICA


Europa sufre un doble rasero

Bakú, 17 de julio, AZERTAC

El ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, ha anunciado otra decisión de Bruselas sobre el actual conflicto en Ucrania. AZERTAC informa que pronto entrará en vigor una nueva norma que prohíbe a los ciudadanos ucranianos que han adoptado la ciudadanía rusa entrar en la UE. "Naturalizar a estas personas y solicitar pasaportes rusos significa prohibirles la entrada en la UE", advirtió Borrell.

Cabe recordar que anteriormente, Moscú oficial adoptó un decreto que concedía a los ucranianos un acceso acelerado a los pasaportes rusos. Todos ellos tendrán la oportunidad de reducir los retrasos burocráticos y someterse al procedimiento de forma gratuita.

La última decisión de Bruselas fue la reacción inmediata de la UE a este movimiento de los dirigentes rusos. Pero lo sorprendente no es que haya seguido, sino la ausencia de una reacción similar durante las largas tres décadas de ocupación armenia del Karabaj azerbaiyano. Los residentes de la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán y, hasta hace poco, de la región económica de Karabaj de nuestro país, viajaban a la UE con pasaportes de ciudadanos de la República de Armenia, tanto durante los años del conflicto congelado como en el periodo posterior al mismo. No hemos visto nada parecido a lo que hace hoy la UE con respecto a las regiones ucranianas, sobre las que Kiev ha perdido el control, con respecto a los territorios hasta hace poco ocupados de Azerbaiyán. Por el contrario, hemos visto una indiferencia total y a veces incluso inexplicable y más allá de las normas de simpatía del derecho internacional.

¿En qué se diferencian Lugansk, Donetsk, Kherson o Crimea de, por ejemplo, Khankandi o Aghdara? ¿Podrá la UE dar una respuesta coherente a esto? Antes de la guerra de 44 días, cualquier pregunta de este tipo se respondía en Bruselas con el cansino y enmohecido eslogan "La UE apoya una solución pacífica del conflicto de Nagorno-Karabaj en el marco del Grupo de Minsk de la OSCE". Una respuesta estándar a cualquier pregunta. ¿Qué dirán ahora, y por qué la Unión Europea, que ha adoptado sanciones contra los descarriados ucranianos, sigue acogiendo a residentes azerbaiyanos con pasaporte de la República de Armenia? ¿Serán capaces de explicar ahora que ya no hay Grupo de Minsk de la OSCE, ni conflicto, ni Nagorno Karabaj?

Sin embargo, la respuesta, tanto entonces como hoy, se encuentra en la superficie: el doble rasero, que ha sido durante mucho tiempo una característica de Occidente.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.