POLÍTICA


Experto israelí: La escala del vandalismo armenio en los territorios liberados de Azerbaiyán es aterradora y llamativa por su crueldad

Bakú, 17 de mayo, AZERTAC

"La semana pasada, visité Azerbaiyán y fui testigo de la destrucción que fue implementada por Armenia durante las últimas tres décadas en ciudades como Aghdam, Fuzuli, Jabrayil y Zangilan. Recorrimos 1.350 km de este territorio. Casi iguala al territorio de Israel desde la frontera con Líbano hasta Eilat. Mi amigo periodista Shmuel Dean Elmas y yo hemos viajado a estos territorios , yo diría que Aghdam, Fuzuli, Jabrayil y Zangilan son pueblos fantasmas que fueron destruidos bajo la ocupación armenia. La escala de la destrucción es aterradora y sorprendente en su crueldad", dijo un conocido experto israelí en relaciones internacionales, Arye Gut, en su entrevista con el sitio web judío canadiense Thej.ca, informa AZERTAC.

En el prefacio de la entrevista, la periodista y analista política judía Rachel Avraham escribió: "Según el historiador estadounidense Eric Cline, los romanos convirtieron Tierra Santa en un lugar "desolado" cuando limpiaron étnicamente a la comunidad judía del antiguo Israel, después de destruir, saquear y robar el Segundo Templo judío, un acontecimiento histórico que quedará para siempre conmemorado en el Arco de Tito en Italia.

A finales del siglo XIX, Mark Twain escribió en Inocentes en el Extranjero, tras visitar Tierra Santa, que la tierra seguía desolada a pesar del paso del tiempo, ya que el movimiento sionista aún no se había levantado para reconstruir lo que los antiguos romanos habían destruido. "Aquí no hay rocío, ni flores, ni pájaros, ni árboles. Hay una llanura y un lago sin sombra y, más allá, unas montañas estériles. Atravesamos algunos kilómetros de tierra desolada, cuyo suelo es bastante rico, pero entregado por completo a la maleza; una extensión silenciosa y lúgubre, donde sólo vimos a tres personas."

"En 2021, Arye Gut, que dirige los Proyectos de la Sociedad Internacional ISP, una ONG del Grupo YR en el capítulo israelí del Centro de Multiculturalismo de Bakú, visitó la región de Nagorno-Karabaj junto con un periodista de Israel Hayom, Shmuel Dean Elmas. Gut creyó que lo que presenció allí era similar a lo que los romanos hicieron a los antiguos israelitas", mencionó Avraham.

"Visité estos territorios por primera vez en mi vida", añadió Gut, señalando que a los azerbaiyanos se les prohibió visitar la región de Nagorno-Karabaj, a pesar de que la comunidad internacional reconoció que estas tierras forman parte de Azerbaiyán.

Gut estaba conmocionado por el daño moral y humano causado como ciudadano de Israel y como nativo de Azerbaiyán. "Sentí como si una terrible y brutal plaga hubiera llegado a estas tierras. No quedaba ni una sola casa, jardín de infancia, escuela, biblioteca o museo. Los cementerios, las mezquitas y las iglesias estaban en ruinas. El saqueo y el vandalismo armenios borraron del mapa a Aghdam, Fuzuli, Jabrayil y Zangilan", señaló el experto israelí.

Según describió, "lo que antes eran calles y casas ahora sólo eran portales, columnas y marcos de ventanas dispersos. Todas las ruinas estaban cubiertas de árboles. Las ruinas parecían antiguas, como los restos de algún imperio desaparecido. Aghdam, en particular, era la prueba viviente de cómo una población con casi 130.000 habitantes se transformó en un montón de piedras innecesarias".

El autor dijo: "Para Gut, las descripciones de Mark Twain sobre cómo la Tierra de Israel quedó desolada y estéril tras las persecuciones romanas tienen un asombroso parecido con lo que vio en Nagorno-Karabaj": "Visité lo que fue el Museo del Pan, construido en las antiguas instalaciones de lo que fue un viejo molino que data del siglo XIX. En el pasado, este molino era un monumento histórico protegido. Aghdam, como Karabaj en general, siempre ha sido una tierra agraria debido a sus suelos y clima únicos. Por ello, no es casualidad ni es de extrañar que el primer Museo del Pan de la Unión Soviética se creara en Azerbaiyán. Sin embargo, tras tres décadas de ocupación armenia, quedó en ruinas".

Durante el viaje, Gut dijo que rumiaba la inhumanidad que había detrás de la destrucción.

"A menudo me pregunté cómo alguien que ama la vida podría hacer algo así. Cómo pudieron destruir y profanar deliberadamente todo lo sagrado y humano, ya fueran museos, bibliotecas, mezquitas, iglesias o incluso cementerios", dijo Arye Gut.

Gut subrayó que las fuerzas armenias que ocuparon Nagorno-Karabaj ni siquiera respetaron a los muertos.

"Vi el mausoleo de Panah Ali Khan, el fundador y primer gobernante del Janato de Karabaj", señaló Gut. "Lo convirtieron en un granero, donde guardaban vacas y cerdos, y tras abundantes libaciones, disparaban desde él con todo tipo de armas. Destruyeron, cavaron y robaron la tumba de la famosa poeta azerbaiyana Khurshudbanu Natavan. Lo que quedó tenía un aspecto muy aterrador. Además, ese espectáculo se veía por todas partes.

Estos vándalos destruyeron con especial crueldad los objetos culturales de los territorios liberados que constituyen el patrimonio cultural de Azerbaiyán. Durante 27 años, destruyeron a propósito todo rastro del patrimonio cultural azerbaiyano en Aghdam y otras regiones ocupadas. Esto incluía importantes objetos relacionados con la historia y la cultura del pueblo azerbaiyano que fueron "sistemáticamente saqueados y destruidos, incluyendo obras de arte, obras culturales, alfombras mundialmente famosas, monumentos conmemorativos en honor a figuras prominentes de Azerbaiyán y otros objetos que estaban expuestos en museos", subrayó Gut.

Al enumerar los daños, el experto israelí relató: "En estos territorios, los armenios saquearon e incendiaron 12 museos y 6 galerías de arte, así como 9 palacios de importancia histórica; 40.000 objetos expuestos de rara importancia histórica fueron saqueados; 44 templos y 18 mezquitas fueron profanados; 927 bibliotecas fueron destruidas. Más de 4.600.000 (cuatro millones seiscientos mil) ejemplares de libros y manuscritos raros fueron erradicados".

"Por este vandalismo, saqueo y terrorismo ecológico armenio que culminó en un genocidio cultural, que llevó a más de un millón de azerbaiyanos a ser expulsados de sus hogares, Armenia debe ser castigada. Sus crímenes de guerra no deben quedar sin respuesta", concluyó.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.