POLÍTICA


Gran desafío y misión de rescate del líder

La visión estratégica del presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev sobre la lucha contra el coronavirus - una historia de éxito

Bakú, 4 de mayo, AZERTAC

Durante casi cien días, el mundo ha estado luchando por la vida con un enemigo invisible: el coronavirus. Se están tomando estrictas medidas de confinamiento. Las fronteras están cerradas. Los aviones no vuelan. Los trenes no funcionan. Las clases en las escuelas han sido suspendidas. Todos los eventos públicos y deportivos han sido cancelados. Las calles y plazas, parques y callejones que antes estaban llenos de gente se han sumido en el silencio. La mitad de los 7 mil millones de habitantes del mundo - casi 4 mil millones de personas - no salen de casa.

Al mismo tiempo, el número de infectados y víctimas de la infección crece día a día. Las cifras que cambian cada hora dan testimonio del gran reto al que se enfrenta la humanidad, la tragedia de millones. Las pérdidas son diferentes - varían según los continentes, los países e incluso las ciudades. La comparación de las cifras muestra cuán eficaz es la lucha contra el virus en los diferentes países. Se cita a Azerbaiyán entre los países modelos.

Las decisiones correctas y oportunas adoptadas como resultado de la previsión del presidente, Ilham Aliyev han dado al país la oportunidad de reducir las pérdidas al mínimo. El Gobierno presta el máximo apoyo social a los más diversos segmentos de la población. No es casualidad que Azerbaiyán sea uno de los países que se destacan por la eficacia de sus medidas contra el coronavirus.

Esta historia trata sobre el COVID-19 que se ha apoderado del mundo, la estrategia del presidente de Azerbaiyán y del Estado en la lucha contra la pandemia, así como algunos de los aspectos importantes de estos difíciles días.

Cien días que impactaron al mundo

A fin de proporcionar una evaluación realista de las medidas que Azerbaiyán ha adoptado durante la pandemia y las ventajas del enfoque estratégico del presidente para el problema, es necesario examinar los acontecimientos que se han producido en el mundo y en nuestro país en los últimos casi 100 días. En otras palabras, un problema mundial requiere un examen a través de un prisma mundial.

El primer informe sobre la enfermedad causada por el nuevo coronavirus se distribuyó el 31 de diciembre. Aunque la enfermedad se convirtió en una epidemia después de algún tiempo, el mundo no le dio especial importancia a lo que estaba sucediendo. Los habitantes de América y Europa pensaban que el virus no les llegaría. El mundo pareció olvidarse de la globalización por un momento, y eso le costó caro. Ya hay más de 3,5 millones de infectados en el mundo y casi 250.000 personas han muerto. El tiempo que ha pasado desde que comenzó la propagación del virus puede describirse como un período que conmocionó al mundo en el sentido literal de la palabra. Desde hace unos 100 días, ha habido un enfrentamiento despiadado entre el hombre y el virus, y nadie sabe cuándo terminará.

Entonces lo que pasó en estos cien días. ¿Qué hemos presenciado?

La Organización Mundial de la Salud dio la alarma por primera vez a mediados de enero. Algunos países pasaron inmediatamente a la acción, otros no lo tomaron en serio. Curiosamente, la situación más difícil con el coronavirus se observa en los EE.UU., una superpotencia, en Europa que se jacta de su avanzado sistema de salud.

Cada estado tiene su propia política, un enfoque "nacional" de la pandemia.

En palabras de la primera vicepresidenta de Azerbaiyán, Mehriban Aliyeva, "ni siquiera los Estados más desarrollados, con presupuestos de salud multimillonarios, que se jactan de un inmenso potencial científico e intelectual y que poseen todas las tecnologías avanzadas, pudieron detener la propagación de la epidemia". De hecho, la enfermedad se está propagando tan rápidamente que puede derribar el sistema de salud de cualquier país. Hemos sido testigos del hecho de que los hospitales de algunos países desarrollados están superpoblados, los pacientes son colocados en pasillos y las opciones de tratamiento se han agotado. Hubo países que tuvieron que elegir entre los pacientes. Cientos de personas en hogares de ancianos fueron dejados a merced del destino.

Naturalmente, si la situación se hubiera descontrolado de la misma manera, nos habríamos enfrentado a un escenario similar.

Las medidas adoptadas por el gobierno de Azerbaiyán en ese momento y después, las decisiones que tomó, demostraron que la situación estaba bajo el control del presidente día y noche. Vigiló cuidadosamente el curso de los acontecimientos, estudió y evaluó con precisión los riesgos.

La prudente estrategia centrada en la vida humana restauró la fe en los médicos azerbaiyanos también

A veces la lucha contra el coronavirus se compara con la guerra. En cualquier guerra, el comandante tiene una estrategia de combate y tácticas precisas.

la visión estratégica del problema por parte de Ilham Aliyev y sus decisiones previsoras basadas en una evaluación de los riesgos contribuyeron al logro del objetivo principal: prevenir la propagación del virus y romper la cadena de infección. Esto es precisamente a lo que apuntaba la política del presidente de Azerbaiyán desde el primer día de la pandemia. Señaló que "La prioridad para nosotros es la salud de las personas, su vida y la protección social". Como resultado de las decididas medidas preventivas, la situación se tomó bajo control. Apareció una tendencia positiva en la proporción de los que se infectaron y los que se recuperaron. El sistema de atención de la salud de Azerbaiyán, incluidos los profesionales médicos, demostró su capacidad para superar la difícil prueba.

La mayoría de los pacientes con coronavirus han recibido y están obteniendo tratamiento de alta calidad en más de 20 hospitales públicos construidos en los últimos años. En un momento en que la epidemia estaba en su apogeo, la apertura de un moderno hospital "Yeni klinika" con 575 camas y la puesta en marcha de una empresa que produce 250.000 mascarillas médicas al día en el Parque de la Industria Química de Sumgayit resultó ser una gran ventaja. Actualmente, por instrucciones del Presidente, se están construyendo 10 hospitales modulares. La puesta en marcha de estos hospitales significa 2.000 camas adicionales. Si añadimos a esto las 1.000 camas entregadas en marzo, los 18 laboratorios que funcionan hoy en día, y el alto profesionalismo y dedicación de nuestros médicos, uno se hace una idea del estado actual de nuestro sistema de salud y las proporciones del trabajo realizado.

Si se compara el número de casos de infección y de muertes, se puede ver claramente que Azerbaiyán está gestionando con éxito el tratamiento de COVID-19: hasta la fecha, de 1.932 personas infectadas por el coronavirus se han recuperado 1.441 personas. Sólo ha ocurrido 25 muertes. Azerbaiyán es uno de los pocos países donde los casos de infección y las muertes per cápita están en el nivel más bajo.

La previsión, las sabias decisiones del presidente, la correcta evaluación de los riesgos y la solidaridad de la población evitaron el peor de los casos y devolvieron la confianza a los médicos azerbaiyanos.

Decisiones acertadas y acuerdos nacionales que evitaron el riesgo de epidemia

No ha surgido una pandemia de esta magnitud en los últimos 100 años. ¿Cómo actuar en una situación así? Cada país busca una respuesta a esta pregunta y forma sus propias políticas.

Inicialmente vimos diferentes enfoques que variaban de un país a otro. Algunos países europeos creían que no importaba cuántas personas se infectaran, el sistema de salud se encargaría de ellas.

Una percepción superficial del tema, los retrasos y los desacuerdos entre los gobiernos y las sociedades tuvieron consecuencias amargas. Estados Unidos tiene 1.188.000 infecciones y 68.602 muertes, Italia tiene 210.000 y 28.884; Gran Bretaña tiene 186.000 y 28.446; España tiene 247.000 y 25.264; Francia 168.000 y 24, 895 respectivamente ... O Bélgica, situada en el centro de Europa, ocupa el primer lugar en el mundo por el número de víctimas de coronavirus por cada 100.000 personas.

También existen historias de éxito, y Corea del Sur, Japón, Singapur y la propia China son los países que más se mencionan a este respecto. Sería perfectamente legítimo incluir a Azerbaiyán en esta lista.

El profundo conocimiento, la visión del mundo y la previsión del jefe de Estado conducen a decisiones y medidas coherentes, sistémicas y eficaces. Es aquí donde deben buscarse las ventajas de Azerbaiyán en la lucha contra el coronavirus. Si prestamos atención al curso de los acontecimientos y a una breve cronología, la esencia se aclarará por sí sola.

El 29 de enero, el jefe del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud hizo la siguiente declaración: "El mundo entero debe estar preparado. El mundo entero debe pasar a la acción y responder a una situación que surja de un epicentro u otro centro".

El virus estaba empezando a extenderse y todavía no se había anunciado una pandemia. Sin embargo, el curso posterior de los acontecimientos demostró que, a diferencia de los dirigentes de muchos otros países, el presidente, Ilham Aliyev ya estaba pensando y haciendo planes: cómo proteger a la patria y al pueblo de este horrible desastre. El 28 de enero se creó una comisión gubernamental dirigida por el Primer Ministro y dos días después se aprobó un plan de acción adecuado.

El primer caso de infección por coronavirus en el Irán se notificó el 19 de febrero y a partir de entonces se introdujeron nuevas normas en los puestos fronterizos de Bilasuvar y Astara. Según la situación, las restricciones se fueron reforzando gradualmente. Por acuerdo mutuo de las partes, las fronteras con el Irán se cerraron el 29 de febrero y con los países vecinos de Georgia, Turquía y Rusia en los días siguientes. Azerbaiyán se convirtió en uno de los primeros países en cerrar sus fronteras.

Al principio, la enfermedad se detectó en personas que llegaban al país desde el extranjero, pero después de algún tiempo, también empezaron a aparecer casos de infección interna. Después de eso, se movilizaron todos los recursos para luchar contra el enemigo invisible. Con el fin de gestionar la situación desde un único centro y llevar a cabo actividades conjuntas, el 27 de febrero se creó un Grupo de Trabajo dependiente del Gabinete de Ministros.

Como primer paso, el 3 de marzo se suspendieron las clases en todas las instituciones educativas (más tarde resultó que Azerbaiyán fue uno de los primeros 12 países del mundo en cerrar sus escuelas). En los días siguientes, sobre la base de la situación del país, se introdujeron medidas de distanciamiento social y un régimen especial de cuarentena. Por último, el 30 de marzo se tomó la decisión de introducir medidas adicionales para prevenir la amplia propagación de la infección por COVID-19 en el país.

Finalmente, se tomó la tan esperada decisión. Desde el 27 de abril y el 4 de mayo, comenzó un alivio gradual de las restricciones.

Uno de los principales factores que contribuyeron a que lográramos superar la amenaza global con las menores pérdidas fue la unidad entre el pueblo y el gobierno, el acuerdo nacional y la armonía que son más fuertes que cualquier virus. La difícil prueba reveló otro hecho: ¡somos fuertes juntos!

Aunque es demasiado pronto para hablar de una victoria completa sobre el virus (es una cuestión de medicina y está asociada a la creación de una vacuna), se podría decir que el presidente fue capaz de proteger al pueblo de los riesgos de la pandemia en la mayor medida posible.

Un presidente que respalda a todos los ciudadanos, un estado que apoya a todos

En las condiciones de una pandemia, cada país se enfrenta a dos opciones: proteger la vida de las personas o salvar la economía. Azerbaiyán es un país que, sin tener en cuenta ningún aspecto económico y sin ninguna duda, optó por la primera opción. Así, confirmó una vez más que se trata de un estado de orientación social.

Examinemos la serie de medidas adoptadas durante la pandemia en el ámbito de la protección social de la población. El 19 de marzo, Ilham Aliyev firmó una orden que prevé la mitigación del impacto de la pandemia en la economía del país, la estabilidad macroeconómica, el empleo y las empresas. Sobre la base de esta orden general, se asignaron al Gabinete de Ministros fondos por valor de 1.000 millones de manats para financiar las medidas mencionadas. Además, se crearon cuatro grupos de trabajo presididos por los ministros de economía, finanzas, trabajo y protección social de la población y el presidente del Banco Central para evaluar el impacto de la pandemia en las diferentes esferas de la vida del país y preparar propuestas. Se prepararon y presentaron al Gabinete de Ministros propuestas para reducir el impacto a corto y mediano plazo de la pandemia en el entorno empresarial, facilitar el crecimiento económico sostenible, determinar la cuantía de los posibles daños sufridos por las personas jurídicas y los particulares, prestar apoyo estatal a las empresas, mantener la estabilidad macroeconómica, etc. Sobre la base de esas propuestas se adoptaron otras decisiones gubernamentales.

La orden otorga especial importancia a la cuestión del empleo y la protección social de la población. En consecuencia, se fortaleció la protección social de los empleados contratados que trabajan en los sectores más afectados por la pandemia y las categorías de bajos ingresos de la población, junto con medidas de empleo a corto y mediano plazo.

El plan de acción aprobado para la aplicación de la Orden Presidencial prevé un total de 10 programas en las esferas mencionadas. Abarcan a 2,5 millones de personas, lo que demuestra las proporciones aún sin precedentes de apoyo social.

En general, se ha asegurado el empleo con la preservación de los salarios de más de 900.000 personas que trabajan en el sector público y 690.000 personas que laboran en empresas no estatales. Todos los organismos gubernamentales han recibido instrucciones de no cometer despidos injustificados. Se hizo un llamamiento a los empresarios en este sentido. El Estado pagará una parte significativa de los salarios de más de 300.000 personas que trabajan en 44.000 entidades comerciales. Además, más de 290.000 representantes de microempresas y empresarios privados se beneficiarán del apoyo del Estado.

Con el fin de ampliar las oportunidades de empleo, el Centro "DOST" ha iniciado la creación de 50.000 puestos de trabajo públicos. Se han asignado fondos por un monto de 30 millones de manats para esto. El número total de empleos públicos ha alcanzado los 90.000.

Se está efectuando un pago único de 190 AZN a las personas que han perdido sus empleos como resultado de la pandemia. Por instrucciones del presidente, el pago único se hará a 600.000 personas y cubrirá los meses de abril y mayo. A partir del 1º de abril, el número de familias que reciben asistencia social específica se ha incrementado en 10.000. El programa de asistencia social focalizada beneficia a un total de 330.000 miembros de 80.000 familias.

Bastaría con dar algunos ejemplos: en los últimos 15 años, el producto interno bruto aumentó en 64.000 millones de manats hasta alcanzar los 81.000 millones de 681 millones de manats en 2019, registrando un aumento de casi cinco veces. A principios de este año, las reservas estratégicas de divisas del país aumentaron hasta alcanzar un máximo histórico de 52.000 millones de dólares. Las reservas de divisas superan la deuda externa en más de cinco veces. En términos de reservas de divisas per cápita, Azerbaiyán ocupa el primer lugar en la CEI.

Con su economía y sus oportunidades financieras que aumentan cada año, Azerbaiyán ha pasado de ser un país prestatario a uno prestatario. Causa un sentimiento de orgullo el hecho de que Azerbaiyán no esté entre los 150 países que han solicitado ayuda al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional tras la pandemia. En estos días difíciles, Azerbaiyán no pidió dinero a nadie. Por el contrario, extendió su mano de ayuda a los países amigos por sí mismo.

El impacto negativo del régimen de cuarentena en la economía es inevitable. A pesar de los riesgos asociados, el gobierno considera que es su deber ayudar a los pobres y a los empresarios afectados. El pueblo, a su vez, lo aprecia y brinda un apoyo integral al Estado. El presidente recibe miles de cartas de ciudadanos que han sido tocados por la atención y el cuidado que se les está mostrando. En las cartas, algunas de las cuales han sido publicadas por AZERTAC, los ciudadanos comunes expresan su sincera gratitud. Su aprobación ahoga la voz de los grupos marginales y de la oposición radical que tratan de ensombrecer la lucha del Estado contra el coronavirus.

Experiencia que puede contribuir a la lucha mundial contra la pandemia y servir de ejemplo

El tiempo está demostrando la fórmula de que los países que luchan juntos contra el enemigo común tendrán la ventaja en la lucha contra la pandemia. En este sentido, cabe destacar el liderazgo de Azerbaiyán. La Cumbre del Consejo de Cooperación de los Países de Habla Turca, celebrada en formato de videoconferencia por iniciativa del presidente, Ilham Aliyev como presidente, fue el primer y serio llamamiento a la cooperación internacional y regional en la lucha contra COVID-19. Los Jefes de Estado que participaron en la cumbre elogiaron el liderazgo del presidente de Azerbaiyán en este asunto. La Cumbre del Consejo Turco demostró la gran importancia de la solidaridad y la cooperación entre los países y las organizaciones internacionales en este difícil momento.

El presidente de Azerbaiyán también inició la celebración de una Cumbre sobre el tema "Nos mantenemos unidos contra COVID-19" en el formato del Grupo de Contacto del Movimiento de los Países No Alineados. Esta iniciativa, apoyada unánimemente y aprobada por los Estados participantes, es otro ejemplo del liderazgo de Azerbaiyán en la cooperación internacional contra el coronavirus.

Azerbaiyán demuestra su solidaridad con los países afectados por la pandemia. La proyección en vídeo de las banderas nacionales de Italia, España, los Estados Unidos de América, Turquía, Georgia y otros países, así como de las banderas de organizaciones internacionales, en el edificio del Centro Heydar Aliyev fue recibida con aprobación como un acto de buena voluntad.

Desde el comienzo de la pandemia, Azerbaiyán ha estado trabajando estrechamente con la Organización Mundial de la Salud. Azerbaiyán ha asignado 5 millones de dólares a la organización. Una delegación de especialistas de la OMS que visitó Azerbaiyán para evaluar la situación observó que nuestro país estaba adoptando las medidas necesarias para detener la pandemia y formuló ciertas recomendaciones. Posteriormente, la OMS emitió una declaración en la que citaba a Azerbaiyán como ejemplo en la lucha contra el coronavirus. Apreciando enormemente la contribución mundial de Azerbaiyán a la lucha contra la pandemia de coronavirus, el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó: "Veo los esfuerzos activos del Presidente de Azerbaiyán en los planos nacional, regional y mundial en esta lucha". Aprovecho esta oportunidad para expresar mi gratitud al sr. presidente por unirse y apoyar los esfuerzos en estos tres niveles".

Azerbaiyán ha creado un Fondo de Apoyo a la Lucha contra el Coronavirus. El Estado asignó inicialmente 20 millones de manats al fondo. El presidente Ilham Aliyev y la primera dama Mehriban Aliyeva donaron su salario anual al fondo. Posteriormente, esta iniciativa se amplió y dio un segundo aliento a las buenas tradiciones de nuestro pueblo.

******

A lo largo de la historia, los pueblos se han salvado de situaciones y crisis difíciles gracias a la voluntad política y la previsión de sus dirigentes. Durante los grandes desafíos, la principal tarea de cada líder es precisamente la misión de rescate.

Recordemos al líder nacional Heydar Aliyev, que salvó a Azerbaiyán de la amenaza de la desaparición en 1993. Hoy en día, el sucesor político del gran líder Ilhám Alíyev cumple con confianza y éxito esta misión durante la pandemia. Junto con nuestro presidente, hemos superado muchas dificultades y pruebas. Definitivamente derrotaremos al coronavirus. Y, por supuesto, ¡lo haremos juntos de nuevo!

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.