POLÍTICA


Han transcurrido 26 años de la ocupación de los distritos Fuzulí y Jabrayil por los armenios

Bakú, 23 de agosto, AZERTAC

El 23 de agosto de 1993, en el curso de la agresión militar de la República de Armenia contra la República de Azerbaiyán, los distritos Fuzulí y Jabrayil, fuera de la antigua Región Autónoma de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán, fueron ocupados por las fuerzas armadas de Armenia.

Como resultado de la ocupación del distrito Fuzulí, 657 de sus habitantes fueron asesinados, 400 quedaron inválidos de guerra y 181 fueron capturados y desaparecidos. Entre los residentes del distrito de Jabrayil, unas 400 personas murieron, 177 quedaron inválidas de guerra y 91 fueron capturadas y desaparecieron sin dejar rastro. Los residentes de ambas regiones se enfrentaron a una limpieza étnica masiva, y la propiedad estatal y privada fue objeto de saqueo. En la actualidad, de los 130.900 habitantes del distrito Fuzulí, unos 70.000 viven en sus zonas liberadas, mientras que el resto está habitado en diferentes regiones de Azerbaiyán como desplazados internos. La mayoría de los 79.900 residentes del distrito Jabrayil todavía tienen que vivir en diferentes partes de Azerbaiyán como desplazados internos.

Al igual que en otros territorios ocupados, en los distritos Fuzulí y Jabrayil, Armenia aplica la política de arruinar, falsificar, destrozar y alterar las características originales del patrimonio cultural e histórico del pueblo azerbaiyano. En el territorio del distrito Fuzulí se encuentran los monumentos arqueológicos de Garakopaktapa del tercer milenio a.C., el mausoleo de Miralí de los siglos XIII y XIV en el pueblo de Ashaghy Veysali, la mezquita y el caravasaray del siglo XVII en el pueblo de Garghabazar y otros. En el distrito Jabrayil fueron destruidos y saqueados los puentes de Khudafarin sobre el río Araxes de los siglos XI-XIII, monumento de importancia mundial, así como la tumba de los siglos XIII-XIV en el pueblo de Dagh Tumas, los cementerios medievales y otros monumentos situados cerca de la ciudad Jabrayil.

La República de Armenia, en flagrante violación de las obligaciones contraídas en virtud de los Convenios de Ginebra, sigue cometiendo actos ilícitos como el cambio de nombres geográficos en los distritos de Fuzulí y Jabrayil, el saqueo de bienes en esos distritos y la quema de territorios. Especialmente en el distrito de Jabrayil, se realizan actividades económicas ilegales en la agricultura y se intenta asentar a las personas de origen armenio, incluidos los armenios de Siria. La construcción por los armenios de una iglesia en el territorio del distrito de Jabrayil, donde nunca han vivido como comunidad, salvo en algunos casos individuales, demuestra visiblemente las malas intenciones de Armenia de anexionarse los territorios ocupados de Azerbaiyán y de otorgar al conflicto un carácter religioso.

En la resolución 884 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se condenó enérgicamente la ocupación de la ciudad de Horadiz, en la República de Azerbaiyán, y se expresó profunda preocupación por la emergencia humanitaria en la frontera meridional de Azerbaiyán, incluida la ciudad de Horadiz, y la expulsión de un gran número de civiles de sus lugares de residencia permanente. La resolución exigía la retirada unilateral de las fuerzas de ocupación de la ciudad de Horadiz y otros territorios ocupados de Azerbaiyán de conformidad con el "Calendario ajustado de medidas urgentes para aplicar las resoluciones 822 (1993) y 853 (1993) del Consejo de Seguridad". Aunque las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas contienen una demanda inequívoca de retirada de las fuerzas de ocupación, Armenia no ha cumplido con estas exigencias.

Sólo como resultado de la operación de contraataque llevada a cabo por las Fuerzas Armadas de la República de Azerbaiyán en enero de 1994, 22 asentamientos del distrito de Fuzulí y la aldea de Cocug Marcanlí del distrito de Jabrayil fueron liberados de la ocupación.

Tras la liberación de la colina de Lalatapa, cerca de Cocug Marcanlí, en abril de 2016, el Gobierno de la República de Azerbaiyán garantizó la remoción de minas en el territorio, la reconstrucción de viviendas, la infraestructura conexa y el regreso de los desplazados internos en condiciones dignas, con lo que se crearon las condiciones de seguridad necesarias para residir en esa aldea. La labor de restauración llevada a cabo por el Gobierno de la República de Azerbaiyán en los territorios liberados del distrito de Fuzulí y en la aldea de Cocug Marcanlí demuestra la firme voluntad de Azerbaiyán de liberar y restaurar los territorios ocupados para garantizar el regreso seguro y digno de los desplazados internos.

La ocupación de los territorios azerbaiyanos nunca puede conducir a resultados políticos perseguidos por Armenia. Sólo la retirada de las tropas de Armenia de los territorios ocupados de Azerbaiyán y el cambio del statu quo de ocupación pueden abrir el camino para una solución política del conflicto, una cooperación regional amplia y contribuir a garantizar una paz sostenible.

La parte azerbaiyana, que apoya la intensificación de los esfuerzos internacionales para resolver cuanto antes el conflicto, conserva el derecho inherente a restablecer su integridad territorial y su soberanía dentro de las fronteras reconocidas internacionalmente y los derechos violados de sus ciudadanos.AZERTAC español

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.