SOCIEDAD


Hasta la fecha no se han observado efectos secundarios graves durante la vacunación

Bakú, 5 de febrero, AZERTAC

En el último mes ha habido una tendencia a la baja en el número de pacientes con coronavirus en los hospitales. Prácticamente en todos los hospitales, estos pacientes se alojan en un solo departamento. Es decir, hay un grave descenso en la incidencia del coronavirus.

Así lo ha expresado Farruj Sadirov, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Central de Petroleros, reporta AZERTAC.

Hablando sobre el proceso de vacunación en Azerbaiyán, F. Sadirov proporcionó información sobre los efectos secundarios después de la vacunación: "El número de quejas de los ciudadanos en relación con los problemas y reacciones posteriores a la vacunación es insignificante. Los síntomas coinciden con las reacciones adicionales descritas en las instrucciones de la vacuna. Podemos decir que los efectos habituales de la vacunación son percibidos a veces por los ciudadanos como efectos adicionales o secundarios. Por ejemplo, entre 24 y 48 horas después de la vacunación, puede haber dolor en el lugar de la inyección y una reacción inflamatoria local, así como un ligero aumento de la temperatura. Estos son síntomas normales de la vacuna y no se consideran un efecto secundario grave. De hecho, tener estos síntomas es una indicación de que el cuerpo está respondiendo bien a la vacuna y desarrollando un alto nivel de protección. Los ciudadanos pueden percibirlos como efectos secundarios, pero no lo son. Hasta la fecha, no se han observado efectos secundarios graves durante la vacunación".

Según el especialista en enfermedades infecciosas, una nueva mutación del coronavirus se ha convertido en un tema activo en el mundo: "La mutación, registrada por primera vez en Inglaterra, se denominó B.1.1.7. Actualmente, se ha registrado una mutación del coronavirus y se trata de una mutación genética. Afortunadamente, aún no se ha identificado en Azerbaiyán. Aunque el coronavirus puede tener millones de mutaciones, sólo podemos hablar de mutaciones a gran escala, porque las mutaciones a pequeña escala no se pueden detectar.

Es demasiado pronto para hablar de sus manifestaciones clínicas. La información sobre el curso de la COVID y sus manifestaciones clínicas comenzó a surgir después del sexto mes de la pandemia. Sin embargo, están surgiendo nuevas manifestaciones clínicas de la antigua variante que se están añadiendo a la lista de síntomas. Por lo tanto, es demasiado pronto para decir cuál será el cuadro clínico de los virus mutantes notificados en Inglaterra y Brasil. Las estimaciones preliminares sugieren que la nueva mutación del coronavirus tiene el potencial de propagarse más rápidamente. Todavía no se ha emitido ninguna opinión científicamente válida sobre la evolución de la enfermedad y el grado de gravedad clínica.

No obstante, como siempre, hay que tomar precauciones. No depende de la mutación del virus, porque el virus tiene que entrar en el cuerpo de una forma u otra para causar la enfermedad en los seres humanos. Tanto si se trata de un virus modificado como de un virus antiguo, las formas de protección siguen siendo las mismas. Deben utilizarse tanto barreras fisiológicas como mecánicas. Todavía es demasiado pronto para hablar de las manifestaciones clínicas de la variante mutada del nuevo tipo de coronavirus, a quién afectará, a qué grupos de edad pertenecerá y qué órgano se verá más afectado. Actualmente se está investigando en esta dirección".

El experto señaló que quienes se han curado del nuevo tipo de coronavirus y han desarrollado anticuerpos en la sangre, incluidos los vacunados, tienen un menor riesgo de contraer la nueva mutación COVID-19: "Porque aunque lo llamemos una nueva especie mutada, su estructura materna es similar a la de los coronavirus e incluso tiene 50 años de antigüedad. Existe un fenómeno llamado inmunidad cruzada. Las personas expuestas a cualquier tipo de coronavirus e infectadas tienen menos probabilidades de infectarse por el otro tipo e incluso, si se infectan, es posible que la enfermedad tenga un curso leve. Además, es concebible que, debido a la inmunidad desarrollada por los infectados y vacunados, aunque se expongan a la nueva cepa y se infecten, el proceso sea leve. Una cuestión que nos preocupa es el impacto de la nueva cepa en la mortalidad. La rápida propagación de la infección está causando graves problemas a países de todo el mundo. Hasta la fecha, la tasa de mortalidad por el coronavirus en Azerbaiyán no supera el 2%. A pesar de que el 98% de las personas infectadas por el coronavirus en nuestro país se recuperan, hoy la pandemia ha conquistado el mundo entero.

La COVID-19 provoca una incapacidad temporal. Hoy en día, una persona infectada por el coronavirus, aunque no tenga molestias, debe ser aislada, sus actividades laborales suspendidas y debe estar bajo supervisión médica. Todo esto puede perturbar la situación socioeconómica del mundo. Por eso también es importante controlar el calendario del número de infectados. Naturalmente, la rápida propagación del virus es un problema grave. Más grave aún puede ser el hecho de que la tasa de mortalidad siga siendo la misma. Según las estimaciones preliminares, la mutación es simplemente un aumento de la infectividad del virus, mientras que la mortalidad se espera que disminuya. En este caso, el control del virus puede ser relativamente sencillo".

F.Sadirov señaló que la pandemia comenzó con una persona, y la lucha contra ella es responsabilidad de todos. Por lo tanto, todos deben ser conscientes de esta responsabilidad.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.