CULTURA


Historia de la mujer más modesta y talentosa del mundo musical de Azerbaiyán- Elza Ibrahimova

Bakú, 11 de febrero, AZERTAC

No hay persona en Azerbaiyán, independientemente de su edad, que no cante alguna melodía de sus numerosas obras. Ya en vida de la compositora se les llamaba música folclórica, lo que es una especie de factor de talento.

...El padre de Sona Khanum (madre de Ibrahimova) a principios del siglo XX estuvo bajo la estrecha protección del rey Nicolás II en Daguestán. El bisabuelo de Elsa por parte de su padre Ibrahim era un rico comerciante, que hacía frecuentes viajes de Daguestán a Bakú. Su hijo Atlukhan (abuelo de Elza) nació en Bakú (Bilajari) en 1865, dirigió talleres de cerrajería en el depósito de locomotoras de Bilajari y dio clases de metalistería. En 1903 en Bilajari tuvo un hijo Imamaddin Ibrahimov - el padre de Elza Ibrahimov. La madre de Elza Ibrahimova se graduó en los años 1928-30 en cursos de obstetricia en Leningrado y fue a parar a Bakú con unos parientes. Allí conoció a su futuro marido Imamaddin. En aquella época ya era el jefe del depósito de locomotoras de la estación de Divichi, y más tarde presidió las áreas más responsables del transporte ferroviario de Azerbaiyán.

En noviembre de 1943 el Jefe del Depósito de Locomotoras de Bilajari, Coronel de tracción (rango de los trabajadores ferroviarios en tiempos de guerra) Ibrahimov Imamaddin Atluhanovich fue enviado con un equipo de conductores a Derbent para realizar la tarea estatal más importante: era necesario encontrar un tren litera en Derbent, en el que seguía el Jefe de Estado I.V. Stalin, y escoltarlo hasta Bakú. En Derbent, un tren litera fue unido con una locomotora de vapor de los Ferrocarriles de Azerbaiyán. La supervisión de los conductores corrió a cargo de Ibrahimov Imameddin. El tren litera con I.V. Stalin y todos los generales del comandante en jefe de la Unión Soviética llegó a Bakú sin incidentes para partir hacia Teherán para la famosa conferencia de Teherán celebrada del 28 de noviembre al 1 de diciembre de 1943.

Sona Ibrahimova, ya casada, ingresó en el Instituto Médico Estatal de Azerbaiyán (1942-48) y recibió la especialidad de obstetra-ginecólogo. Trabajó toda su vida en el hospital ferroviario № 1 de Bakú. I.A. Ibrahimov en 1941-45 participó en la Gran Guerra Patria. En 1941-43, fue destinado a Tabriz, donde sirvió como coronel director de Transporte Ferroviario, jefe del Departamento Militar ВЭО-17 del entonces existente 47º Ejército Soviético estacionado en Tabriz. Fue galardonado con la más alta distinción gubernamental - la Orden de Lenin y la Orden de la Bandera Roja del Trabajo, la Orden de Honor y otras medallas.

Como el padre era trabajador ferroviario, la familia tuvo que trasladarse de un lugar a otro. Tiflis, Tabriz, Teherán... La hija mayor, Leila, nació en Tiflis, Elza en Hajigabul y su único hermano en Bakú.

El don musical se despertó en Elza muy pronto. No tuvo que pensar demasiado en quién convertirse. La familia amaba mucho la música y, habiendo notado en la pequeña el interés por el arte, empezó a fomentarlo de todas las maneras. Desde pequeña la pequeña Elsa escuchaba música folclórica y sobre todo le gustaba el mugham. Sus padres la destinaron a la escuela de música nº 8. No había piano en casa, y se fue a estudiar con sus vecinos. Y finalmente papá compró un piano - viejo, alemán, del siglo XVIII. Lo vendieron unos alemanes que vivían en Sumgayit. Como reliquia preciosa en la que E. Ibrahimova comenzó a componer, todavía se conserva en su casa. La Escuela de Música nº 8, el Colegio de Música que lleva el nombre de A. Zeynalli (clase de composición de Boris Yermolayev, un talentoso profesor que fue el primero en darse cuenta del talento creativo de la joven y le dijo que compusiera música) y, por último, el Conservatorio Estatal de Azerbaiyán que lleva el nombre de Uzeyir Hajibayov, donde estudió composición con Qara Qarayev. ¿Puede haber más felicidad para un músico que ser alumno de un gran compositor? Cada vez que pedía a los alumnos que compusieran una parte de la obra, Elza traía una pieza entera terminada. No todos podían superar la difícil ciencia de la composición y estudiar hasta el final. Pero Elza no tuvo problemas con ello.

Su triunfo llegó desde la primera canción. El 16 de abril de 1969 se emitió por primera vez "Yalan ha deyil" con la letra del poeta popular Mamed Rahim. Más adelante, "Gecə bulaq başında" con la letra de B. Vahabzada, "Sən bir nəğmə, mən bir nəğmə" con la letra de Y. Hasanbek y cientos de canciones más. Fueron interpretadas por los mejores cantantes de Azerbaiyán, corifeos. Las canciones se convirtieron en un clásico de oro de la variedad azerbaiyana. Un día, B.Vahabzade se dirigió a Elza Ibrahimova: "¿Cómo has podido, siendo rusófona, sentir mis poemas tan sutilmente, tan profundamente, que ni siquiera yo he podido?". Elza respondió con una media sonrisa. Siempre fue discreta, concisa. Y a las preguntas que le hacían respondía brevemente, sin emociones innecesarias.

Las melodías nacían en ella casi de inmediato, por completo, y sólo las ponía en notas. Y podía hacerlo incluso sin piano, sentada a la mesa, tan absoluto era su oído musical. ¡Cuántas emociones, sentimientos, pasión bullían en esta persona tranquila, comedida, modesta y sencilla! "Bilməzdim", "Sən yadıma düşəndə", "O gözlər", "Gəl barışaq"... La lista continúa. Y el primer tango azerbaiyano pertenece a la mano de Elza Ibrahimova - "Bu bağçadan keçmisən", en 1972 se escribió otro tango "Qurban verdim". Durante mucho tiempo la censura no les permitió actuar, porque el tango era un género de la cultura burguesa.

Sin embargo, E.Ibrahimova es famosa no sólo por las canciones líricas. En su bagaje creativo hay numerosas obras de diferente género musical. Y la cima de la creatividad de la compositora fue la ópera. Es autora de dos óperas - "Afət" sobre la obra homónima de H.Javid y "Yanan laylalar" sobre el libreto de R.Heydar. La tercera - "Şeyx Şamil" fue empezada, pero el compositor no pudo terminarla... Así, en esta mujer frágil y extraordinariamente dotada, se combinaba la enorme diligencia con la modestia y la sencillez.

...Una de sus cimas artísticas fue la canción "Ey Vətən" (letra de Aslan Abdullayev). En la actuación de Rashid Behbudov voló por todo el mundo, convirtiéndose en la canción emblemática del país del fuego. Bajo su sonido quedó enterrado el legendario cantante. Una de las obras más patrióticas del autor ha servido a Azerbaiyán durante más de 50 años y servirá para siempre. Esta canción representa todo el amor y la lealtad de la compositora a Azerbaiyán, su patria multinacional, que le correspondió...

AZERTAC Español

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.