CULTURA


Huellas de antiguas creencias en las tradiciones de los azerbaiyanos

Bakú, 10 de mayo, AZERTAC

En Azerbaiyán, los ritos islámicos se han mezclado durante mucho tiempo con ritos locales y tradiciones de origen pagano. Se sabe que incluso después de la expansión árabe y el reinado del Islam, las reliquias islamizadas de creencias y cultos preislámicos, junto con elementos musulmanes, continuaron influyendo en el comportamiento de una gran parte de la población en el hogar, las costumbres y las tradiciones.

Restos de antiguas creencias se conservaron principalmente en las costumbres de bodas y entierros. El conjunto más completo de rasgos arcaicos se puede observar en la veneración de la piedra, cuyos restos se encuentran en las costumbres de los azerbaiyanos.

Grandes estructuras de piedra - megalitos, menhires, cromlechs - han sobrevivido desde las profundidades de los siglos. Los megalitos y los cromlechs servían como monumentos funerarios, por lo que los científicos los relacionan no sólo con el culto al sol, sino también con el culto a los muertos.

Estudios han encontrado que los dólmenes y menhires en tiempos antiguos servían en los rituales de causar lluvia y sol. Los cromlechs cerca de la aldea Joyalí, los círculos de piedra en las cercanías Gandzá y cerca de la aldea Askerán en el distrito Agdam eran conocidos. Estos edificios son los objetos religiosos más antiguos y, al mismo tiempo, una especie de lápidas. Estructuras de piedra de forma redonda eran la evidencia del culto al sol (el círculo simboliza al sol).

La variedad original de megalitos está representada por vishaps(criaturas mitológicas antiguas) conocidos principalmente en el Cáucaso - en Azerbaiyán (Najchiván), Georgia, el Cáucaso Norte. Ascenso al culto de los peces, que más tarde cambiaron su significado de culto. Se encontraron dólmenes y megalitos (estructuras hechas de enormes glebas rocosas) en muchas regiones del mundo, incluyendo Oriente Medio, Irán y el Cáucaso.

En Azerbaiyán y el Cáucaso en total, son famosos los santuarios "pir" en la lengua azerbaiyano que se cree que contribuyen a la concepción y la producción de la leche en las mujeres que amamantan.

Tales construcciones de piedra de forma fálica fueron veneradas en la antigüedad como "un remedio divino independiente", y más tarde se convirtieron en un símbolo de fertilidad. La gente llamaba a estas fiestas "Eyubyak dashi" ("piedra del ombligo").

En la antigüedad, las montañas eran consideradas la morada de los espíritus y de los dioses. Desde la antigüedad, los picos de las montañas de Kiligdag, Babadag, BeshBarmak y varios otros fueron considerados sagrados en el territorio de Azerbaiyán.

Algunas montañas se han convertido en parte integrante de las religiones del mundo, como lo demuestra el Monte Besh-Barmak ("cinco dedos"), cuya extraña forma en la parte superior está asociada a la "mano del creador". Dado que en el Islam la imagen de la mano denota la mano del Imán Alí, la montaña se ha convertido en un lugar de culto para este santo musulmán y está asociada al Islam.

El culto de las montañas se basa en la fe en los espíritus antropomórficos que habitan en ellas. Así, en el monte Babadag (Guba) las piedras se consideran sagradas y se llaman "baba dashi" (piedra del abuelo). Según la creencia, el santuario en la montaña da curación sólo a la gente sin pecado, y todo aquel que no sobrevive el difícil viaje a la fuente de agua de curación a una altitud de 3635 metros sobre el nivel del mar, es pecaminoso. Es un indicador de que el ascenso séptuple al santuario de Babadag fue igual al Hajj (la peregrinación que realizan los fieles musulmanes a La Meca en Arabia Saudita).

El Monte Asjabi-kaf en el oeste de Azerbaiyán (Najchiván) era famoso en todo el Medio Oriente. "Asjabi-kaf" significa "el lugar de la vida de los santos": la palabra árabe "asjabi" se interpreta como "cerca de Magomet", "kaf" "cueva". Según la leyenda, siete jóvenes y un perro encontraron refugio en la cueva situada en esta montaña, y en el Corán 18 surá "Kyaf" se dice que el profeta Moisés (Musa) se reunió con Khyzr, el propietario de la montaña Kyaf.

Según los materiales etnográficos, desde la antigüedad se reverencian en Azerbaiyán los picos de las montañas, que se llaman en el pueblo "odzaq daghi" o "ziyarat daghi", es decir, montaña sagrada o montaña de peregrinos.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.