POLÍTICA


Investigador italiano: ”En una época de pandemia mundial, los problemas de migración mundial y la inestabilidad política sólo podrían poner en peligro el camino hacia la paz”

Roma, 24 de septiembre, AZERTAC

Armenia está llevando a cabo una política de asentamiento ilegal en los territorios ocupados de Azerbaiyán y recientemente ha puesto en marcha una política de reasentamiento de armenios procedentes del Líbano en ese país. Hace unos días se ha publicado en los medios de comunicación social la noticia de que una familia del Líbano se ha reasentado en la ciudad de Shusha, un destino de suma importancia histórica y moral para Azerbaiyán.

Un profesor asociado de la Universidad de Roma Sapienza Daniel Pommier Vinchelli compartió sus opiniones sobre este tema con AZERTAC.

"La noticia de que el gobierno armenio está favoreciendo el asentamiento de etnia armenia libanesa en las tierras ocupadas de Karabaj y las otras regiones de Azerbaiyán, podría poner en peligro el proceso de paz y la estabilidad de la región del Cáucaso.

Esa sería una muy mala noticia después de las circunstancias tan malas como la nueva escalada armada entre Armenia y Azerbaiyán, ocurrida en julio de 2020", dijo Daniel Pommier Vinchelli.

"Según el asistente del presidente de Azerbaiyán, Hikmat Hadjiyev, al menos una familia de origen étnico armenio del Líbano se habría trasladado a la ciudad de Shusha. Shusha, que en su día fue una ciudad multiétnica y multicultural, es un hito histórico de la identidad y la presencia azerbaiyana en Nagorno-Karabaj. Hasta la guerra de 1992-1994 las dos comunidades coexistieron pacíficamente en la ciudad con una abrumadora mayoría de azerbaiyanos étnicos.

La ciudad fue destruida durante la guerra y la población azerbaiyana fue totalmente expulsada. No es sorprendente que el traslado desde el extranjero de personas de etnia armenia, incluso en lo que respecta a la insignificante cantidad de una sola familia, constituya una ofensa a los sentimientos de los azerbaiyanos. Al abordar el conflicto de Nagorno-Karabaj debe recordarse siempre que en 1993-1994 alrededor de un millón de azerbaiyanos huyeron de Nagorno-Karabaj y de siete regiones circundantes azerbaiyanas ocupadas por fuerzas armenias. Nunca regresaron y su derecho a regresar ha sido violado por Armenia".

"Azerbaiyán se convirtió así en el país del mundo con el mayor porcentaje de desplazados internos en relación con el número de habitantes. En aquel entonces, a principios de los años 90, el desplazamiento interno era todavía un fenómeno social desconocido y limitado. Ahora, tras los numerosos conflictos internos que se producen en todo el mundo, el número de desplazados internos ha duplicado el número de refugiados en aproximadamente un 40%. Cuando hablamos de una crisis de refugiados deberíamos calcular que numerosos estados están sufriendo una crisis de desplazados internos como Siria, Colombia, Pakistán. Es fácil entender cómo las instituciones y la sociedad azerbaiyana (por supuesto incluyendo a los desplazados internos) sufrieron esta dura prueba. Así que es comprensible que cualquier reubicación sea muy sensible a los habitantes originales (y yo diría que legítimos) de la región.

La demografía siempre ha sido un instrumento privilegiado de la política en la era moderna desde el siglo XIX, cuando la evolución técnica y la politización de las masas hicieron de la manipulación demográfica una opción de los programas políticos. Los ejemplos son innumerables a lo largo de la historia: el intercambio de población entre turcos y griegos después de la Primera Guerra Mundial, la expulsión de la población de etnia alemana de Europa oriental en 1945, la expulsión de los etíopes italianos de Istria y Dalmacia por las autoridades de la Yugoslavia comunista en el mismo período. El propio Cáucaso meridional fue testigo de una manipulación demográfica después de la conquista rusa de la región a principios del siglo XIX, bien documentada en la destacada obra histórica del Dr. Farid Shafiyev, publicada por McGill University Press. La dominación rusa dio lugar a un aumento de la presencia armenia, debido a razones políticas, ya que se consideraba que los armenios eran más fiables y dignos de confianza para los colonizadores rusos".

"Hoy en día el nexo entre la ocupación militar y el asentamiento de asentados familiares de la potencia ocupante es todavía evidente. Hay muy pocos estudios, en las ciencias sociales y legales, que traten este complicado tema. Entre ellos me refiero a un amplio estudio jurídico del profesor Eugene Kontorovich, publicado hace dos años en el Journal of Legal Analysis, una revista científica basada en la Escuela de Derecho de Harvard. Según Kontorovich, que propone un enfoque jurídico comparativo de los regímenes de ocupación en el mundo, "Armenia ha fomentado la migración a los territorios ocupados, en particular a los que se encuentran bajo soberanía azerbaiyana de jure, como el remoto corredor de Lachin (...) Además, diversos partidos políticos y asociaciones públicas ayudaron a atraer habitantes. Aunque muchos de los asentados habían huido de otras zonas de Azerbaiyán, se les expidieron pasaportes armenios cuando se establecieron en el territorio ocupado por Armenia. En algunos lugares, los asentamientos aparentemente recibieron apoyo financiero del gobierno, como subvenciones, beneficios fiscales, servicios públicos gratuitos, etc.".

"Otro estudio interesante fue realizado por dos conocidos estudiosos del Cáucaso meridional como Svante Cornell y Brenda Shaffer. Según los dos autores también se basa en un enfoque comparativo: "Los funcionarios de Armenia, las autoridades locales de Nagorno-Karabaj y las organizaciones de la diáspora han promocionado desde entonces [la guerra] sus esfuerzos por llevar pobladores a los territorios ocupados. Un funcionario local declaró que se captan colonos tanto de Armenia como de países extranjeros. Observadores independientes, como las misiones de investigación de la OSCE, han documentado pruebas de los asentamientos armenios. Según la OSCE, 3.000 colonos armenios viven en la ciudad de Lachin, en su mayoría en antiguas casas de azerbaiyanos que huyeron durante la guerra. Los nuevos colonos, según el informe, recibieron "incentivos ofrecidos por las autoridades locales, entre ellos vivienda gratuita, acceso a la propiedad, infraestructura social, electricidad barata o a veces gratuita, agua corriente, e impuestos bajos o exenciones fiscales limitadas", dijo el profesor.

"Según dos estudios citados anteriormente, la relación entre la ocupación militar y el asentamiento ilegal bajo los auspicios de la potencia ocupante es un rasgo omnipresente en este tipo de crisis. Lo que difiere es la reacción de la comunidad internacional. Si bien es vívida en el caso de los colonos israelíes en las tierras palestinas ocupadas, es silenciosa en lo que respecta a otros casos, incluido Nagorno-Karabaj. Este es un ejemplo insoportable de doble rasero. Creo que se debe crear conciencia a nivel internacional sobre este asunto. Si bien es fácil de entender el sufrimiento del pueblo libanés, incluidos los de origen étnico armenio, tras los recientes acontecimientos en el Líbano, por otra parte, este sufrimiento no puede curarse a costa de otra persona. En una época de pandemia mundial, los problemas de migración mundial y la inestabilidad política sólo podrían poner en peligro el camino hacia la paz", concluyó.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.