NOTICIAS DE FRONTERA


Jeque de los musulmanes del Cáucaso hizo un llamamiento al pueblo azerbaiyano

Bakú, 29 de septiembre, AZERTAC

El jeque de los musulmanes del Cáucaso, jeque ul-Islam Allahshukur Pashazade, se dirigió al pueblo azerbaiyano.

AZERTAC presenta el texto del llamamiento:

"Tocando al pueblo de Azerbaiyán, ruego al Todopoderoso que extienda nuestras victorias logradas en los últimos días en la lucha justa por la liberación de nuestras tierras de los ocupantes armenios, y que descanse en paz el alma de nuestros valientes hijos que se convirtieron en mártires. Nuestro pueblo se ha levantado en la guerra por la integridad territorial de la Madre Patria. La guerra por la Madre Patria es una guerra justa. Somos un pueblo amante de la paz que nunca ha puesto un pie en las tierras de otros pueblos. Tratamos los valores humanos universales con la misma atención, cuidado y respeto que tratamos nuestros valores nacionales y espirituales. Pero la realidad es que hemos enfrentado las demandas de los ocupantes armenios de nuestras tierras ancestrales, la ocupación, el terror, la limpieza étnica contra nuestro pueblo, y una política deliberada de destrucción de nuestros monumentos religiosos y culturales. Esta constante agresión ha agotado la paciencia del pueblo azerbaiyano. Es necesario poner fin a la ocupación y a la agresión moral que dura más de treinta años. Hay que hacer justicia. Hoy en día, en respuesta a las provocaciones regulares del país ocupante -Armenia-, Azerbaiyán se encuentra en la arena de las acciones militares. Esta es la arena del triunfo de la justicia. El ocupante, que durante muchos años ha hecho caso omiso de la justa voz de Azerbaiyán y de los llamamientos de la humanidad en favor de la paz, ha socavado los esfuerzos de la comunidad internacional, ha insultado nuestros valores espirituales, ha destruido nuestros hogares religiosos, ha convertido la tierra de nuestros padres en ruinas, ha destruido cementerios, ha intentado borrar nuestras huellas y pervertir nuestra historia, ha llevado a cabo actos de vandalismo contra monumentos de escala universal y, por último, se hace responsable de lo que se ha hecho en el ámbito de las acciones militares. La solicitud de los armenios al Tribunal Europeo de Derechos Humanos es una verdadera hipocresía que no encaja en ningún marco. Como el presidente de nuestro estado señaló, ¡¿qué hace un soldado armenio en nuestra tierra?!

Azerbaiyán está restaurando su integridad territorial reconocida por la comunidad internacional y las Naciones Unidas, luchando por sus tierras. Siendo una sociedad civilizada basada en el derecho internacional, esperábamos una solución pacífica justa del conflicto armenio-azerbaiyano de Nagorno-Karabaj. Hemos esperado numerosas visitas, reuniones y negociaciones bajo la égida de organizaciones internacionales que actúan en pro de la solución pacífica de este conflicto, y apreciamos estos esfuerzos. Sin embargo, el lado armenio está haciendo todo lo posible para asegurar que estos esfuerzos sigan siendo infructuosos. Y la comunidad mundial no aplica sanciones contra el extremismo y el terror de Armenia, que hace caso omiso del derecho internacional, no cumple manifiestamente las resoluciones de las Naciones Unidas, cometió un genocidio contra los azerbaiyanos en Joyalí, destruyó nuestras mezquitas y cementerios, insultó nuestros valores espirituales, exterminó a la población pacífica, las mujeres, los niños, los ancianos, destruyó sus hogares, violando así las convenciones internacionales.

En mi calidad de dirigente religioso, el Jeque ul-Islam del Cáucaso, yo y los jefes de las confesiones religiosas de Azerbaiyán durante todos estos años hemos presentado regularmente solicitudes a organizaciones internacionales, parlamentos de diferentes países y dirigentes políticos y religiosos, informándoles de los crímenes de la parte armenia. Desde el comienzo del conflicto, he celebrado numerosas reuniones con representantes de la Iglesia Ortodoxa Rusa, la Iglesia Ortodoxa Georgiana, el Consejo Mundial de Iglesias, el Vaticano y los centros religiosos musulmanes para la solución pacífica del conflicto, y he participado en negociaciones con la Iglesia Armenia. Como resultado, logramos que el conflicto no se convirtiera de ninguna manera en una confrontación interreligiosa, sin embargo, lamentablemente, la parte armenia no ha mostrado ningún compromiso con las declaraciones conjuntas firmadas por nosotros. En cada intento de encubrir su política extremista de ocupación, Armenia trató de dar al conflicto una coloración religiosa y hacerlo pasar por una confrontación entre cristianos y musulmanes. Lo declaro inequívocamente: No nos ansiamos a las tierras extrañas, el único objetivo del pueblo azerbaiyano es salvar a la Madre Patria de la agresión y liberar las tierras nativas ocupadas de Azerbaiyán de los invasores armenios.

El jeque de Musulmanes Caucásicos felicita al Comandante Supremo y a todo nuestro pueblo por los éxitos alcanzados por nuestro glorioso ejército en nombre de la Madre Patria. Estos éxitos son los precursores de nuestra merecida gran victoria. ¡Que Alá proteja al glorioso ejército azerbaiyano que dio una lucha digna al enemigo! Nuestros soldados llenos de un brillante amor por la Madre Patria están para siempre en nuestros corazones. Nosotros, figuras religiosas, rezamos por la victoria en la lucha justa de nuestro pueblo y el triunfo de la justicia. Siempre estamos dispuestos a estar hombro a hombro con nuestros soldados, para apoyarlos. Nuestra patria nos llama. Nuestro orgullo y coraje nacional, la unidad espiritual y la solidaridad contra la opresión y la injusticia deben elevarse más alto que nunca. Todos los azerbaiyanos, independientemente de su nacionalidad, su religión, sus opiniones políticas y su país de residencia, deben permanecer unidos contra el enemigo común, unidos en el puño. Como el jefe de nuestro estado enfatizó "¡Juntos somos el poder!

El llamamiento del Comandante Supremo, presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, al pueblo con motivo del triunfo del ejército azerbaiyano dio felicidad y alegría a todo nuestro pueblo y a nosotros, creyentes y figuras religiosas que formamos parte integrante de nuestra sociedad. La valentía y el coraje de nuestros residentes, que se levantaron contra los ocupantes armenios que iniciaron las acciones provocadoras tanto en dirección a Karabaj como a Tovuz, es un modelo de ciudadanía que inspira a nuestro pueblo. El deseo de millones de creyentes está en consonancia con el deseo de todo nuestro pueblo de liberar las tierras ocupadas bajo la dirección del Comandante Supremo de Azerbaiyán. Los creyentes de nuestro país ahora, como siempre, apoyan los pasos decisivos del Jefe de Estado y están dispuestos a contribuir al logro de una victoria histórica bajo la dirección del Comandante en Jefe. Dirigiéndonos al pueblo de Azerbaiyán, rezamos por el resto de las almas de nuestros mártires que dieron sus vidas en el camino de la lucha justa por la salvación de nuestros valores religiosos y espirituales y por el resto de nuestros antepasados, rezamos por la curación de los heridos. ¡Que el Todopoderoso esté con nosotros! ¡Que Alá salve a nuestro Azerbaiyán, que conceda la victoria a nuestro Comandante Supremo, a nuestro país, ejército y pueblo! Amén".

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.