POLÍTICA


Journal General L´Europe: “Los refugiados azerbaiyanos esperan una cosa: volver cuanto antes a las tierras de las que fueron expulsados hace 27 años”

Bakú, 1 de marzo, AZERTAC

El periodista Sebastian Bussua, que visitó los territorios liberados de Azerbaiyán, publicó un artículo en “Journal General de l'Europe” titulado "Nagorno-Karabaj: los desplazados internos azerbaiyanos esperan regresar a su tierra natal, donde fueron expulsados por la fuerza hace 27 años", reporta AZERTAC.

El artículo reza: “Es sobre todo una trágica historia humana. Una historia de unos 500 refugiados que han vivido en este remoto distrito de Bakú, en Ganjlik, durante casi treinta años, tras el inicio de la primera guerra de Karabaj y después de que Armenia ocupara sus tierras y los expulsara; 500 refugiados que acabaron en la capital, en refugios improvisados. Pero en total, casi 800.000 personas han huido de la guerra. También es una historia política de Rasul y Aygün, una pareja de refugiados entre muchos otros, que ha cobrado un nuevo significado, desde hace tres meses, y la victoria de Azerbaiyán, tras 44 días de lucha contra Ereván, para recuperar lo que el derecho internacional había reconocido como su territorio. Como cientos de miles de sus conciudadanos, ahora sueñan con poder volver pronto a Zangilan y Gubadli, sus pueblos originales, para reconstruir una nueva vida después de tres décadas en Bakú. Él tiene 50 años, ella 40.

Ambos nacieron en Karabaj. Sus tres hijos, dos de 23 y 19 años, una hija de 21, sólo han conocido la vida en esta aldea, que tiene un aire campestre en medio de la moderna Bakú, con sus cachivaches, sus gallineros, sus hábitats extremadamente precarios, pero una fuerte solidaridad entre todos sus habitantes. Apoyados por el gobierno, esperan serlo cuando vuelvan a sus ciudades de origen. Pero, ¿qué encontrarán allí? ¿Cómo será su casa? ¿Su jardín? Muchas de estas aldeas de Nagorno-Karabaj fueron destruidas, reocupadas por los armenios enviados por Ereván para poblar este territorio arrancado a Bakú tras tres años de guerra en 1993, y que acaban de huir tras la firma del alto el fuego del 10 de noviembre, concluido por Rusia entre los dos hermanos enemigos y que debe garantizar el respeto de los compromisos de todos. El lugar de nacimiento de Rasul y Aygün es ahora polvo.

La política está más allá de ellos, pero para ellos y para muchos de estos refugiados, es una victoria del presidente azerbaiyano Ilham Aliyev; y de manera egoísta, la esperanza de poder volver a casa lo antes posible. No todos los refugiados de la historia han experimentado aún esta oportunidad única de volver a "casa". El país se encuentra en una encrucijada. No se trata de ganar una guerra, hay que construir la paz. Rassul explica, confiado y emocionado, y con una sonrisa, que una vez que el gobierno dé luz verde, volverá a Zangilan para reconstruir su casa. En la sociedad musulmana y azerbaiyana, la mujer sigue al marido y Aygun lo seguirá sin dudar, aunque está muy ansioso por volver a Gubadli para ver de nuevo la escuela de su infancia.

Ha prometido construir una segunda casa allí y ha ahorrado para ello, ya que hace este trabajo como conductor privado para sobrevivir. Pero también hay que ocuparse de los estudios de los niños. De todos modos, los más jóvenes, que sólo han conocido Bakú, quieren quedarse aquí para estudiar y ganarse la vida. No tienen los mismos sueños que sus padres. El mayor les seguirá para ayudarles, el que luchó en la última guerra como su padre lo hizo en el primer conflicto, ambos para entregar su tierra. Estos últimos están dispuestos a abandonar el apartamento de dos habitaciones que tienen aquí y donde han vivido los 5 juntos, en extrema precariedad, durante casi tres décadas sin remordimientos. Allí se concentra todo al máximo: salón, baño, cocina, dormitorio. promiscuidad total, cero privacidad. No hay gas para la seguridad, y una escasa estufa eléctrica para la cocina. En Zangilan, todo será mejor: el aire de la naturaleza, el campo, los recuerdos, los antepasados. Aunque la familia de Rassul está enterrada cerca de Bakú, sabe que sus genes proceden de Karabaj.

Pero sabe que la tarea será dura. De hecho, a estas alturas, muchos pueblos de la región recuperada por Azerbaiyán han sido destruidos o abandonados. Muchos lugares de vida se han convertido en lugares de muerte o se han transformado: las mezquitas se han convertido en establos y las bibliotecas han sido saqueadas. El gobierno ya ha empezado a construir nuevas carreteras para unir las principales ciudades liberadas, y Rasul está deseando empezar por ahí. Como dice su mujer, "queremos volver allí, aunque al principio sea difícil vivir allí, al menos morir allí". Pero ambos tienen tiempo. Borrar de un trago 27 años de vida en Bakú no será fácil. Pero la pareja ya lo hizo en 1994 en peores condiciones: "Entonces no podíamos llevarnos nada, salvo una olla. Hoy todavía tenemos algunas cosas. ", especifica Aygün. Y el contexto era terrible: su marido acababa de luchar contra los armenios y había sido herido tres veces durante el primer conflicto.

Cuando empezó la guerra el 27 de septiembre, volvieron las angustias porque su hijo mayor fue movilizado. Afortunadamente, regresó sano y salvo a Bakú y están contentos de ver lo que ella llama "la victoria de la justicia" y sobre todo de que su hijo mayor siga vivo. Ambos no sienten odio hacia los armenios en general. El tiempo hará seguramente su trabajo para todos. Quieren recuperar la armonía que reinaba antes en la región. Tanto es así que si dentro de unos años uno de sus hijos se enamora de uno de los armenios que se quedaron en Karabaj, no sentirán ningún odio ni rechazo. Y Rassul se lo explica a ambos: "Todos somos seres humanos y el amor es un misterio. No nos opondremos a ello. Ha habido muchos matrimonios mixtos en el pasado, y llevamos siglos conviviendo con los armenios. Hubo un tiempo en que la coexistencia pacífica volvía a significar algo, esperamos que eso vuelva y lo antes posible".

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.