POLÍTICA


KarabakhSpace.eu: “Es hora de revelar el destino de los desaparecidos de la primera guerra de Karabaj”

Bakú, 17 de febrero, AZERTAC

KarabakhSpace.eu ha publicado un artículo titulado "Es hora de revelar el destino de los desaparecidos de la primera guerra de Karabaj", según informa AZERTAC.

Escrito por Vasif Huseynov, asesor principal del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales (AIR Center), el artículo dice así "Las guerras nunca tienen que ver únicamente con los territorios, las hostilidades militares o la geopolítica. Para las personas directamente afectadas por las hostilidades, las guerras se asocian sobre todo a tragedias humanitarias y a la pérdida repentina de seres queridos. Yo lo he vivido personalmente. En 1993, yo, que entonces era un niño de 4 años, junto con el resto de mi familia, tuvimos que escapar a pie mientras las fuerzas armenias avanzaban sobre el pueblo de Bashlibel, en el distrito de Kalbajar.

El 2 de abril de 1993, los residentes de Kalbajar, que entonces eran aproximadamente 60.000 personas, se despertaron con el horror de estar rodeados por las fuerzas armadas armenias. Los armenios dieron a los azerbaiyanos locales sólo diez horas para abandonar la zona. La alternativa era ser asesinados o, peor aún, tomados como rehenes. No les importaba cómo iban a salir los azerbaiyanos de Kalbajar, a pesar de que el único paso hacia la parte norte no ocupada de Azerbaiyán era a través de las gélidas montañas de Murovdag, donde ese día habían caído unos veinte centímetros de nieve fresca. Para la mayoría de la población local, el único medio de transporte disponible eran los caballos, que eran de poca ayuda para una rápida huida a través de las regiones nevadas y montañosas. Los coches disponibles y un número estrictamente limitado de vuelos en helicóptero sólo pudieron rescatar a un par de personas.

Las operaciones de contraofensiva del ejército azerbaiyano consiguieron proteger a la mayoría de la población y ayudar a rescatarla de los ataques armenios, pero no consiguieron hacer retroceder a los armenios.

Como niño de 4 años, no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo, ni de por qué la gente abandonaba sus casas presa del pánico, ni de hacia dónde nos dirigíamos a pie en la fría mañana. Apenas recuerdo la conmoción que vivió mi familia entonces, pero, en retrospectiva, puedo ver lo traumático que debió ser para mi madre, entonces embarazada de siete meses de mi hermana, y para mi abuela discapacitada, que no podía caminar sin ayuda.

La Primera Guerra de Karabaj de 1991-1994 es una tragedia de la que todavía duelen las heridas en el corazón de miles de azerbaiyanos a pesar de los 30 años transcurridos desde entonces. Aunque los territorios de los que las Fuerzas Armadas de Armenia expulsaron por la fuerza a los azerbaiyanos fueron liberados a finales de 2020 gracias a la victoria militar de Azerbaiyán en la Segunda Guerra del Karabaj, hay cuestiones relacionadas con la Primera Guerra de Karabaj sobre las que miles de personas siguen esperando noticias. El destino de casi 4.000 desaparecidos, entre ellos 719 civiles (326 ancianos, 267 mujeres y 71 niños) junto con los prisioneros de guerra, es uno de ellos.

El 4 de febrero, en la cumbre virtual de los dirigentes armenios y azerbaiyanos, con la mediación del presidente de Francia, Emmanuel Macron, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, reafirmó la necesidad de redoblar los esfuerzos de búsqueda de los desaparecidos de las hostilidades de principios de los años noventa. Francia ha declarado su disposición a apoyar a Azerbaiyán en el proceso de búsqueda de personas desaparecidas y ha aportado contribuciones financieras al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para su trabajo de búsqueda de personas desaparecidas.

Pocos días después de la cumbre del 4 de febrero, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, declaró a los periodistas que la parte armenia había devuelto a Azerbaiyán los cuerpos de 108 personas desaparecidas desde la primera guerra de Karabaj en el último año y que pronto se entregarían dos cuerpos más. Aunque lo anunció como un ejemplo de las cualidades humanitarias de la parte armenia, no está claro por qué Armenia ha esperado 30 años para devolver los cadáveres de esas personas cuyas familias han sufrido durante todo este periodo. Tampoco se llevó a cabo una investigación efectiva por parte de las autoridades armenias sobre el destino de las personas desaparecidas, lo que supone un incumplimiento flagrante de las obligaciones del país en virtud del derecho internacional durante todo el periodo de entreguerras (1994-2020).

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán, al comentar este último giro de los acontecimientos, indicó que este cambio de política del gobierno armenio (es decir, la devolución de los restos de algunas personas desaparecidas) podría haber sido provocado por el inminente descubrimiento de fosas comunes de azerbaiyanos en los territorios liberados de Karabaj, y la presentación de las pruebas a la comunidad internacional, lo que implica que, al ver la aparición de hechos innegables, Armenia decidió ser más cooperativa para minimizar cualquier reacción internacional por estos crímenes. Azerbaiyán ya ha descubierto varios de estos lugares de enterramiento en los que se enterró a personas tras ser asesinadas sumariamente.

Pero no todos los desaparecidos de la población azerbaiyana fueron asesinados inmediatamente después de su captura por los armenios. Azerbaiyán tiene pruebas, corroboradas al menos en parte por el Comité Internacional de la Cruz Roja, de que 267 civiles azerbaiyanos (incluidos 29 niños, 98 mujeres y 112 ancianos) fueron tomados como rehenes y nunca fueron liberados por Armenia. Esto incluye a algunos de mis parientes que fueron tomados como rehenes por las Fuerzas Armadas Armenias en el curso de la ocupación de nuestra aldea Bashlibel en Kalbajar en 1993. Nunca supimos qué pasó con estas personas que fueron llevadas por la fuerza a Armenia o que desaparecieron en ese período.

Los informes de los medios de comunicación occidentales de la época, incluido un artículo del Washington Post en 1994, sugerían que los que no habían sido asesinados fueron obligados a trabajar como esclavos. Su destino nunca se ha determinado.

Mientras se propaga por todos los medios de comunicación internacionales, se abren demandas en los tribunales internacionales y se plantea constantemente el destino del grupo de sabotaje armenio detenido por la parte azerbaiyana tras el final de la Segunda Guerra de Karabaj, Armenia debe mostrar empatía y dar a saber el destino de esos miles de azerbaiyanos que fueron tomados como rehenes o asesinados en circunstancias poco claras a principios de la década de 1990. En cambio, Azerbaiyán devolvió inmediatamente, sin condiciones previas, más de 1.700 cadáveres de los militares armenios caídos durante la guerra de 2020, así como más de 100 detenidos desde el final de la guerra.

Ahora le toca a Armenia proporcionar información precisa sobre los lugares de enterramiento de los desaparecidos y devolver sus restos. Para lograr la paz y la reconciliación en la región, ambas partes deben cooperar en la identificación de los lugares de enterramiento de los casi 4.000 azerbaiyanos que siguen registrados como desaparecidos, investigar las circunstancias de su muerte y castigar a los criminales. Esto ayudaría en gran medida a los esfuerzos de mediación internacional para superar la atmósfera hostil y abrir un capítulo nuevo y más pacífico en las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán."

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.