REGIONES


Kelagai de Basgal con la imagen de Imadeddín Nasimí

Ismailli, 2 de octubre, AZERTAC

Los monumentos históricos, las muestras materiales y culturales y los famosos kelagai de la antigua Basgal siempre han atraído la atención de los visitantes locales y extranjeros del pueblo. Todo este trabajo fue creado por artesanos locales que viven en Basgal y están en constante búsqueda creativa, al mismo tiempo que preservan costumbres y tradiciones ancestrales. Uno de ellos es Murshud Talibov, de 63 años.

Según AZERTAC, un tallador de madera ha estado fabricando kelagai durante 50 años. Murshud Talibov, que ha pintado y aplicado el patrón a muchos kelagai hasta ahora, transfirió por primera vez la imagen del genio poeta azerbaiyano Imadeddín Nasimí a kelagai. Esta es una especie de contribución del maestro Basgal al "Año de Nasimí".

Según él, a diferencia de otros kelagai con patrones, se pasaba mucho tiempo en kelagai con la imagen de Nasimí. Además, se requieren 1-2 colores en la fabricación de kelagai ordinario, y 5-6 colores fueron necesarios en la creación de este kelagai.

Además de estas obras, el maestro tiene la intención de transferir los ghazals del destacado poeta Nasimí a los kelagai. Estas obras hechas a mano, creadas con diferentes colores y patrones nacionales, son de interés para los visitantes.

Murshud Talibov dijo que desde los años 70 del siglo pasado hasta el último período de poder soviético en Basgal querían perder intencionadamente el arte de kelagai. Si el patio de alguien estuviera haciendo kelagai, estas personas podrían ser castigadas severamente. "Pero después de la independencia de nuestro país, este tipo de arte y de maestros recibieron de nuevo el apoyo del Estado. Así, el kelagai de Basgal recuperó su gloria. Gracias a la atención y el cuidado de la primera vicepresidenta, presidenta de la Fundación Heydar Aliyev, y de la embajadora de Buena Voluntad de la ISESCO y la UNESCO, Mehriban Aliyeva, el arte del kelagai fue muy apreciado e incluido en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO. Nos hizo muy felices. Ahora podemos decir con confianza que el arte kalagai está atravesando una nueva era de su desarrollo", señaló.

Cabe destacar que kelagai es un tocado de la cabeza femenina azerbaiyana de forma cuadrangular hecho de hilos de seda. En las regiones occidentales del país también se le llama "chargat". Junto con los símbolos de belleza, dignidad, fidelidad y respeto la bufanda kelagai, también refleja la antigua historia, cultura y tradiciones de la Tierra del Fuego.

La producción de kelagai es conocida en Azerbaiyán desde la antigüedad. Las ciudades de Tabriz, Gandzá, Shamají, Shekí y Najchiván producían kelagai de alta calidad. A pesar de que hoy en día el kelagai se produce en muchas regiones, este arte es más común en el asentamiento Basgal del distrito Ismayilí, situado a 165 km al noroeste de Bakú, así como en la ciudad de Shekí, situada a 320 km en la misma dirección.

El factor indudable de calidad y prevalencia de la producción de kelagai en estas regiones es la seda Shekí. La fabricación del material utilizado para la producción de kelagai es un largo proceso con una historia antigua. En Azerbaiyán, el cultivo de la seda se ha extendido y desarrollado durante mucho tiempo. Los estudios demuestran que la historia del cultivo de la seda en Shekí tiene más de dos mil años. Durante muchos años, Shekí ha estado en el estatus de centro de cultivo de seda de Azerbaiyán y de todo el Cáucaso. La fábrica de gusanos de seda más grande del mundo funcionaba en Shekí en el siglo XIX. La seda Shekí era conocida y muy valorada no sólo en Azerbaiyán, sino también en el Este, Europa y Rusia. Durante el reinado de Nicolás II, la seda de Shekí se añadía a los billetes de 500 rublos del imperio ruso para evitar que se aplastaran y se desgastaran rápidamente. En una exposición internacional en Londres en 1862, “Sheki Silk” recibió una medalla. La empresa Saint-Etienne de la francesa Lyon era uno de los clientes habituales de la seda Shekí. No es de extrañar, a principios del siglo XIX que por el éxito en la producción de seda, Shekí llamara a la Lyon caucásica, comparándola con la capital francesa de la seda.

También se valoraba mucho la ropa, los bordados y las colchas de cabeza de seda Shekí. Por eso los artesanos, dedicados a la fabricación de kelagai, prefirieron comprar seda Shekí, incluso si trabajaban en Basgal. Así, a pesar de la lejanía de las dos regiones, estaban firmemente unidas por "hilos de seda".

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.