POLÍTICA


La Defensora del Pueblo de Azerbaiyán hace un llamamiento a las organizaciones internacionales sobre el ecoterrorismo de Armenia en los territorios ocupados de Azerbaiyán

Bakú, 6 de noviembre, AZERTAC

La Comisionada de Derechos Humanos (Ombudsman) de Azerbaiyán, Sabina Aliyeva, ha hecho un llamamiento a las organizaciones internacionales en relación con el ecoterrorismo de Armenia en los territorios ocupados de Azerbaiyán y sus incendios intencionales destinados a destruir los bosques de la región de Shushá.

AZERTAC presenta el llamamiento.

El 5 de noviembre de 2001, el 6 de noviembre fue declarado Día Internacional para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados, de conformidad con la Resolución A/RES/56/4 de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Lamentablemente, hay que decir que el terror ecológico tampoco toca a Azerbaiyán. Como resultado de la continua agresión militar de Armenia durante unos 30 años, la naturaleza, la diversidad biológica, los embalses de agua de Azerbaiyán, así como el medio ambiente de las zonas bajo ocupación se han visto gravemente afectados, lo que, en consecuencia, ha provocado la destrucción y el grave daño del medio ambiente.

Como resultado de las operaciones militares y del uso de armas internacionalmente prohibidas por las fuerzas armadas armenias, no sólo el medio ambiente natural ha quedado expuesto a la contaminación física y química, sino que también se han destruido diversas especies de plantas y animales raros y la biodiversidad de la flora y la fauna. La contaminación química de las fuentes de agua potable dio lugar a la violación del proceso de autorregulación en los ríos y lagos, como resultado de lo cual los estanques de agua se convierten en una zona más peligrosa y muerta.

No es sorprendente que en 2006 la resolución A/RES/60/285 de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre "La situación en los territorios ocupados de Azerbaiyán" también haya pedido que se evalúe y se contrarreste la degradación ambiental de la región a corto y largo plazo.

En 2016, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó la resolución Nº 2085, titulada "Los habitantes de las regiones fronterizas de Azerbaiyán se ven deliberadamente privados de agua", en la que se exigía la retirada inmediata de las fuerzas armadas armenias de la región en cuestión y se permitía el acceso de ingenieros e hidrólogos independientes para realizar un estudio detallado sobre el terreno.

En este período de tiempo, los recursos naturales de las zonas ocupadas de Azerbaiyán han sido saqueados, 163 depósitos de recursos minerales, incluidos oro, mercurio, cobre, plomo, zinc, carbón y otros, también la cubierta forestal, árboles raros han sido objeto de explotación ilegal por parte de Armenia.

A partir del 27 de septiembre de 2020, el ejército armenio sigue cometiendo crímenes contra la paz y la humanidad contra los asentamientos civiles densamente poblados y los objetos sociales, culturales y estratégicos de Azerbaiyán, utilizando sistemas de misiles especiales de artillería pesada y armas prohibidas.

En respuesta a otra provocación y a la continua ocupación de Armenia, desde el 27 de septiembre de 2020, los militares azerbaiyanos continuaron con éxito sus operaciones de contraofensiva para restablecer su integridad territorial de conformidad con el derecho internacional y las fronteras estatales universalmente reconocidas, con arreglo al Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas y cuatro resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad (1993).

Los ataques contra zonas alejadas de la línea del frente y contra civiles que no forman parte directamente de las hostilidades activas y la matanza de muchos ciudadanos pacíficos, incluidos niños y mujeres, e incluso el bombardeo de monumentos históricos, culturales y religiosos, cementerios con misiles balísticos y artillería, son sólo una parte de los crímenes cometidos por las fuerzas armadas armenias.

La posición de la República de Azerbaiyán se basa en el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, en cuatro resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad (1993) y en las normas del derecho internacional humanitario.

Debido al continuo ecoterrorismo de casi 30 años cometido por Armenia en las zonas ocupadas de Azerbaiyán, en la actualidad se está destruyendo una rara cubierta forestal mediante el incendio deliberado de los bosques silvestres de Shushá con el uso de sustancias tóxicas y difíciles de extinguir.

La destrucción de un ecosistema único con una superficie total de más de 8.000 hectáreas, consistente en valiosos y densos bosques perennes de roble, enebro, haya, carpe, pino, fresno y nogal, es el golpe más duro a la biodiversidad endémica. Por lo tanto, esto significa graves violaciones de los tratados internacionales relativos a la protección del medio ambiente, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre la prohibición de utilizar técnicas de modificación ambiental con fines militares u otros fines hostiles, de la que Armenia también es parte. Según la opinión de los expertos, los incendios forestales causados por las bombas de fósforo blanco no se pueden extinguir y no es posible apagar esos incendios de forma natural, por lo que estos incendios duran mucho tiempo. Esto es terrorismo ambiental.

Teniendo en cuenta todos los hechos mencionados, el 6 de noviembre, Día Internacional para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados, exhortamos a las organizaciones internacionales, incluidas todas las partes interesadas que actúan en pro de la ecología y la protección del medio ambiente, a que adopten todas las medidas viables para detener y prevenir el terrorismo ambiental cometido y que actualmente prosigue en Armenia, y a que establezcan la responsabilidad jurídica internacional del Estado agresor para impedir que se repita.

El llamamiento se envía al Secretario General de las Naciones Unidas, al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, al Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, a la Unión Europea, al Consejo de Europa, a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, y a las instituciones internacionales y europeas de defensa del pueblo, Asociación Asiática de Ombudsman, Organización de Cooperación Islámica y Asociación de Ombudsman de sus Estados miembros, Comisión Permanente Independiente de Derechos Humanos de la Organización de Cooperación Islámica, Red Europea de Ombudsman para la Infancia, Oficina Internacional de la Paz, diferentes ombudsman e instituciones nacionales de derechos humanos, embajadas de la República de Azerbaiyán en países extranjeros y las embajadas extranjeras en Azerbaiyán, la diáspora azerbaiyana y también a organizaciones internacionales de medio ambiente.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.