SOCIEDAD


La Defensora del Pueblo emitió una declaración con motivo del Día del Genocidio de los Azerbaiyanos

Bakú, 27 de marzo,AZERTAC

La Defensor del Pueblo de Azerbaiyán emitió una declaración con motivo del 31 de marzo, Día del Genocidio de los Azerbaiyanos.

Según AZERTAC, la declaración reza: "El genocidio cometido contra los azerbaiyanos en marzo-abril de 1918 es una de las páginas más sangrientas de la política de limpieza étnica aplicada por los nacionalistas armenios en varias etapas de la historia contra nuestro pueblo. En la ciudad de Bakú y en diferentes distritos de la provincia de Bakú, así como en Shamakhi, Guba, Khachmaz, Lankaran, Hajigabul, Salyan, Kurdamir y otras regiones del país, los grupos armados de los dashnaks armenios y sus partidarios cometieron masacres de azerbaiyanos y mataron a decenas de miles de civiles por motivos de pertenencia étnica y religiosa, destruyeron asentamientos, monumentos culturales, mezquitas y cementerios. Muchos edificios antiguos, entre ellos el edificio Ismailliye, considerado uno de los más bellos monumentos arquitectónicos de Bakú, las redacciones de los periódicos "Achig Soz", "Caspi", "Bakú" y los lugares de culto fueron destruidos durante los bombardeos, los minaretes de la mezquita de Tezepir sufrieron importantes daños, la antigua mezquita de Juma en Shamakhi fue incendiada. Las masacres y los saqueos, que comenzaron en la provincia de Bakú, continuaron después en Karabaj, Zangazur, Najchiván, Irevan, Goycha y otras regiones. Decenas de miles de azerbaiyanos fueron víctimas de las atrocidades armenias.

Alrededor de 110 aldeas de la región de Shamakhi, 167 aldeas de la región de Guba, más de 150 aldeas de Karabaj, 115 aldeas de la región de Zangazur, 98 aldeas de la región de Kars fueron destruidas, quemadas y saqueadas, cientos de personas inocentes, incluyendo mujeres, niños y ancianos fueron asesinados. En la tierra histórica de Azerbaiyán -en la ciudad de Irevan y sus alrededores- fueron destruidos e incendiados 199 pueblos, y 132 mil azerbaiyanos fueron brutalmente asesinados.

Sobre la base del Decreto "Sobre el genocidio de los azerbaiyanos" firmado por el líder nacional Heydar Aliyev el 26 de marzo de 1998, el genocidio de los azerbaiyanos por parte de los armenios recibió la estimación política y legal, y el 31 de marzo se celebra anualmente el "Día del Genocidio de los Azerbaiyanos".

Como resultado de las investigaciones realizadas en los últimos años en esta dirección, se han recopilado numerosos hechos y documentos, así como se han identificado los lugares de fosas comunes en la ciudad de Guba. El complejo conmemorativo del genocidio de Guba creado en este territorio es una clara evidencia de los actos de vandalismo de los armenios contra azerbaiyanos inocentes.

De conformidad con las normas jurídicas internacionales, deben considerarse las masacres de decenas de miles de civiles cometidas por los armenios en 1918 por motivos de afiliación étnica y religiosa, así como la ejecución planificada y escalonada de estos actos delictivos en diferentes regiones de Azerbaiyán como un acto de genocidio.

En la resolución de la Asamblea General de la ONU 96 (1) del 11 de diciembre de 1946 se señala que el genocidio, junto con la violación del derecho a la vida de los grupos humanos, es uno de los crímenes más graves contra la humanidad. Según la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, adoptada por la resolución 260 (III) del 9 de diciembre de 1948 de la Asamblea General de la ONU, un acto de genocidio es un acto criminal cometido intencionadamente con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso.

Desgraciadamente, el genocidio cometido contra los azerbaiyanos en 1918 no ha recibido todavía una valoración política y jurídica a nivel internacional.

La indiferencia de la comunidad internacional ante los actos de genocidio, cometidos como resultado de una política secular de odio contra un pueblo, y la incapacidad de llevar a los autores ante la justicia pueden conducir al síndrome de impunidad, a nuevos crímenes contra la humanidad y a violaciones masivas de los derechos humanos.

Hacemos un llamamiento a la comunidad mundial y a las organizaciones internacionales para que no guarden silencio sobre el genocidio, cometido contra los azerbaiyanos en 1918, que es un crimen contra la humanidad, para que reconozcan este horrible crimen como un acto de genocidio a nivel internacional y demuestren una posición firme y justa sin dobles raseros, guiada por las normas y principios del derecho internacional".

La declaración ha sido enviada al Secretario General de las Naciones Unidas, al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a los responsables de UNICEF, de la UNESCO, de la Unión Europea, del Consejo de Europa, de la OSCE, de los Institutos Internacional y Europeo de Defensores del Pueblo, de la Asociación Asiática de Defensores del Pueblo, de la Organización de Cooperación Islámica y de las Asociaciones de Defensores del Pueblo de los Estados miembros, La Comisión Permanente Independiente de Derechos Humanos de la Organización de Cooperación Islámica, la Red Europea de Defensores de los Derechos del Niño, la Oficina Internacional de la Paz, los defensores del pueblo de diferentes países y las instituciones nacionales de derechos humanos, las embajadas de Azerbaiyán en países extranjeros y las embajadas de países extranjeros en nuestra república, las organizaciones de la diáspora azerbaiyana.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.