SOCIEDAD


La ONU ha pedido al mundo que haga todo lo necesario para asegurar que las escuelas tengan agua limpia y jabón

Bakú, 15 de agosto, AZERTAC

La ONU ha instado a que se creen condiciones seguras en las escuelas antes de devolver a los niños a ellas. En 2019, incluso antes de la epidemia, casi la mitad de las escuelas del mundo no tenían ningún lugar donde lavarse las manos con jabón. Hoy en día, bajo las condiciones de COVID-19, las instituciones educativas no pueden abrirse si no hay tal oportunidad. Según AZERTAC, el informe preparado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) lo destacó.

"El cierre generalizado de escuelas desde el comienzo de la pandemia de COVID-19 ha tenido consecuencias sin precedentes para la educación y el bienestar de los niños", declaró la directora ejecutiva del UNICEF, Henrietta For. - Debemos dar prioridad a la educación de los niños. Esto significa asegurar su regreso seguro a la escuela, incluyendo el acceso a la higiene de las manos, el agua potable y el saneamiento seguro - el inodoro.

Según un nuevo informe, unos 818 millones de niños en el mundo actual no tienen productos básicos para lavarse las manos en sus escuelas, lo que los pone en mayor riesgo de contraer el COVID-19 y otras enfermedades infecciosas. Más de un tercio de estos niños, 295 millones, viven en el África subsahariana.

En los países menos desarrollados, 7 de cada 10 escuelas no tienen grifos para lavarse las manos y la mitad no tienen agua ni inodoros. Los expertos de la ONU advierten que esta situación es muy peligrosa tanto para los niños mismos como para sus comunidades en general. Al mismo tiempo, recuerdan que la educación es un derecho fundamental de los niños y que las autoridades deben garantizar su aplicación.

Hoy en día, hay pruebas innegables de que los cierres prolongados de escuelas tendrán consecuencias extremadamente negativas para la seguridad, el bienestar y el aprendizaje de los niños. En este contexto, la OMS y el UNICEF instaron a los gobiernos a encontrar un equilibrio entre la necesidad de aplicar medidas de salud pública y las consecuencias sociales y económicas del aislamiento.

"El acceso al agua, el saneamiento y la higiene es esencial para la prevención y el control eficaces de las infecciones en todos los entornos, incluidas las escuelas", dijo el Director General de la OMS, Tedros Gebrejesus. Añadió que esto debería ser una prioridad en el desarrollo de estrategias para la apertura de escuelas durante la pandemia de COVID-19.

En el nuevo informe se recordaba que en los países más pobres, los niños que asisten a la escuela no sólo aprenden, sino que también reciben alimentos y atención sanitaria. Hoy en día, 370 millones de niños se han visto privados de esta oportunidad por el cierre de escuelas.

La ONU hace un llamamiento a todos los gobiernos del mundo para que vuelvan a llevar a los niños a la escuela lo antes posible, pero al mismo tiempo para crear allí condiciones que ayuden a reducir la propagación de enfermedades, para pensar en reglas de distancia social e higiene.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.