POLÍTICA


La entrevista de AZERTAC con la directora de la Cátedra Permanente de Islam de la Universidad Católica del Uruguay

Bakú, 27 de julio, AZERTAC

La directora de la Cátedra Permanente de Islam , Instituto de Sociedad y Religión, la Profesora de alta dedicación del Departamento de Humanidades, responsable del Programa de Política Internacional, Mag. Susana Mangana efectuó una visita a Azerbaiyán y en el marco de la visita sostuvo unos reuniones con altos dirigentes religiosos y concedió la entrevista a AZERTAC.

AZERTAC presenta esta entrevista.

Sra. Susana Mangana, ¿Cuál es la meta de la visita efectuada a Azerbaiyán?

-Es un viaje exploratorio para conocer de primera mano las opiniones de los responsables oficiales, tanto el estado, también de los líderes religiosos de las distintas comunidades religiosas que coexisten aquí, en Azerbaiyán, de una manera de consolidar los lazos que iniciamos hacen algunos años con mi primera visita y para participar en foro Humanitario patrocinado por el gobierno de la República de Azerbaiyán. Es mi tercera visita y es una vía de consolidar los contactos y también estoy estudiando la que es presencia del islam en el Cáucaso. Y creo que en ese sentido es muy trascendente toda la actividad que está desarrollando, desplegando en el país.

Ya como sabemos Azerbaiyán alberga muchos eventos internacionales importantes, así como el Foro Humanitario, Foro mundial sobre el diálogo intercultural, Foro de ONU sobre servicios Públicos, Foro global de Bakú etc. Y Ud. asistió al V Foro Humanitario celebrado en Bakú en el año 2016.

¿Cómo aprecia Ud. el papel de Azerbaiyán en la consolidación del diálogo intercivilizaciones? ¿Qué puede decir sobre el ambiente multicultural y tolerante dominado en Azerbaiyán?

-Creo es muy importante. Justamente he venido a impartir una charla abierta para los jóvenes, estudiantes, universitarios en Azerbaiyán, en la que pude hacer foco, hincapié en la necesidad de mantener ese espíritu vivo del diálogo interreligioso e intercultural también. Y creo que es la experiencia única aquí tiene Azerbaiyán de poder hacer coexistir distintas realidades culturales y religiosas con comunidades muy antiguas como por ejemplo, la presencia del sustrato cultural zoroastriano conviviendo junto con 30 mil judíos en el país (lo que es mucho más que en Uruguay) pero, también el islam demuestra aquí que esta coexistencia no solo es posible, sino es una realidad lo que hace falta es la mayor difusión de este puente en el que puede convertirse Azerbaiyán en un momento, en el que el mundo necesita sus ejemplos positivos y yo creo que es importante estos esfuerzos en esta vía que despliega Azerbaiyán.

Pero también quiero matizar que quizás no sean tan grandes los esfuerzos, lo pasa de una manera muy natural. Azerbaiyán es acogedor, hospitalario, tiene voluntad pacifista y además aquí viven las distintas tapas religiosas como chiíes, y sunníes desde hace muy remotos tiempos. Es un ejemplo de digno de estudio lo que aquí se ve planteado por la jefatura de este país. Hay que exportar al mundo este excelente experiencia y ejemplo de convivencia y coexistencia natural de tantos étnicos religiosos de Azerbaiyán. Observé que, en Azerbaiyán, cada uno de los representantes de las confesiones religiosas tiene la oportunidad de preservar su cultura material y espiritual, su idioma y su memoria histórica. Además de convivir, coexistir, aquí se contribuyen al crecimiento y desarrollo de las naciones, lo que finalmente resulta beneficioso para todos.

Es sabido que, a partir del año 1988 surgió la guerra entre Armenia y Azerbaiyán debido a las pretensiones territoriales de Armenia contra Azerbaiyán y como el resultado casi 1 millón de azerbaiyanos fueron sometidos a la depuración étnica y convirtieron en los refugiados y desplazados forzosos internos. ¿Quisiera saber sus opiniones acerca de esto?

-Estaba al tanto del conflicto de Nagorno Karabaj desde la época que estudiaba en la universidad. Hay que buscar una forma de solucionar las controversias, el conflicto por una vía pacífica posible. Es que en Uruguay no se conocen la posición de Azerbaiyán, hay un colectivo, una diáspora armenia mucho más robusta allí, en mi país. El Cono Sur, el área de donde yo provengo, allí escuchamos más la narrativa, la voz del colectivo armenio y no disponemos de la posición de su país. Azerbaiyán tiene que intensificar los esfuerzos para dar a conocer bien como se originó el conflicto, la historia, como evolucionó. Es importante escuchar ambas campanas. Desde luego, mi opinión es lo que debe prevalecer el derecho internacional. Hay que evitar exponer a ambos países a mayores agresiones. Y por eso la labor de la tercera parte, así como, organizaciones internacionales, comunidades internacionales, el grupo Minsk a favor de un diálogo, a favor de una solución pacífica es imprescindible.

Ud. se dedica al estudio de islam en el mundo árabe. ¿Cómo ve Ud. Azerbaiyán en el mundo islámico?

-Voy a volver a Uruguay con una alegría porque, después de estar aquí varios días, como digo por tercera vez, visitando distintas localidades, manteniendo reuniones de primer nivel con referentes religiosos, sobre todo comunidad musulmana, con jeque, presidente de la Junta de los musulmanes en el Cáucaso, Allah Shukur Pashazadeh, nos presentó al imán sunní de la comunidad sunní aquí en Bakú. Lo que demuestra una vez más, aquí dejaron al lado las divisiones sectarias de lo que el pueblo azerbaiyano pude ser orgulloso. Tuve la oportunidad de visitar a los miembros de la comunidad albana udíes (odin) son uno de los pueblos más antiguos del Cáucaso Oriental. Los udíes son descendientes directos de los albanos del Cáucaso y profesan el cristianismo. Azerbaiyán tiene una vocación ser abierto tocante a la religiosidad y en este sentido, puede enseñar mucho a otros países musulmanes. En Azerbaiyán respetan a todas las religiones lo que no se observa muy frecuentemente en otros países musulmanes. En general, en Azerbaiyán somos testigos del desarrollo dinámico y de la existencia de un entorno multicultural de alto nivel.

Azerbaiyán a través de estos Foros, intercambios realizados, a través de prensa, periodistas, académicos puede ir posicionando como una bisagra, como un puente civilizatorio y apartar así esa visión que tenemos maniqueo islám que, aleja a nosotros de islám.

Después de regresar a su país ¿qué pretende en aras de expandir las relaciones existentes entre ambos países?

-Los lazos entre Azerbaiyán y Uruguay consolidaron a partir de 2012, lo que es muy recientemente. Lo primero que voy a hacer, creo que uno debe hacer aquello en lo que se ha preparado mejor, es la parte académica, la parte de docencia, pero también de divulgación a través de charlas, a través de distintos foros donde tengo una presencia activa poder comunicar aquello que estoy palpando de primera mano sobre Azerbaiyán, sobre todo el pueblo azerbaiyano. Luego utilizaré los espacios donde me desarrollo como analista política en Uruguay, en la región voy a divulgar todos mis conocimientos.

Azerbaiyán es un país muy limpio, transitable, ameno y que puede resultar interesante como destino para muchos de nuestros jóvenes estudiantes, en especial aquellos que quieren trabajar en el área de lo internacional. En este sentido también tenemos muchas cosas para hacer mutuamente.

Y además estoy trabajando en algunos proyectos de cooperación académica que voy a presentar a la universidad donde trabajo y a la embajada de la Republica de Azerbaiyán en Montevideo, a partir de allí tenemos que esperar que diferentes instituciones de Azerbaiyán se expidan el respeto a los dichos proyectos.

Muchísimas gracias Sra. Susana Mangana por la entrevista.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.