CULTURA


La escuela de mugham de Karabaj

Bakú, 28 de enero, AZERTAC

Aceptado como parte integrante de los valores culturales fundamentales de nuestra nación, el mugham azerbaiyano fue incluido en 2002 por la UNESCO en la Lista de Obras Maestras del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, reporta AZERTAC.

Con una historia centenaria, el mugham azerbaiyano ha vivido, según la opinión de los expertos, su periodo de florecimiento en la época del Renacimiento Oriental. Los periodos posteriores no pudieron cambiar en absoluto la esencia y el significado de este arte. En la actualidad, el mugham vive como una riqueza espiritual del pasado, por un lado, y como un mundo artístico extremadamente moderno, por otro. Aquí, las normas del arte estrictamente definidas como una tradición y las oportunidades de improvisación en el proceso de actividad armonizan en una sorprendente unidad.

El mugham es un tipo de música formada sobre un rico terreno filosófico y literario. El intérprete de mugham desempeña el papel de transmisor de esta antigua ceremonia mágica de generación en generación. Al hacerlo, da a la gente la oportunidad de pensar en las verdades eternas y encontrar una paz espiritual. Las primeras raíces del patrimonio cultural y espiritual de la nación siempre han sido el mayor secreto como inicio creativo. Ninguna teoría es capaz de transmitir los tintes más delicados de esta creación como antaño. Sólo los intérpretes de mugham son capaces de revivir este arte con sus actuaciones, sintiendo ese secreto por aprehensión.

La poesía clásica azerbaiyana es rica en ideas e imágenes brillantes. Sólo los que han leído y dominado profundamente la filosofía oriental conocen el lenguaje de esta poesía llena de insinuaciones, y el contexto de los ghazals (un tipo de poema oriental).

La aptitud de entender y sentir el milagro de los ghazals utilizados en los mughams se forma en los intérpretes de mugham desde los años de la infancia. Ninguno de los intérpretes de mugam puede decir con exactitud cuántos ghazals de poetas individuales se sabía de memoria. Sin embargo, si hay necesidad de transmitir alguna idea asociada a diversos temas, interpretan hemistiquios extemporáneos de ghazals de su memoria.

El mugham siempre ha sido la fuente de inspiración de los compositores azerbaiyanos y siempre seguirá siéndolo. Los mughams sinfónicos creados sobre la base de los mughams clásicos han tenido éxito tanto en Oriente como en Occidente. El mundo del mugham abre amplias oportunidades a los compositores contemporáneos en cuanto a búsquedas creativas e interpretaciones.

Tanto los mughams en solitario como los instrumentales se han difundido ampliamente en Azerbaiyán. La interpretación en solitario es el punto álgido del mugham instrumental. En Azerbaiyán, los cantantes de mugham se llaman tradicionalmente khanende. La composición de un grupo con instrumentos nacionales que acompañan la interpretación del khanende puede ser diferente, desde un trío compuesto por tar, kamancha y daf (pandereta) hasta una orquesta completa.

Hay varias escuelas conocidas de intérpretes de mugham. Aunque el mugham se ha extendido por todo el país, Bakú, Shamakhi, Ganja, Nakhchyvan y Shusha se consideran el principal semillero de mugham como centros de creación de mugham con sus propias escuelas independientes. La escuela de mugham de Karabaj, que despierta un interés especial, se ha formado en Shusha.

El hecho de que los intérpretes hayan nacido justo en la tierra de Karabaj ha definido en su momento su destino. Karabaj, tanto en las tierras altas como en las bajas, era, en efecto, un lugar ideal para cualquiera que tuviera una buena voz. Como ciudadanos de estos lugares eran aquellas personas que no sólo cantaban cualquier canción popular, sino que también podían apreciar la música y elevar a la fama a los maestros del mugham.

Cuentan que el mugham da riqueza al alma humana, lo sintoniza con los sentimientos más puros y sinceros. En Karabaj, esto ocurre entre la naturaleza y el ser humano: la riqueza necesaria para las almas la da primero la naturaleza. Por ello, las almas de estos lugares son extremadamente sensibles a la belleza, incluida la música.

Los representantes de la Escuela de Mugham de Karabaj han influido noblemente en el pensamiento, el sentimiento y los sentidos de sus compatriotas, desarrollando la cultura musical de la nación azerbaiyana. Es esa belleza, que ha llegado a través de la naturaleza de estos lugares, la que ha encontrado su reflejo en la cultura musical única. El famoso "Karabakh Shikastasi", que se ha convertido en un símbolo de la Escuela de Mugham de Karabaj, es un claro ejemplo de ello.

La mayoría de los cantantes de Karabaj han nacido en Shusha. El tema de Shusha, fortaleza inconquistable y fortificación espiritual, la imagen de Shusha en la cultura azerbaiyana como templo sagrado, es un eterno leitmotiv que atraviesa toda su actividad como una línea dorada.

Los habitantes de Shusha conocen su historia no sólo por las diversas crónicas relacionadas con Shusha, sino también por "Karabakhname", la colección de obras científicas dedicadas a la historia, la música, la literatura, la arquitectura y la cultura de Karabaj, que es parte integrante del ayer y del hoy. En esta colección, la verdad histórica y las realidades de ayer y hoy forman una única armonía. La historia antigua y la naturaleza misteriosa de estos lugares han convertido a Karabaj en el tema principal del mugham.

Shusha ha dado muchos músicos al mundo. Una parte de ellos recibió el seudónimo de Shushali. Y esto recuerda el conocido dicho de Serguéi Yesenin: "Si no es un poeta, entonces no es de Shiraz, si no es un músico, entonces no es de Shusha". Shusha ha dado al mundo tantos cantantes, compositores y expertos en música con talento que se podría crear una enciclopedia especial sobre su maestría con información sobre ellos.

El clima de esta ciudad, cuna de la cultura, ha encontrado su reflejo en el "Viaje al Cáucaso" del famoso escritor Alejandro Dumas. El libro habla de la belleza de estos lugares, de la hospitalidad de los azerbaiyanos, del kanato de Karabaj, de la conocida poetisa de la época Natavan, etc.

Shusha siempre ha sido llamada el conservatorio de Oriente. Los músicos-aficionados solían venir aquí de todas partes para escuchar a cantantes famosos o recibir lecciones de interpretación. Pero esta ciudad ha ganado fama no sólo por sus músicos. El magnífico mundo natural, los manantiales más puros han hecho que estos lugares sean más famosos. Isa Bulaghi (el manantial de Isa), el más famoso de este lugar, fue considerado por mucha gente como el símbolo de Shusha.

Las montañas, como si se alzaran hacia el cielo, han rodeado aquí una meseta de gran belleza y han creado un salón abierto inigualable por su acústica. No se puede encontrar un lugar mejor para hacer sonar la música. Rodeada de montañas como una piedra preciosa y llamada llanura de Jidir, esta meseta ha visto a cantantes muy conocidos, y ha escuchado sus dulces voces.

Los niños traviesos de Shusha solían venir a este magnífico rincón de la naturaleza cuando tenían la oportunidad y no se abstenían de hacer "travesuras". Las voces sonoras de los niños, que acababan de dominar la cartilla del dominio del mugham, se extendían siempre desde varios pasos, alturas de Shusha, resonaban en las rocas escarpadas y en los valles y, al unirse, se unían en una sola corriente. Semejante polifonía invisible acompañada por el murmullo de los manantiales, el susurro de las hojas y el trinar de los pájaros sólo podía ser creada por la imaginación de un niño.

Shusha era tan famosa sólo por sus ceremonias de mugham que, como resultado, se convirtió en un lugar único en el Cáucaso en términos de cultura musical. "En Shusha los niños lloran con "Segah" y sonríen con "Shahnaz" y otros dichos que han entrado en el lenguaje del pueblo son reveladores del papel esencial del mugham en la vida del pueblo azerbaiyano. No podía ser de otra manera. Todos los nacidos en este mundo se convirtieron en participantes de las fiestas literarias y musicales desde la infancia, independientemente del nivel de desarrollo y la condición social.

El escritor Abdurrahim bey Hagverdiyev resaltó que si en la segunda mitad del siglo XIX hubieras conocido a músicos en Bakú, Shamakhi, Ashgabat, Teherán o Estambul, seguro que habrías visto entre ellos a uno de Shusha.

En el siglo XX, la escuela de música de Karabaj dio a conocer al mundo muchos músicos destacados. Los festivales y concursos musicales celebrados en Karabaj han estimulado el descubrimiento de nuevos talentos y su desarrollo, y han creado las condiciones para la promoción del mugham en todo el mundo. El festival de música de toda la URSS "Khari bulbul", celebrado en 1987 en Shusha, puede servir de ejemplo. Khari bulbul es el nombre de una rara flor que crece en estos lugares.

En el proyecto "Cantantes de Karabaj" de la Fundación Heydar Aliyev, se presentan a los oyentes las grabaciones de 24 representantes de la Escuela de Mugham de Karabaj, que ha desempeñado un papel especial en el desarrollo de la cultura musical de nuestro pueblo. Estas grabaciones se refieren a diferentes años.

El mundo se globaliza. En este mundo globalizado se producen cambios muy rápidos. Todos juntos tenemos que crear las bases para nuestro desarrollo futuro. Las innovaciones deben estar estrechamente ligadas a las tradiciones. Apoyándonos en el poder de impacto de la tradición, deberíamos, preservando los arquetipos culturales de cada nación, construir un mundo así, en el que fuera posible preservar y desarrollar estas tradiciones, permitiéndoles vivir.

La Convención de la UNESCO sobre la preservación del patrimonio oral e intangible responde precisamente a estos objetivos.

 

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.