SOCIEDAD


La política de ocupación de Armenia impide a Azerbaiyán cumplir sus obligaciones internacionales en materia de medio ambiente

Bakú, 30 de julio, AZERTAC

El progreso técnico y el rápido desarrollo de la economía mundial son fuentes de problemas ambientales mundiales. En la actualidad, la humanidad se enfrenta a los problemas más agudos relacionados con el cambio climático, la falta de agua potable, el agotamiento de la biodiversidad y la contaminación de los suelos y los océanos.

Los problemas ambientales actuales sólo pueden resolverse mediante una estrecha interacción y cooperación a varios niveles. Azerbaiyán es parte en los principales acuerdos (convenios) multilaterales sobre el medio ambiente en la esfera de la protección del medio ambiente y cumple sus obligaciones. Sin embargo, en la aplicación de los acuerdos internacionales en la esfera de la protección del medio ambiente, la cooperación regional desempeña un papel crucial, así como una estrecha cooperación en cuestiones transfronterizas, ya que la naturaleza no reconoce las fronteras estatales.

La política invasora de Armenia perjudica directamente el medio ambiente de Azerbaiyán, la diversidad biológica del país y la situación ambiental general de la región. El jefe del Departamento de Cooperación Internacional del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Emin Garabagli, dijo esto en una entrevista con AZERTAC.

"Como resultado de la ocupación de nuestras tierras por parte de Armenia, los recursos naturales se explotan sin piedad, se destruyen los bosques, se contaminan los ríos transfronterizos y se dañan irreparablemente la flora y la fauna de la región.

Los embalses de agua situados en los territorios ocupados son también una fuente de posibles desastres ambientales. Debido a la falta de mantenimiento del embalse de Sarsang, que se encuentra en los territorios ocupados, más de 400.000 personas que viven en las tierras bajas están en constante peligro. Cualquier desastre natural podría causar el colapso de la presa, resultando en un desastre humanitario y ambiental.

En invierno, el agua se descarga del embalse sin tener en cuenta las necesidades estacionales de la zona, inundando los asentamientos humanos, las tierras agrícolas y las líneas de comunicación. La situación exactamente opuesta se produce durante el clima cálido: se libera mucha menos agua en comparación con la norma anual, lo que crea una aguda escasez de agua y problemas de irrigación.

El hecho de la ocupación de los territorios azerbaiyanos por Armenia crea dificultades para el cumplimiento de las obligaciones de nuestro país en virtud de las convenciones internacionales. Azerbaiyán es parte en el Convenio de Helsinki sobre la protección y utilización de los cursos de agua transfronterizos y los lagos internacionales, el llamado "convenio sobre el agua".

La principal misión de esa convención es la protección y utilización de los cursos de agua transfronterizos y los lagos internacionales. Sólo mediante una estrecha cooperación se pueden alcanzar estos objetivos de manera efectiva. La no adhesión de Armenia a este Convenio y su política invasora hace imposible resolver los problemas de las aguas transfronterizas en el marco de las normas internacionales", dijo Garabagli.

El representante del Ministerio de Ecología también habló de los resultados de la activa labor realizada para dar a conocer los hechos de las actividades destructivas del agresor en los territorios ocupados de Azerbaiyán. Recordó que en 2016 la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó la resolución 2085 sobre la privación deliberada de agua en las zonas fronterizas de Azerbaiyán. La Asamblea considera que el acceso sin obstáculos al agua potable, que no puede ser restringido por las fronteras, es un derecho fundamental, una fuente de vida de importancia estratégica para todos los Estados. La Resolución exige la retirada inmediata de las fuerzas armadas armenias de la región y la realización de estudios de campo por parte de ingenieros e hidrólogos independientes.

Hablando de una de las amenazas más graves para el medio ambiente y la salud pública de la región, la actividad de la central nuclear de Metsamor, que funciona en Armenia desde 1976 con tecnologías anticuadas, E. Garabagli dijo: "Cabe señalar que tras el terremoto de Armenia en 1988, la central nuclear de Metsamor fue cerrada, pero lamentablemente, en 1995 la central reanudó su funcionamiento, a pesar de los llamamientos y las duras críticas de la comunidad internacional.

Actualmente, la central nuclear de Metsamor, al aumentar su capacidad, opera sin cumplir las normas de seguridad pertinentes. A finales de 2009, el Gobierno de Armenia tomó la decisión de construir una nueva unidad de la central nuclear. Cabe señalar que Armenia tampoco proporciona a las organizaciones internacionales un acceso adecuado a la información sobre la seguridad técnica y las actividades de la central nuclear. La falta de datos relacionados con la gestión y la eliminación de los desechos de las centrales nucleares sigue siendo una grave amenaza para la seguridad nuclear en la región, especialmente en el contexto de la ocupación de los territorios de Azerbaiyán. Hay una alta probabilidad de que los residuos de la central nuclear estén enterrados en los territorios ocupados y este proceso está en curso.

Azerbaiyán y Armenia son también partes en el Convenio de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas sobre la evaluación del impacto ambiental en un contexto transfronterizo, el Convenio de Espoo. Según la Convención, el procedimiento de evaluación del impacto ambiental (incluidos los debates públicos) de los proyectos potencialmente peligrosos debe llevarse a cabo no sólo dentro del Estado, sino también en los países vecinos, que pueden verse afectados por el impacto de esas instalaciones. Según la Convención, el procedimiento de evaluación debe llevarse a cabo en las primeras etapas de la planificación.

Habida cuenta de la falta total de información sobre los proyectos previstos por Armenia que plantean una posible amenaza para Azerbaiyán y la región en su conjunto, el 5 de mayo de 2011 la parte azerbaiyana inició un examen del caso de la central nuclear de Metsamor en el marco del Convenio de Espoo. Tras largas deliberaciones, el Comité Ejecutivo del Convenio de Espoo llegó a la conclusión de que la parte armenia no había aplicado las disposiciones del Convenio".

Hablando de la posición activa de Azerbaiyán en la lucha contra el cambio climático y sus consecuencias, Emin Garabagli recordó que, según un documento especial sobre las contribuciones de los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero presentado por nuestro país a la Secretaría de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Azerbaiyán tiene previsto reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 35% para 2030. El presente documento refleja también el hecho de que la ocupación de los territorios azerbaiyanos por Armenia es el principal obstáculo para el logro de los objetivos fijados por Azerbaiyán en la Convención.

"Azerbaiyán insta encarecidamente a las organizaciones internacionales a que adopten medidas apropiadas respecto del país ocupante para poner fin de inmediato a las actividades destructivas en los territorios ocupados", concluyó E. Garabagli, jefe del Departamento de Cooperación Internacional del Ministerio de Ecología y Recursos Naturales.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.