POLÍTICA


La prensa colombiana escribe sobre la plantación masiva de minas por Armenia en Karabaj

Washington, 7 de mayo, AZERTAC

AZERTAC informa que uno de los principales medios digitales de Colombia, “Las2Orillas”, publicó un artículo de Roberto Trobajo Hernández, un periodista y analista de renombre, titulado "De las minas antipersonas y sus demonios”donde narra sobre la plantación masiva de minas por parte de Armenia en los territorios ancestrales azerbaiyanos y la limpieza de minas llevada a cabo por parte azerbaiyana en los territorios recientemente liberados de la ocupación.

El artículo traza paralelismos entre los problemas que enfrentan Colombia y Azerbaiyán, la colocación masiva de minas en sus territorios:” Minar es de cobardes. Criminales entierran minas para atentar contra inocentes porque temen enfrentarse con quienes sí se puedan defender.Peor pasa cuando se niegan a decir dónde colocaron las minas antipersonas. Cinismo y burlas para las víctimas, a quienes hacen pagar sus derrotas. Los pueblos de Colombia y Azerbaiyán llevan años sufriendo por muertes y mutilados, personas de bien impactadas por esas traicioneras minas plantadas en los campos de estos países anhelantes de paz”.

Se haze hincapié en lo que las guerrillas y los paramilitares en Colombia, quienes están en casi todos los departamentos del país, utilizan las minas para evitar avances del Ejército y sobre todo para controlar territorios donde siembran coca que convierten en droga y se dice que en el sudamericano país cafetero, Colombia, las minas antipersonas matan o hieren a unos 1000 colombianos cada año.

En este sentido, la plantación masiva de minas por parte de las fuerzas del orden en Colombia por parte de guerrilleros y paramilitares ha obligado a unos 3 millones de personas a abandonar sus hogares, así como la gran cantidad de minas terrestres colocadas por Armenia durante los 30 años de ocupación de Azerbaiyán. Se dice que obstaculiza gravemente el regreso de alrededor de un millón de desplazados internos azerbaiyanos a sus tierras.

El autor haciendo un paralelismo destaca que el gran número de minas terrestres colocadas por Armenia durante la ocupación de Azerbaiyán durante casi 30 años ha obstaculizado gravemente el regreso de alrededor de 1 millón de desplazados internos azerbaiyanos a sus tierras hoy.

Al mismo tiempo, se proporciona información sobre lo que justo cuando estos grupos ilegales en Colombia se negaron a proporcionar al gobierno un mapa de campos minados, los líderes armenios también se negaron a proporcionar un mapa de las áreas minadas en Azerbaiyán, lo que provocó numerosas bajas entre civiles inocentes tanto en Colombia como en Azerbaiyán.

Se dice que este comportamiento de la parte armenia es una continuación de la política de limpieza étnica de larga data contra el pueblo azerbaiyano, lo que retrasa la restauración de la infraestructura de vivienda y el regreso de los desplazados internos en la región, y la comunidad internacional debe presionar Armenia para entregar un mapa de minas.

El autor agrega que a pesar de la muy complicada situación, Azerbaiyán ya ha logrado neutralizar decenas de miles de minas, lo que permite crearse condiciones para el retorno de desplazados azerbaiyanos a sus tierras tras terminarse obras de reconstrucción y dada la altísima peligrosidad que reviste el desminado, talentos azerbaiyanos contribuyen con la iniciativa de utilizarse drones para hacerse más eficiente y menos riesgosas las labores del desminado y esta novedosa tecnología ya está dando buenos resultados.

Al final, se dice que Azerbaiyán y Colombia sufren por el mismo mal, esas inhumanas minas, ambas naciones trabajan duro por erradicarlas, y son países amigos, colombianos y azerbaiyanos anhelan vivir en la paz vital que tanto merecen.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.