CULTURA


La primera diputada musulmana elegida democráticamente-Peri Khan Sofieva

Bakú, 9 de marzo, AZERTAC

La historia de Sofieva refleja las enormes promesas y las terribles pérdidas que sufrió Georgia en la primera mitad del siglo XX.

El pueblo de Karajala es bastante típico de las docenas de asentamientos poblados por azerbaiyanos musulmanes que se extienden hacia el sureste entre Tiflis y la frontera de Georgia con Azerbaiyán. Es un lugar de relativa prosperidad, donde los hombres beben té en teterías y las mujeres con vistosos pañuelos en la cabeza patrullan grandes recintos domésticos.

Pero hace cien años, fue el lugar de una notable primicia mundial. Los registros desenterrados recientemente por el historiador Irakli Khvadagiani muestran que, en 1918, Karajala se convirtió en el primer lugar del mundo en elegir democráticamente a una mujer musulmana en el cargo.

Se llamaba Peri-Khan Sofieva, pero se sabe muy poco de ella, ni siquiera su fecha de nacimiento. Lo único que se conserva es su firma en los registros oficiales, una posible fotografía, su tumba y los recuerdos populares de los ancianos de Karajala. Recuerdan a "Peri-Khan el hombre", una figura indomable armada con una pistola Mauser y fumando en pipa, casi inimaginable en la sociedad azerbaiyana firmemente patriarcal de hoy. Sin embargo, la historia de Sofieva resuena mucho más allá de los confines de la somnolienta Karajala, ya que refleja las enormes promesas y las terribles pérdidas que experimentó Georgia en la primera mitad del siglo XX.

En 1918, Georgia acababa de embarcarse en un audaz experimento de democracia moderna, que sería aplastado por los bolcheviques al cabo de sólo tres años. En medio del caos de la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa, la República Democrática de Georgia declaró su independencia y creó un estado socialdemócrata y multiétnico, con una constitución que consagraba el sufragio universal, los derechos de las minorías y la libertad de religión. Una de sus primeras medidas fue la celebración de elecciones locales, para garantizar la responsabilidad democrática en las aldeas.

"Los políticos de alto nivel pensaron que un verdadero Estado democrático se construye a partir de una base de aldeas. Esa 'sociedad de aldea' es el punto clave de todo el sistema político. Si hay un problema en la aldea y si la democracia es baja, si la cultura política es baja, entonces no hay base para construir una verdadera y buena sociedad democrática", explica Khvadagiani, cuya organización Sov Lab se dedica a investigar el pasado soviético en Georgia.

Mientras investigaba un libro sobre el gobierno local en la República Democrática de Georgia, Khvadagiani se topó con el nombre de Peri-Khan Sofieva -claramente el nombre de una mujer azerbaiyana- en un diario en el que se detallaban los representantes regionales del distrito de Tiflis, que en aquella época incluía a Karajala. La primera vez que vi su nombre en ese diario, mi reacción fue "¡guau!", dice Khvadagiani, que siguió el rastro de los archivos hasta llegar a las listas electorales de Karajala, y a su firma, escrita en letra rusa, en el protocolo que la incluía como representante regional.

Los documentos de archivo muestran que Sofieva se presentó como independiente a las elecciones de 1918, compitiendo con los candidatos de los partidos políticos nacionales de Georgia, partidos que arrasaron en la mayor parte del país. "Su victoria demuestra la influencia y la autoridad que debía tener en su pueblo", explica Khvadagiani. "Esto parece ser único".

"Cuando miras la foto te das cuenta de lo importante que debió ser para toda la comunidad, que le dieron sus votos a ella, una mujer".

El sufragio universal en 1918 no fue único en Georgia. Las mujeres votaron y fueron elegidas en la abortada asamblea constitucional de la Rusia post-imperial, mientras que Nueva Zelanda concedió el voto a las mujeres en 1893. Pero Georgia era uno de los pocos lugares con una comunidad musulmana importante donde las mujeres podían votar. El vecino Azerbaiyán, que también declaró su independencia en 1918, fue el primer país de mayoría musulmana del mundo en declarar el sufragio universal, pero ninguna mujer fue elegida para su parlamento tras las elecciones de diciembre de 1918. Georgia también eligió a cinco mujeres y tres hombres musulmanes para su propio parlamento en 1919, un año después de las elecciones locales.

Por lo tanto, es casi seguro que Sofieva fue la primera mujer musulmana en ser elegida formalmente en cualquier parte del mundo. Por supuesto, muchas mujeres musulmanas han ejercido un vasto poder político, gobernando imperios enteros (la propia Sofieva probablemente recibió el nombre de la gran princesa safávida, poeta y política Peri-Khan, y es probable que algunas fueran elegidas de manera menos formal. Pero el caso de Sofieva representa la primera vez que una mujer musulmana se presenta a unas elecciones modernas -con urnas, listas de partidos y campañas formales- y gana.

La trascendencia de su elección no pasó desapercibida para los medios de comunicación georgianos en 1918. Sakhalkho Sakme, el principal periódico del partido socialista federalista de la oposición de Georgia, el partido derrotado por Sofieva en Karajala, celebró su victoria: "Debemos marcar un momento de alegría: En la lista de representantes elegidos hay una mujer musulmana: Peri-Khan Sofieva".

"La prensa decía que es un gran acontecimiento que tengamos una mujer musulmana elegida. Era una medida del nivel de democracia y de la cultura de las elecciones", dice Khvadagiani. Pero fue un gran acontecimiento que se olvidó casi inmediatamente, incluso en el pueblo natal de Sofieva, ya que el potencial democrático de 1918 se desvaneció frente al recuerdo de los horrores que siguieron.

Karajala (Karajalari en los mapas georgianos) está hoy llena de Sofieva. En los pasillos de su enorme escuela, un edificio soviético recientemente reformado, el apellido aparece en todos los tablones de anuncios. Khvadagiani ha venido aquí para intentar localizar a algunos de los descendientes de Peri-Khan, para intentar llenar las enormes lagunas que tenemos sobre ella, y para averiguar si la gente de aquí es consciente de su lugar en la historia. Mientras nos conducen al despacho del director, está claro que la búsqueda no llevará mucho tiempo.

Beg Zadr Sofiev es el profesor de historia de la escuela y sobrino nieto de Peri-Khan. Vestido elegantemente y de unos cincuenta años, es demasiado joven para haber conocido personalmente a Peri-Khan, pero para la gente de su generación, la leyenda es fuerte.

"Todos los ancianos de esta región la conocen y saben las cosas buenas que hizo", dice Beg Zadr. "Era muy activa, ayudaba a todo el mundo. Y en aquella época puedes imaginar en qué condiciones vivía la gente aquí: ella siempre intentaba ayudarles de alguna manera", explica, conjurando un Robin Hood femenino.

La pequeña multitud de profesores que se ha reunido en el despacho del director asiente con la cabeza.

"Era muy valiente y varonil, y muy extraña, una mujer poco común. Fumaba una gran pipa y todo el tiempo era muy dominante. Cada vez que tenía negociaciones y discusiones con los hombres, ella era la dominante", continúa Beg Zadr. Esto es casi completamente inimaginable en la comunidad azerí en 2017, donde muchas mujeres dejan la escuela para casarse antes de cumplir los 16 años, y la discriminación de género es habitual. Hoy en día no hay mujeres azeríes elegidas en Georgia; de hecho, incluso fumar se considera a menudo socialmente inaceptable para las mujeres azeríes.

Más allá de la filántropa fumadora de pipa de la memoria popular de Karajala, surge otra faceta de Sofieva. Era una de nueve hijos -la única chica- y desde la época zarista (cuando, según cuentan sus parientes, convenció al gobierno imperial ruso para que construyera una nueva línea de ferrocarril cerca del pueblo) actuó como jefa de su grupo de hermanos, negociando préstamos con los bancos y tratando con las autoridades. Es posible ver cómo una mujer inteligente, con cabeza para los negocios y ocho hermanos que la apoyan, puede convertirse en la jefa de facto de un pueblo como Karajala.

Al otro lado del pueblo se encuentra la casa de Rakhshanda Sofieva, la viuda del sobrino de Peri-Khan, y una de las pocas personas que aún viven en Karajala y que recuerdan personalmente a Peri-Khan. Pequeña, exuberante y con más de 80 años, es tentador especular que se le ha pegado algo de Peri-Khan. Es la única persona que conocemos que sabe que Peri-Khan fue elegido para representar al pueblo en 1918, y está encantada de recordarlo.

"Oh, Peri-Khan, descansa en paz", suspira. "¡Era toda una mujer! Era un hombre, pero nació como mujer. Los hombres le tenían miedo. Su palabra era muy poderosa. Nadie se arriesgaba a ir contra ella. Si había una pregunta sobre la vida del pueblo, la gente le preguntaba a Peri-Khan. Su palabra era como una ley. Si ella decía ven, tenías que venir, si decía no vayas, significaba que no podías ir".

Según Rakhshanda, Peri-Khan, a la cabeza de su grupo de hermanos, siguió siendo la fuerza dominante en la vida de la aldea incluso después de la llegada de los bolcheviques al poder, actuando "como un ministro". Leía el Corán en bodas y funerales "como un mulá", daba consejos y daba limosna, y siempre llevaba un revólver alemán a su lado. "Nadie podía reprimirla, ni el gobierno soviético, ni nadie".

Sus hermanos no tuvieron tanta suerte.

Durante el Gran Terror de Stalin de 1937, cinco de los ocho hermanos de Peri-Khan fueron asesinados. "Eran ricos y los fusilaron por ello", dice Rakhshanda, que era una niña en aquella época. Describe cómo los hermanos fueron llevados "al pantano" y asesinados. El "pantano" es probablemente una gran fosa común de víctimas del Terror, cuya ubicación aún no se ha identificado.

Ejecuciones como ésta caracterizaron el Terror, dice el historiador Khvadagiani, que también dirige un proyecto dedicado a localizar fosas comunes soviéticas en Georgia. "Es difícil saber exactamente por qué fueron fusilados. En el archivo sólo habrá un protocolo de una página autorizando la ejecución. Se dirá que era un enemigo del pueblo. Tal vez por su condición social. Tal vez porque estaban en contra de la colectivización, o contra el régimen autoritario soviético. Eso era suficiente para matar sin ningún tipo de explicación".

Las purgas pusieron esencialmente fin a la vida pública de Peri-Khan en Karajala, y ella dedicó el resto de sus días a proteger lo que quedaba de su familia. Los hijos y familiares de los "enemigos del pueblo" se enfrentaban a una discriminación masiva. A menudo se les deportaba al exilio interno, e incluso a los que se les permitía quedarse se les inhabilitaba para la educación superior, los empleos públicos y la vivienda. Después de que sus hermanos fueran asesinados, Peri-Khan crió a sus hijos como si fueran suyos, e hizo todo lo posible para protegerlos del Estado. "Fue como una madre para ellos, sobrevivió por ellos, los crió y les dio la posibilidad de obtener una educación superior. Se convirtieron en médicos, profesores, altos profesionales", dice Rakhshanda. "Peri-Khan. Ah, era una mujer así".

El bisnieto de Peri-Khan, Beg Zadr, reza una oración junto a su tumba, con las manos extendidas y las palmas de las manos vueltas hacia arriba a la manera azerí. Esta parte del cementerio de Karajala está reservada a los Sofievs. Algunas tumbas están adornadas con fotografías de tamaño natural del difunto grabadas en mármol negro, otras están marcadas por piedras toscamente talladas que se clavan en el suelo en ángulos alarmantes. La de Peri-Khan es un modesto contorno de piedras dispuestas en un rectángulo. Cerca, encontramos un gran mausoleo de ladrillo que alberga a uno de los sobrinos que crió, un hombre magníficamente bigotudo que murió en 1978; debió de hacerse rico para permitirse un monumento así. Frente a él hay más monumentos, cenotafios para los hermanos ejecutados de Peri-Khan, cuyos cuerpos permanecen en algún lugar de la fosa común no identificada, "en el pantano", en palabras de Rakhshanda.

Peri-Khan murió en 1953, el mismo año que Stalin. Según sus descendientes, murió de shock tras enterarse de la detención de uno de sus sobrinos. Aunque es casi seguro que fue la primera mujer musulmana elegida en el mundo, murió en un país que no tenía ni elecciones libres ni libertad de religión, y se la recuerda como "Peri-Khan el hombre", no "Peri-Khan la elegida democráticamente". Incluso sus bisnietos dicen que hoy sería imposible que una mujer azerbaiyana fuera elegida de esa manera. Descartan la idea como un poco loca, que no forma parte de la cultura.

Sin embargo, Rakhshanda, que conocía personalmente a Peri-Khan, piensa de otra manera. "Sin educación, es imposible. Pero si una mujer es educada como lo fue Peri-Khan - entonces, puede hacer todo".

AZERTAC Español,

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.