CULTURA


La tierra mágica, el cielo de los sueños-Shusha

Bakú, 13 de marzo, AZERTAC

Cada región tiene sus propias tradiciones y ritos. Shusha, declarada capital de la cultura azerbaiyana, cuenta con tradiciones impresionantes y distintivas.

El periodista Vasif Guliyev, que lleva muchos años dedicándose a la investigación de la historia de Karabaj, habló a AZERTAC de las tradiciones y costumbres de Shusha: "En Shusha existía la tradición de celebrar una carrera acompañada de música. Todos los viernes, tres horas antes del anochecer, las carreras se celebraban en Jidir Duzu o en el territorio de la reserva de Khanlig. Los mejores jinetes acudían allí. Las actuaciones fueron juzgadas por un jurado competente compuesto por tres personas eminentes. El aviso de inicio fue una interpretación de "Koroglu" por parte de músicos que tocaban "zurna" (instrumento musical). Los corredores saltaron del suelo y corrieron hacia la línea de meta a toda velocidad. La distancia entre los jinetes era de 30 pasos. Cada participante dio lo mejor de sí mismo. El jinete tenía que levantar del suelo un objeto, disparar al blanco con un arco o un rifle. Era una especie de competición entre jinetes expertos, que practicaban sus habilidades en vísperas de futuras batallas. Los jinetes más exitosos fueron premiados con puestos de honor.

Las carreras solían celebrarse anualmente del 1 al 30 de mayo y del 15 de agosto al 1 de septiembre. Y del 1 de julio al 15 de agosto, los caballos fueron conducidos a los vastos pastos del monte Kirs. A finales del siglo XIX-XX, en Shusha se organizaban a menudo "reuniones nocturnas" con la participación de la nobleza. Los hijos de los mercaderes se visitaban y celebraban reuniones. Sólo los hombres participaron en "mejlis"(reunión). Estos mejlis eran ruidosos y alegres. Se invitó a los bromistas a participar en ellas, y los participantes soltaron chistes y anécdotas. Anteriormente, se organizaban veladas de mugham(música tradicional) en las celebraciones de bodas en Shusha. Los invitados a estas celebraciones acudían a la fiesta para disfrutar del mugham interpretado por hábiles khanende (músico). De los alimentos que había en la mesa sólo había frutas y sorbetes (una bebida dulce).

En verano, los músicos hacían giras en Shusha y se celebraban grandes majlis y festividades. Amigos y familiares que no se habían visto en todo un año solían reunirse en Shusha. Vinieron desde varias partes de Karabaj y organizaron grandes celebraciones para unas 40 personas. Era una tradición en estos lugares. El organizador del mejlis invitó a khanende y músicos, cocineros, portadores de té, los invitados se sentaron en lujosas alfombras y muteke (cojines) para mayor comodidad. Los invitados comían y bebían, cantaban y apostaban, y a veces había juegos de azar. Estas fiestas se celebraban durante toda la temporada de verano.

En los siglos XVIII y XIX no sólo había músicos de la corte en Shusha, sino también músicos itinerantes que actuaban en las calles, mercados y grandes plazas comerciales. Por las noches, parte de la población de la ciudad se reunía en los jardines y plazas, escuchaba a estos músicos, bailaba y se divertía. A veces estos cánticos duraban hasta la medianoche. El principal medio de vida de los músicos itinerantes era el dinero ganado con sus actuaciones".

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.